Estimaciones de distribución del ingreso de CIFRA

25 OCT 2013 00:00h

DATOS DE LA CTA OFICIALISTA

Los trabajadores tienen la misma participación en el PBI que en los 90

El año pasado se alcanzó al 39% del ingreso, similar al de 1999.
Los trabajadores se apropian del 39% del PBI y la distribución del ingreso cerró en 2012 en el mismo nivel que se había alcanzado en 1999. La porción que obtienen los trabajadores creció casi 8 puntos desde 2003, pero está por debajo del pico logrado en 2009 y es bastante menor al “fifty-fifty” que se consiguió durante comienzos de la década del ´70, según se desprende de un informe que realizó CIFRA, el instituto de investigaciones de la CTA kirchnerista que dirige Hugo Yasky.
El Centro de Investigaciones CIFRA, que dirige el economista y ex director de YPF en representación de las acciones del Estado, Eduardo Basualdo, calculó que los asalariados se quedaron el año pasado con el 39% del PBI, mientras que el resto fue a parar a los dueños de los medios de producción.
La situación mejoró en comparación con 2010 y 2011 porque durante estos dos años la participación de los asalariados en el Producto había descendido con respecto a 2009. Los investigadores argumentaron que en 2009 se alcanzó el pico de la participación y que desde ese año por “el conflicto del agro, en el marco de la crisis mundial, la desaceleración del crecimiento de la economía argentina, el agotamiento de la capacidad instalada ociosa y la recomposición de los salarios reales, se intensificó la puja distributiva entre el trabajo y el capital”.
El poder de compra de los ingresos creció durante los últimos 10 años y según estimaciones de la consultora LCG, que dirige el economista y candidato de UNEN Martín Lousteau, el salario real trepó 34% en comparación con los niveles de 2001. El PBI y las ganancias también aumentaron durante la última década y por eso la torta se agrandó, pero la forma de distribución no sufrió grandes modificaciones con respecto a los ´90.
Javier Lindenboim, economista especializado en Cuentas Nacionales, destacó que es importante ver desde dónde se realiza el análisis porque si se compara con respecto a 2001 “hoy somos Gardel”, pero si se contrasta con los ´90, “el nivel de distribución es similar y en realidad no estamos en el mejor de los mundos”. En diálogo con Clarín, Lindenboim añadió que el aumento del empleo y el alza del poder adquisitivo fueron los dos motores que permitieron aumentar la participación durante los primeros años del kirchnerismo, pero últimamente estas dos variables perdieron fuerza.
“El Gobierno se ocupará de que semejante ganancia sea distribuida con justicia, entre todos los que la producen … fifty fifty, como dicen, mitad y mitad”, decía Juan Domingo Perón en 1973 en un acto en la CGT. El último dato que publicó el INDEC sobre la participación de los trabajadores en el PBI es de 2008, pero el Banco Central calculó el año pasado que Argentina llegó al “fifty-fifty” e incluso Cristina Kirchner mencionó el año pasado este “logro”. Además de CIFRA, las estimaciones del economista y candidato Claudio Lozano, y del colectivo de economistas heterodoxos “Apuntes para el Cambio” coinciden en que la distribución está lejos del 50-50. “Si incorporamos todos los ingresos de los trabajadores, jubilados, beneficiarios de planes, la participación para nosotros llega al 33%”, manifestó Lozano.
Share