Reportaje para LA NACION 1-6-2010

Martes 01 de junio de 2010 | Publicado en edición impresa

Ver página en pdf

La intervención del Indec / Conclusiones en una mesa redonda en la UBA

Ya dudan de las cifras del Censo 2010

Especialistas en estadísticas creen que no están dadas las condiciones para hacer el operativo en octubre
Especialistas en estadísticas debatieron ayer en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA sobre la preparación del próximo Censo Nacional de Población, previsto para el 27 de octubre. La conclusión fue preocupante: el Indec no está en condiciones de hacerlo y los datos que surjan del operativo podrían no reflejar las condiciones de vida de los habitantes.
«El Censo es una actividad demasiado seria como para que la realice el Indec actual», afirmó el ex director de Estadísticas Económicas del instituto Víctor Beker, uno de los panelistas del encuentro organizado por la Asociación de Estudios de la Población de la Argentina (AEPA) y por el Centro de Estudios, Población, Empleo y Desarrollo (Ceped), que dirige el economista Javier Lindenboim.
Beker consideró que el Censo debería posponerse hasta que se normalice el Indec. Y recordó lo que sucedió con el Censo Nacional Agropecuario, que se lanzó en mayo de 2008 con la idea de concluirlo en 6 meses, pero aún no pudo ser completado. «No hay antecedente en el mundo de un censo que dure dos años y medio», apuntó.
Entre el medio centenar de personas que se acercaron a escuchar el debate había profesionales desplazados por la conducción del Indec, como Graciela Bevacqua y Cynthia Pok, y el constitucionalista Félix Loñ. La investigadora del Conicet y ex técnica del Indec Alicia Maguid destacó: «Los censos son operativos muy costosos [el presupuesto de éste será de $ 303 millones], por eso nuestra preocupación, porque todos los argentinos lo financiamos».

«PERSONAS INEXPERTAS»

Maguid recordó que, al igual que pasó con el censo agropecuario, los profesionales de carrera que estaban a cargo del área fueron desplazados. «Actualmente el censo está a cargo de personas inexpertas, cuya virtud es ser leales a la intervención», dijo.
Explicó los motivos por los cuales la idea de hacer un censo corto (con un formulario básico para la mayoría de la población) no es adecuada para un país como la Argentina y señaló las incongruencias que aparecieron en la prueba piloto hecha en Chivilcoy el 14 de noviembre. Aquella vez, el Indec censó 47.495 personas, pero luego hizo una «estimación» de los ausentes y elevó la cifra a casi 70.000. «En un censo no se hacen este tipo de ajustes; es un disparate», criticó. Además, cuestionó «el clima de persecución y la presencia de patotas» en el Indec y dijo que esta situación puede inhibir a la gente de responder con fidelidad ante los censistas.
Rosalía Cortés, investigadora de Flacso y del Conicet, criticó la elaboración del cuestionario, en el que faltan preguntas sobre la orientación de la educación y no está claro cuántas horas trabaja una persona considerada ocupada. «Queda claro que las preguntas del cuestionario no están pensadas para analizar el acceso a la salud y la educación de las áreas rurales», afirmó. Anoche, luego del panel, el director técnico del Indec, Norberto Itzcovich, dijo a la agencia Télam que «el Censo está en marcha» y que habrá 650.000 personas participando.

SIN CREDIBILIDAD

  • Confirmado : el director técnico del Indec, Norberto Itzcovich, ratificó anoche que el Censo 2010 está en marcha y se realizará el 27 de octubre.
  • Antecedente : en mayo de 2008, el Indec lanzó el Censo Nacional Agropecuario con la idea de concluirlo en seis meses. Todavía no pudieron concluir ese operativo.
  • Echados : como pasó con el censo agropecuario, la conducción del Indec desplazó a los técnicos de carrera con experiencia en esas áreas y los reemplazó por seguidores de la intervención.
  • Prueba piloto : en noviembre, el Indec intentó censar la población de Chivilcoy. Como les dio un número inferior a lo esperado, hicieron una «estimación» para elevar el resultado de 47.495 a 69.792 personas.
Share