Denuncias sobre el próximo censo

Reportaje de Daniel Díaz, Entre el campo y la ciudad, Radio Colonia, 2-6-2010

Otra nota sobre el Censo de población de 2010

 

TRANSCRIPCION DE LA ENTREVISTA

Þ    Fecha:            01/06/2010
Þ    Emisora:        Radio Colonia
Þ    Programa:      Entre el Campo y la Ciudad
Þ    Conductor:    Carmen Icaza
Þ    Minutos:         11 minutos
Periodista: Licenciado queríamos saber todo lo que se lee en los diarios sobre esta reunión de especialistas que tuvieron ayer, en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA donde se lee una opinión que dice que el Censo para el 27 de octubre del 2010 que sería realizado por el INDEC no sería aconsejable hacerlo si el INDEC no normaliza sus estadísticas ¿podría ampliar este comentario?
Javier Lindenboim: Sí, en rigor es una continuidad de la cuestión más amplia que abarca a la actividad del INDEC desde principios del 2007, cuando intempestivamente se iniciaron modificaciones no previstas, no anunciadas, no consensuadas, ni dialogadas ni con el personal ni con los especialistas en cada una de las materias y lo que fue primero un “retoque” al precio de la verdura o a la imputación de…

Periodista: De la carne sobre todo en su momento
Javier Lindenboim: No, en ese momento no era la carne, en ese momento era la verdura, era la cuestión vinculada con los servicios de salud pre-pagos y los gastos en turismo, eso fue en ese momento, después el enredo fue abarcando todo el índice, hasta que un año después anunciaron -en un cenáculo cerrado en Pilar- la incorporación de un nuevo índice de precios al consumidor que a diferencia de las experiencias pasadas en ningún momento no sólo no fue anunciado y discutido sino que ni siquiera técnicamente se hizo el período de empalme, que llaman los estadísticos para facilitar el paso de una serie a otra serie cuando el indicador se modifica, digo todo esto que es, probablemente es recordado por su audiencia, fue extendiéndose a gran parte de las estadísticas producidas por el INDEC, no es como desafortunadamente algunos periodistas mencionan que son algunas estadísticas las que están cuestionadas, a esta altura del partido es el grueso de la actividad del Instituto que es el rector de las estadísticas públicas en la Argentina que está cuestionado.
Periodista: Dr. le hago una pregunta discúlpeme que lo interrumpa, para entender, uno tiene un sistema para sacar una evaluación de algo, un programa estadístico y uno le pone datos, puede por un lado falsear los datos que introduce a ese sistema por un lado o puede falsear el sistema que evalúa esos datos que uno introduce en el sistema.
Javier Lindenboim: Pasaron las dos cosas, en el primer momento en el inicio del verano del 2007, a comienzos del 2007, lo que se hizo fue distorsionar la fórmula, por decirlo así, lo que UD denomina el sistema, luego lo que se empezó a hacer como práctica habitual es en lugar de con las pautas establecidas con el dedo, definir qué precios de determinados rubros se introducen y cuáles no, es decir una violencia de cualquier pauta elemental de manejo estadístico que en algún momento alguien se tomó el trabajo de querer justificar con algún argumento –como por ejemplo reconociéndose que se estaba metiendo el dedo se decía bueno pero lo hacemos por buenas razones porque queremos que se pague menos intereses para determinados bonos, con lo cual se estaba diciendo es que efectivamente se estaba haciendo algo impropio, lo que digo es que esto que se extendió a todo también se vio hace dos años con el censo agropecuario que como UD sabe muy bien debió haberse realizado, como habitualmente, en un período acotado en un censo, es una fotografía que abarca todo el campo, toda la actividad productiva del sector primario agroganadero pero en realidad todavía el censo no se ha cerrado y se está levantando dos años después con lo cual es absolutamente irracional el comportamiento.
Periodista: Incluso DR hay una prueba piloto que se ha hecho en Chivilcoy por lo menos que uno lee quería saber
Javier Lindenboim:  Sobre el censo de población
Periodista: que como se necesitaban 60.000 y había 40.000 a dedo también se aumenta, digamos ¿cómo funcionó eso?
