INDEC, pobreza, empleo y la comisión asesora de las Universidades

El reportaje realizado por Gerardo De Santis, de la Universidad de La Plata, debido a su extensión fue fraccionada para facilitar su manipulación.

PARTE 1

PARTE 11

PARTE 2

PARTE 3

PARTE 4

TRANSCRIPCION DE LA ENTREVISTA

  • Fecha: 11 de agosto de 2009
  • Emisora: Radio Universidad de La Plata
  • Programa: Espacio Económico
  • Conductor: Gerardo De Santis
  • Duración:

 

PERIODISTA: Lo convocamos justamente para hablar de este tema al Lic. Javier Lindenboim, que es el director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo, el CEPED, ¿cómo le va Lindenboim? Buenas tardes.

JL: Qué tal buenas tardes ¿cómo están ustedes?

Periodista: Muy bien estábamos un poco analizando con De Santis este tema de las retenciones (…) pero a lo que queríamos llegar y lo convocábamos a la mesa, es porque la semana pasada hubo una exposición sobre la Iglesia y algún otro sector para hablar sobre la pobreza en la Argentina y queríamos ver cuáles son los valores que ustedes manejan, cuál es la pobreza real?

JL: Es la pregunta del millón.

De Santis: De Santis lo saluda, buen día ¡qué preguntita le hicimos!

JL: Ojalá uno tuviera la posibilidad de dar una respuesta que sea sostenida en información. Como charlamos la vez pasada ese es un problema que han generado las autoridades nacionales dejándonos sin ninguna información, y las opiniones que hay al respecto más allá de las intenciones de cada uno, no tienen la posibilidad de estar sustentadas en información fehaciente, lo cual no quiere decir que algunos hagan esfuerzos por tener una aproximación con esa realidad esquiva tanto en materia de empleo, de desempleo como de pobreza, estoy hablando como es obvio para los oyentes del ocultamiento de datos que hace el gobierno nacional con respecto a las bases usuarias de la encuesta permanente de hogares desde el primer trimestre del 2008. Esa es la fuente para saber como evoluciona el empleo, el desempleo, el salario, y por la situación familiar las condiciones de pobreza. ¿Qué es lo que uno puede hacer más allá que de vez en cuando el INDEC da un número misterioso que nadie sabe de dónde sale y a veces produce confusiones aún en las más altas autoridades, ustedes recuerdan que la semana pasada el ex presidente Kirchner dio una cifra distinta que la que acababa de dar el INDEC, es decir que no son sólo los investigadores los que tienen dificultades para saber qué es lo que está pasando, ahora si uno une la escasa información de que disponemos, uno puede hacer esquemas de razonamiento a falta de la información más sustantiva: tenemos en los dos últimos años, justamente de este mismo período del cual estábamos hablando, dos situaciones características de las cuales es difícil que alguien diga que no son verdaderas, una se ha detenido bastante claramente la dinámica de absorción ocupacional que el mercado de trabajo argentino mostró entre 2003 y 2006, o digamos hasta principio del 2007, y eso por varias razones, la última de las cuales cronológicamente hablando son los efectos derivados de la crisis internacional y ese -el aumento del empleo- fue en ese periodo del cual estábamos hablando el factor más importante en  la mejoría de la situación socio económica y también en cuanto a la mejoría en la participación de los asalariados en renta nacional, por un lado. Por otro lado el nivel medio de los salarios que es difícil captarlo con la carencia informativa de qué hablábamos, de todas maneras resulta ostensiblemente que se ha movido en el mejor de los casos al mismo nivel de los precios, nota la pie: estoy hablando de los mismos niveles que los precios y no del dibujo que sobre los precios nos hace todos los meses el gobierno nacional a través del INDEC. Si uno toma cualquiera de la variantes de estimación de variación de precios que sale del dibujo del 5 % y lo lleva a un piso del 15 en el último período o del 25 en el año anterior, estamos en condiciones de decir que los salarios en promedio difícilmente hayan mejorado en su capacidad de compra, resumiendo: si el empleo que era el principal factor positivo se detuvo en su dinámica de absorción, y para muchos especialistas ya estaríamos incrementando sensiblemente los niveles de empleo y el salario en el mejor de los casos, en el mejor de los casos acompañó a la variación de precios entonces es claro imaginar que por un lado la participación de los salarios en la renta se ha detenido o ha declinado, y por lo tanto es altamente probable que los niveles de pobreza hayan empeorado en este par de años, si la situación que teníamos a fines del 2006,  era del orden del 26 % difícilmente pueda ser menos que eso ¿se entiende? Este es el esquema de razonamiento que uno puede hacer ante la falta de datos.

Periodista: Lindenboim, a ver si lo digo de otro manera: de niveles cercanos al 55 % de pobreza allá por el momento de la crisis 2002-2003, básicamente motivado por la generación de empleo, este dato de la pobreza disminuye hasta fines de 2006, a aproximadamente el 26 %, desde ese momento para acá se detiene la generación de empleo y los salarios cuanto mejor no caen, entonces la pobreza necesariamente tiene que estar encima de ese 26 mientras que el INDEC está dando a fines del 2008, 14 y monedas %

JL: Así es

Periodista: y cuánto podemos decir, que otra inferencia podemos hacer, que otra forma indirecta podemos considerar para acercarnos a cuánto más del 26?

