Hay una mayor conflictividad social y sindical?

Reportaje de JaIro Straccia, Sabías qué..,  Radio El mundo, 1-11-2009

TRANSCRIPCION DE LA ENTREVISTA

  • Fecha: 1 de noviembre de 2009
  • Emisora: Radio AM 1070
  • Programa: “Sabías qué…”
  • Conductor: Jairo Straccia
  • Duración: 8,30 m

Periodista: Estamos comunicados con Javier Lindenboim un especialista en temas laborales y sindicales que tiene la amabilidad de atendernos ¿Qué tal Lindenboim? muy buenas tardes Lindenboim, Jairo Straccia es mi nombre.

Javier Lindenboim: ¿Qué tal cómo está?

Periodista: Bien, gracias por atendernos. Mire,  lo molestamos porque en estás últimas semanas se han visto varias manifestaciones de lo que en los medios se ha reflejado como una conflictividad laboral y social creciente, queríamos tener su opinión, si esto es así, si esto en realidad refleja que hay demandas de las bases de los trabajadores que no están siendo contempladas por las cúpulas sindicales. ¿Cuál es visión como un experto en el tema?.

Javier Lindenboim: Yo diría, para hacerlo breve, que hay una conjunción: por un lado es claro que hay una situación distinta de los primeros años posteriores a la salida de la crisis, cuando el aumento de los puestos de trabajo y en menor medida la mejora en el nivel medio de las remuneraciones, fueron creando una situación favorable para el mercado interno, para el crecimiento económico y para las expectativas de la población en general. Estas cosas desde hace ya un buen tiempo han venido siendo afectadas más allá de la tozudez oficial en decirnos que las cosas son de otra manera inventando datos de variación de precios que no son sostenibles ni creíbles, como lo afirma la declaración que hizo hace poco la Universidad de Buenos Aries cuando dijo “vamos a ir a ese Consejo Académico pero no nos llamen para avalar los estropicios”.  En ese contexto, digo, si uno toma información alternativa va a ver que en los últimos dos años primero hubo una situación neutra entre aumentos de precios y media de aumentos salariales y en el último año y medio decididamente la situación es desfavorable.

Por otro lado, ya desde fines del 2007 con datos también afectados por la manipulación pero que uno puede inferir de distintas fuentes incluso oficiales, primero se hizo lento el crecimiento y luego entramos en una meseta hasta que este año empezamos a tener una situación que hacía tiempo no ocurría que era de disminución absoluta de los puestos de trabajo, más allá de las acciones oficiales –bienvenidas- de protección contra despidos, etc. que se implementaron en el verano último. Todo esto es un condicionante indudable para que haya efervescencia en los sectores laborales. Todo esto digo desde una mirada entre comillas “objetiva” desde el punto de vista de lo que yo llamaría subjetivo, es decir qué es lo que pasa en la cabeza de la gente, qué es lo que pasa en la cabeza de las estructuras sindicales, es un mundo extraordinariamente más complejo pero que se posiciona sobre el escenario que acabo de mencionar.  En este segundo aspecto, mi punto de vista, es que hay un ostensible agotamiento de lo que hace tres décadas se llamaba la burocracia sindical y que ahora no sé por qué nadie se anima a recordar esa manera de designar a una estructura que ha tornado eficiente para sustentar a los dirigentes, no tanto para defender los intereses de los aparentes representados.  Entonces apareció en la década pasada una alternativa que fue la CTA que este gobierno no ha cejado en impedir que la CTA se constituya en una central alternativa y en los últimos años han aparecido otros grupos que los propios dirigentes de la CGT los miran con recelo y les endilgan ideologías no queridas por la dirigencia sindical que más allá de que uno pueda acordar o discrepar con las ideas o más aún con las metodologías utilizadas, creo que también se montan en este contexto, es decir si hay condiciones económicas y sociales de tensión, si hay estructuras sindicales que escasamente dan cuenta de las necesidades de los representados, se entiende como plausible que aparezcan, otros núcleos con otras miradas, a lo mejor con otros intereses, y también con otras metodologías.  En lo estrictamente personal, yo no soy de los que aplauden a los que cortan las rutas y demás, pero UD me pide una opinión sobre lo que creo que está pasando y esa es mi opinión.

Periodista: Digame, por lo que UD acaba de decir, cree que ya hay un clima en relación a lo que pasó en subterráneos y en Kraft, que las bases puedan sobrepasar a la dirigencia gremial estable?

Javier Lindenboim: A ver…la pregunta en sí misma enciende luces de distintos colores me parece a mí, porque si yo dijese que hay ese clima, me parece que me estaría montado en una mirada probablemente exagerada.  Yo lo que estoy convencido, es que hay condiciones para que estas cosas se reproduzcan, incluso la falta de respuesta en algunos casos que está en manos de las autoridades oficiales, como por ejemplo eventualmente digo, habilitar la existencia de un gremio alternativo en el caso de subtes, en principio alivianaría esas tensiones, digamos en lugar de agigantarlas ¿verdad? Por lo cual creo que es posible todavía encontrar mecanismos paliativos, ahora lo que no sé como se resuelve y me parece que está en el fondo de su pregunta, es si va a haber o no va a haber algún mecanismo por el cual el sector del trabajo revise las estructuras sindicales que lo representan.

Periodista: Una última pregunta Lindenboim y agradeciéndole que nos haya dado estos minutos, en este contexto que UD describe ¿la alianza gobierno-Hugo Moyano, de cara al próximo año, tiende a fortalecerse o UD cree que tiene cada vez más puntos de debilitamiento?

Javier Lindenboim: A ver UD. Me presentó al inicio como especialista en temas sindicales, estrictamente no lo soy, yo soy un investigador del Conicet que estudia los temas económicos y sociales centrados en el mercado de trabajo, lo estrictamente sindical no es mi especialidad y tampoco soy un analista político, puedo opinar ya que me lo pregunta. Yo creo que uno y otro necesitan mutuamente de su apoyo porque ambos son concientes de la debilidad política en la que se desempeñan, el futuro que les depare a ambos creo que está estrechamente ligado a si la sociedad argentina decide dejar de mirar desde el balcón e involucrarse, pero no tengo la bola de cristal.

Periodista: Javier Lindenboim investigador del Conicet, le agradecemos estos minutos en “Sabías qué”, muy amable.

Javier Lindenboim: al contrario gracias a Ustedes.

Share