Javier Lindenboim: Eso, bueno al interesado uno puede sugerirle que vaya a la página del INDEC donde está contado esto, esto no es un relato desde afuera, es una transcripción de lo que dice la página Web del INDEC. Lo que dice es que fueron a hacer el trabajo de campo, encontraron una cantidad de viviendas definidas como habitadas pero sin gente dentro, por lo tanto decidieron que en cada radio censal cuando había una vivienda con estas características se le imputaba la cantidad de personas que había en promedio en el mismo radio censal en el conjunto de viviendas que tenían gente dentro, lo cual es para un situación marginal, excepcional, una opción posible pero cuando lo que implica es pasar de 40 y tantos mil a 60 y tantos mil personas, estamos hablando de que las cosas están funcionando preocupantemente y eso es lo que se planteó ayer en la mesa redonda en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.
Periodista: ¿Hubo alguien que defendió las estadísticas del INDEC o la posibilidad de hacer el censo que está anunciado que se va a hacer igual y presupuesto y que hay gente yaindicada que lo va a realizar?
Javier Lindenboim: No en el debate de ayer no, pero uno sabe que un par de semanas atrás hubo una conferencia de prensa de las más altas autoridades del INDEC desentendiéndose absolutamente de cualquiera de las críticas y no dando mención alguna a que esta vez a diferencia de todos los censos anteriores lo que no se ha hecho es las actividades de preparación, de consulta y de intercambio con los especialistas yo lo recuerdo personalmente para el censo del 90, que finalmente se hizo en el 91 hubo un ciclo de actividades académicas promovidas por el INDEC para el otro censo también, más allá de  cada uno de estos dos períodos censales hayan tenido cierto tipo de inconvenientes pero no como en este momento tenemos y es que el INDEC toma esto como en la época de la dictadura militar, las estadísticas parecen ser un secreto de estado porque han desplazado a la gente que se ocupaba de las actividades preparatorias de los censos de población, las han desplazado y han puesto personas que según los expertos no reúnen las más mínimas condiciones para estar a cargo y al frente de este operativo.
Periodista: Lic. para el tema económico lo que sería la inflación que todo el mundo lo ve, una gran diferencia entre lo que publica el INDEC y cuando uno llega al supermercado a comprar las cosas puede tener una lógica, en este caso para el censo ¿cuál le parece la intención de cambiar los valores reales de un censo?
Javier Lindenboim: A ver permítame, siendo como soy extremadamente crítico sobre todo lo que ha pasado y lo que está pasando en el Instituto de Estadística, yo no me animo a poner una motivación y mucho menos que esa motivación tenga una perversidad a priori, yo creo que hay mucho de ineptitud, pero es cierto que puede haber intenciones aviesas, la determinación del número de personas residentes en cada una de las jurisdicciones políticas sean provincias, departamentos, municipios, etc. tiene entre otras cosas incidencia respecto de la determinación del número de representantes.
Periodista: Podría estar ligado con la campaña electoral dice ¿Ud?
Javier Lindenboim: no, lo que estoy diciendo no con la campaña electoral sino con la vida política en general, es decir la determinación  de cual es el número, por ejemplo si una jurisdicción tiene más población de la verdadera se le puede llegar a asignar un número de diputados superior al que le correspondería, estoy haciendo hipótesis, lo que estoy diciendo es que es necesario garantizar que se haga bien no sólo, yo diría no tanto para luchar contra eventuales mezquindades que estén planeándose sino porque es una necesidad de la sociedad, del estado, del gobierno de todo el mundo, entonces esto es lo que produce una preocupación mayúscula que puede o puede no incluir este tipo de desviaciones premeditadas, no se si se entiende mi idea
Periodista: Perfectamente Lic. le agradecemos muchísimo, clarísimos sus conceptos y todos estamos en el mismo camino, en realidad que las cosas se digan tal cual son.
Share