JL: Bueno me vienen a la cabeza en este momento dos estimaciones que en los últimos meses he podido ver, una es de Roberto Frenkel y otra de Ernesto Kritz. Roberto Frenkel en una nota periodística de hace una o dos semanas entre comillas corregía los datos de variación de precios oficiales por unos alternativos (buenos aires city o algún parecido que no son escandalosos en cuanto a la divergencia con las cifras oficiales, y es en función de eso que decía que la pobreza estaba por arriba del 30%, bastante coincidente con una estimación de Cen Consultores que con una canasta propia que ellos empezaron a relevar en la primera mitad del 2007 como consecuencia de la situación de carencia de estadísticas y en función de eso también, y con el dato de salario medio que publica el INDEC, porque no tenemos otra cosa, hace un ajuste de los niveles de pobreza también por encima del 30%. Pero insisto la fuente de información a la que nos habíamos acostumbrado y superable en cuanto a la cantidad de hogares visitados a los cuales se les pedía información, es indudablemente como corresponde la estadística oficial, estatal, la del Instituto de Estadística, lo que pasa que por alguna razón que no termina de entenderse ha habido un empecinamiento en mentir o bien en ocultar, que hace imposible (a veces porque no están los datos, y cuando están por lo desconfiable que son) utilizarlos, entonces uno tiene que usar todos estos caminos que son perversos. Si UD. Me permite la auto referencia, yo durante 25 años he venido dando una materia que se llama Cuentas Nacionales en la Lic. en Economía y sistemáticamente le hemos dicho a nuestros alumnos que en estadísticas referidas a la realidad socio-económica siempre debe privilegiar las estadísticas públicas, no las estadísticas privadas pero en este momento no podemos decir eso.

Periodista: Sí, además lo comprendo, porque yo también soy docente de la Universidad Nacional de La Plata hace 20 años y cuando uno les dice que hay que confiar en esos datos uno encuentra cierta resistencia antes del 2007, o sea que después del 2007 esto se agravó claramente y también los caminos indirectos. Nosotros hemos sacado en la revista anterior para tratar de ver el tema de la actividad económica y como estaba el consumo, porque se habla de que estamos con estancamiento con inflación, entonces justamente como los datos oficiales no son confiables, hemos hecho una forma indirecta que fue en base a la recaudación del impuesto agregado interno y en base a la recaudación de ingresos brutos como alguna aproximación de producción de las provincias -tomamos San Luis, Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires- y esto lo ajustamos por el índice Buenos Aires City o por los índices de estas propias provincias y nos da que la recaudación real sigue aumentando, de alguna manera un trabajo extra que tenemos que hacer los economistas para conocer la realidad cuando pasa esto con el INDEC que no podemos obtener la información de ahí.

JL: Sí lo cual a ver si uno lo piensa en términos de la energía social, cuánto desgaste innecesario de energía y capacidades sólo para superar el falseamiento o el ocultamiento de información, cuando las capacidades que uno puede tener en las universidades por ejemplo, podrían estar dedicadas concentradamente en interpretar la realidad sobre la base de datos provistos sensatamente no?

Periodista: Lindenboim. Lamentablemente se nos está yendo el tiempo, le hago una pregunta para cerrar, fue muy claro en sus conceptos ¿UD. es optimista con respecto a la incorporación de las universidades para estudiar las estadísticas del INDEC?

JL: Mire los otros días un periodista en un programa de televisión me hizo la pregunta y yo dije que mantenía una cierta dosis de optimismo pero le puedo asegurar que en el transcurso de estos días (le estoy hablando del martes de la semana pasada a hoy) me he inclinado más por el pesimismo porque todas las noticias que han venido circulando aludirían a un empecinamiento oficial más intenso en tanto los movimientos internos de personal y en tanto la aseveración del ministro de Economía que a mí me daba cierta luz de esperanza de que quería efectivamente producir algún cambio ratificando a todos los equipos que se han prestado para este falseamiento de las estadísticas, por lo tanto que alguien venga de afuera sin que la posibilidad cierta de modificar la manera en que se introducen los datos al sistema, parece ser pensado no para mejorar los problemas sino solo para lavarles la cara y en ese sentido tengo mis dudas como se habrá visto hoy en alguna tapa de diario que las universidades complacientemente participen en ese rol por lo tanto mi expectativa que era en el inicio favorable está decayendo fuertemente, no se si he sido claro.

Periodista: Si se lo preguntamos.. está bien lo de la tapa del diario, lo que pasa es que a veces las tapas de los diarios no son muy creíbles, eh? Pero bueno si UD. nos los dice…

JL: En otro momento si ustedes quieren o por correo electrónico les puedo dar más detalles porque he tendido la oportunidad de participar en algunas reuniones internas de la Universidad de Buenos Aires,

Periodista: Muy bien Javier Lindenboim, muy amable como siempre, nos volveremos a contactar.

JL: Quedo a sus ordenes, adiós.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.