Balance de cuatro años de gobierno: economía, política y estadísticas

Reportaje de Marcela Salleras, Sumas y restas, FM Identidad 92,1

REPRODUCCION DEL REPORTAJE

 

  • Fecha: 29 de Noviembre de 2007
  • Emisora: FM Identidad
  • Programa: Sumas y Restas
  • Conductor: Marcela Salleras
  • Duración: 7 minutos

Marcela Salleras – Estamos en comunicación con Javier Lindenboim, economista e investigador del CONICET.

Buenas tardes Lindenboim, Marcela Salleras lo saluda.

Javier Lindenboim – Buenas tardes. ¿Cómo le va? Mucho gusto

Marcela Salleras – Bien. Lindenboim, cuéntenos, en este momento el jefe de gabinete, Alberto Fernández, estaba haciendo una exposición frente al Senado con respecto a las acciones de gobierno y como incluso económicamente se habían desarrollado estos cuatro años del gobierno de Kirschner. ¿Nos puede usted hacer una síntesis sobre lo que usted opina de este, del accionar económico de este gobierno?

Javier Lindenboim – Bueno, es muy difícil, sería pretencioso de mi parte pero…

Marcela Salleras – Por ejemplo, ¿para usted el balance es bueno o es malo?

Javier Lindenboim – A ver, es bueno en términos de que hemos mantenido un ritmo de crecimiento que se había iniciado unos meses antes de la asunción de este gobierno y es bueno en términos de que ese crecimiento económico derivó en un incremento muy importante de la fuerza laboral, es bueno en términos de que la capacidad de compra del salario que había llegado a uno de sus puntos más deteriorados de la historia de la que se tiene registro, obviamente mejoró desde entonces. Digamos, uno debe empezar por decir estas cosas. Ahora, estamos en una etapa en términos de la situación socio-económica que tiene todavía muchos déficit indudablemente.

Marcela Salleras – Javier, dentro del presupuesto 2008 está contenida la Ley de Emergencia y la oposición dice: bueno, si el gobierno decía sobre todo en campaña lo bien que nos estaba yendo y que nos había ido, por qué tenemos, tiene que seguir la Ley de Emergencia, por qué tenemos que volver a votar esta ley o seguir con la Ley de Emergencia Económica. ¿Usted qué opina?

Javier Lindenboim – Más allá de lo que diga la oposición, la verdad que no hay razonamiento suficientemente convincente como para que lo justifique. En realidad ese balance inicial que uno puede hacer y que puede ser literalmente parecido al que yo acabo de mencionar o próximo – seguramente no va a ser muy distinto – es la mejor de las argumentaciones como para no entender la razonabilidad del mantenimiento de ese estado de emergencia económica que se entendía obviamente en el verano terrible del 2002.

Marcela Salleras – Si.

Javier Lindenboim – Por lo cual las explicaciones no es uno quien debiera proporcionarlas sino quienes postulan que eso continúe. Yo creo que uno puede encontrar hipotéticas razones que lo expliquen en términos de, por ejemplo, las negociaciones todavía no resueltas con respecto a las empresas privatizadas de servicios públicos y demás, lo cual de mantenerse la legislación de emergencia económica, le permite al gobierno tener algún margen mayor de discusión con esas empresas. Pero pareciera que hay una desproporción demasiado grande entre un cometido y un requerimiento de tamaña entidad.

Marcela Salleras – Lindenboim, ¿qué pasa con el INDEC y con este nuevo índice?

Javier Lindenboim – Bueno, con el nuevo índice, otra vez, uno puede hacer estimaciones pero información no existe. Yo creo que el principal tema de que es lo qué pasa es justamente no saber cuál es el cambio metodológico que está pensándose. Yo creo que para simplificar diría, se argumenta que se quiere proporcionar un índice que aluda a una porción de la población que a juicio de las autoridades es – con o sin comillas – mejor que el actual. El problema es que para hacer eso, primero no hace falta destruir el existente, se puede tomar, hay cinco canastas básicas que se ponderan y determinan la canasta que sirve de base a la estimación del índice de precios al consumidor. Se puede inventar uno nuevo, lo que no se debe – se puede porque se está haciendo – lo que no se debe es destruir un instrumento estadístico y en el medio de ese proceso de destrucción, generar una nueva instancia que además no contiene los requerimientos técnicos mínimos necesarios que son: una discusión de los especialistas, una superposición de ambas estimaciones durante un tiempo que no puede ser menor a seis meses o un año, como ha sido en la historia de los cambios de índices en Argentina, que permitan – lo que los economistas o estadígrafos llaman – los empalmes satisfactorios. Todo eso que no se debe hacer pareciera que se está haciendo pero además sin información, por lo tanto todos lo que opinan sobre las bondades o no de esta nueva metodología debieran ser los que expliquen exactamente en qué consiste porque son reflexiones alrededor de, pero no una discusión de una metodología. No sé si se entendió lo que dije.

Marcela Salleras – Si, se entendió perfectamente. Muchísimas gracias, Javier.

Javier Lindenboim – Bueno.

Marcela Salleras – Gracias.

Javier Lindenboim – Adiós.

Marcela Salleras – Javier Lindenboim, economista, investigador del CONICET.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.