Por què se estancó la mejoría en la distribución del ingreso?

Reportaje de Claudio Zlotnik y David Cufré,  De haberlo sabido, Radio América. 5-12-2009

TRANSCRIPCION DE LA ENTREVISTA

  • Fecha: 7 de diciembre de 2009
  • Emisora: AM 1190
  • Programa: “De haberlo sabido”
  • Conductor: Claudio Zlotnik
  • Duración: 5’’

Periodista: Estamos en comunicación con Javier Lindenboim, hombre justamente  de la Universidad de Buenos Aires y experto en todo lo que tiene que ver  con distribución del ingreso y situación social. ¿Qué tal Lindenboim? Lo saluda Claudio Zlotnik, buen día.

Javier Lindenboim: ¿Qué tal? ¿Cómo están ustedes? Buen día.

Periodista: ¿Cómo se puede explicar, Lindenboim, que un gobierno que talla sobre la cuestión social, la distribución, después en los hechos no se pueda percibir que esto se verifique? ¿Por qué no mejora la redistribución Lindenboim?

Javier Lindenboim: La línea argumental es complicada por lo que ustedes venían diciendo. La oscuridad en la que estamos ojalá se devele a partir de esta reintroducción de datos, que todavía no se sabe muy bien en qué consisten las diferencias.  El tema básico a mi juicio es, el origen de la intervención en el INDEC es el fracaso en la política de precios, no es otro. Entonces cuando en lugar de resolver el problema inflacionario lo que se decidió es tocar los números, los números se pueden tocar para la prensa, pero no en la realidad. Entonces en la realidad lo que ocurre es que la incorporación de trabajadores que fue muy fuerte en los primeros años después de la salida de la crisis del 2002, empezó a hacerse cada vez más lenta, al punto que en el 2007 ya los crecimientos eran sensiblemente a ritmos más pequeños que en los de los años previos y en el 2008 llegó un momento en que ese crecimiento se tornó casi nulo y al principio del 2009 en negativo. Este es un aspecto importante porque era el componente básico de la mejora en la participación relativa del salario en el ingreso. Por otro lado el hecho de que si bien han habido significativos ajustes en los niveles salariales como consecuencia de las convenciones colectivas de trabajo, el hecho de que hayan sido en términos reales supuestamente positivas respecto del índice oficial, no modifica el hecho que la realidad de los precios en líneas generales también ha sido superior al aumento medio de los precios, por lo tanto la otra hoja de la tijera que da la posibilidad de mejorar la participación de los asalariados en el ingreso también empezó a mellarse

Periodista: O sea la inflación es una de las razones claves que implican que no haya mejorado la distribución.

 Javier Lindenboim: No, no sólo la inflación, sino lentificación del ritmo de crecimiento económico, este gobierno se ha caracterizado por argumentar correctamente que un elemento importante –aunque no definitorio- es el del mantenimiento de un ritmo de crecimiento económico continuo como punto de partida para un mejoramiento de la situación social. Lo que se ha venido mostrando estos últimos dos años es primero que aún cuando seguía creciendo la fuerza de trabajo mientras su remuneración no mejoraba a ritmo similar y la otra es que ahora no sabemos los datos más actuales, si se interrumpió la caída pero hay una caída, los datos con referencia a tercer trimestre del 2009 comparado con el 2008 -los publicados en la cuenta de generación de ingreso- hablan de una caída de 200.000 personas en el sector privado con lo cual lo que estamos diciendo es que efectivamente hay una disminución de los puestos de trabajo cubiertos, por lo tanto eso se tiene que reflejar en un empeoramiento de la distribución. Pero yo insisto en que hay una combinación de absorción o no, es decir mayor o menor absorción,  positiva o negativa de fuerza de trabajo como consecuencia de la dinámica económica por un lado y por otro el tema de la relación entre precios y capacidad de compra del salario, ninguna de las dos cosas por sí sola termina de explicar la cuestión pero es sobre ambas que el gobierno se decidió a meter la mano y no hacernos saber cuál es la realidad, por un lado el índice de precios y por lado la encuesta permanente.

 Periodista: Ahora Javier Lindenboim medidas como esta de la asignación universal por hijo o lo que ocurrió con los jubilados que había unos 2.000.000 de jubilados que no tenían ingresos se pudieron jubilar a partir de la moratoria, estas medidas pueden llegar a cambiar en algo lo que son los registros de distribución del ingreso?

 Javier Lindenboim: A ver, es difícil determinarlo a priori, en abstracto, sobre el tema de los jubilados yo no manejo específicamente esa área, pero he escuchado informes respecto a que efectivamente eran personas que no tenían hasta el momento ningún ingreso previamente y hay otros que no sólo lo tenían sino aún tenían en su núcleo básico familiar ingresos de orden provisional, por lo tanto no se si cambia significativamente su situación como perceptor o no de ingresos, en la distribución general…

PAUSA PARA DAR VUELTA CASETTE

(…) tantos los aportes a la seguridad social donde están incluidos los fondos que se redistribuyen y si esos fondos se distribuyen o no se redistribuyen, no modifica la estimación de la participación salarial en el ingreso total, si UD me dice que hay un hogar que antes no tenía ese ingreso y ahora lo adiciona, lo que habría que hacer es la suma específica de cuál era el punto en que estaba ese hogar, si estaba por debajo la línea de pobreza o no y si con este ingreso lo supera. Pero ese es un estudio micro que es difícil afirmar de él algo con carácter general. Que todo ayuda, todo ayuda, dicho en general uno no puede decir otra cosa que eso…

 Periodista: la asignación por hijo tiene…

Javier Lindenboim: y uno supone que sí, más allá que no sea universal aunque el nombre que le han puesto es ese, pero se supone que también va en la dirección correcta.

Periodista: Muy bien Javier Lindenboim muchas gracias por este contacto con “De haberlo sabido” que tenga un buen domingo.

Javier Lindenboim: Gracias igualmente ustedes, adiós.

 

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.