Evolución del salario real en la última década

Mucho se ha hablado y se sigue mencionando lo ocurrido con la capacidad de compra de los ingresos provenientes del trabajo. 
Habida cuenta de la diferencia en nivel absoluto y evolución de las remuneraciones con protección legal respecto de las de carácter precario carece de sentido el considerar un único valor «promedio»» el cual, por lo demás, no está disponible en las estadísticas públicas. 
Hasta 2006 se podía al menos considerar tanto las remuneraciones protegidas como las precarias en simultáneo a partir de la información proveniente de la Encuesta Permanente de Hogares. Luego de ello, hasta los propios ministerios sólo utilizan los datos provenientes del sistema de seguridad social -es decir- lo que en la jerga cotidiana se denomina «el trabajo en blanco». Esto es, por ejemplo, la serie registrada por el Ministerio de Economía en base a la cual se construyó la información que aquí se proporciona.
A diferencia de lo que podía tomarse desde la EPH, en donde el cómputo refiere al neto percibido por el trabajador, en la serie ministerial puede registrarse el salario «bruto», es decir, antes de los descuentos legales. 
En base a dicha serie de salarios nominales, deflactados por el promedio de los índices provinciales disponibles, se construye el gráfico adjunto. 
Se aclara, a la vez, que la manera en que se dispone en la actualidad de la información incluye en el segundo y en el cuarto trimestre el pago del sueldo anual complementario. Esa es la razón por la cual la gráfica tiene una forma de serrucho.
En resumen, el gráfico muestra la evolución del salario real (de las remuneraciones protegidas) haciendo pivote en el cuarto trimestre de 2001. El índice utilizado para deflactar los salarios nominales, es el resultante del promedio de los datos de los institutos provinciales disponibles.
En una próxima entrada comentaremos los resultados. Sólo puede anticiparse que luego de diez años de sostenido crecimiento, el salario real (de los puestos de trabajo protegidos) sólo mejoró en aproximadamente el 10% respecto del valor inmediato anterior a la crisis del verano de 2002.
En la preparación de la información que aquí se proporciona tuvimos la inestimable colaboración del Licenciado Augstín Arakaki.
Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.