Empleo y paritarias

Reportaje que debió aparecer el lunes 9 de marzo en el suplemento del diario

http://

 

 

 

 

  • Fecha: 6 de marzo  de 2015
  • Programa: Gabriel Holand
  • Radio: Suplemento Bae

 

Periodista: Le había comentado anteriormente, que como estamos armando una nota con proyecciones, ya sea desde el lado empresarial, lo que dicen las consultoras y los números oficiales, sobre la expectativa en términos laborales para este año, y mi intención era, llamarlo para conocer en principio un análisis suyo o una opinión sobre cómo vislumbra que va a ser este año en términos laborales ¿cierto?

Javier Lindenboim: Sí bueno, entonces cómo quiere hacer, pregunta respuesta, dígame.

Periodista: Digamos, yo he recibido en estos últimos dos días que estuve haciendo las notas, datos de distintas consultoras o lo que opinan los empresarios y también números oficiales y hay cierta, hay bastante diferencia, digamos se mueven en un rango entre desde el valor más pesimista hasta un 17% de grandes empresas que esperan recortar por ejemplo, su plantilla laboral y también los números oficiales que por ahí, en ese sentido son más benévolos y creen que claramente va  a haber un recuperación durante este año. Si quiere lo saco del ámbito de las cifras en lo puntual, sí me gustaría saber para usted si puede hacer un análisis en el sentido de que, si va a haber una recuperación o un retroceso o va a haber un amesetamiento este año en ese sentido.

Periodista: Bueno, como la bola de cristal no la tengo, yo no sé cómo va a ser este año, yo le puedo decir cómo yo lo veo. Yo lo veo como una continuidad de las dificultades del último año, de los últimos dos años, que en realidad son bastante preocupantes más allá del maquillaje que ha hecho el INDEC desde fines del 2013, que si bien reconocen la caída de la tasa de empleo, no aparece una caída del empleo, porque han introducido un valor muy alto de la población de referencia, con lo cual, una tasa más chica sobre una población más grande, les termina dando un empleo similar mirando a fin del 2014 con respecto a 2013, pero supongo que usted o habrá visto en mi blog o habremos charlado en otra oportunidad, no recuerdo, hace ya 2 o 3 años que la creación de empleo en Argentina, aún la registrada por las estadísticas oficiales, está bastante amesetada por decirlo suavemente, porque en realidad se han perdido puestos de trabajo protegido, ha crecido algo el empleo precario y el empleo estatal y el empleo por cuenta propia, es decir, todas características de situaciones de dificultad del mercado de trabajo, que en décadas pasadas nos daban la pista para colocar la reflexión en una instancia de inquietud, de preocupación.

Periodista: Bien.

Javier Lindenboim: A partir de eso y dado que, la demanda laboral, es una demanda derivada del comportamiento económico y este comportamiento económico es altamente improbable, que retome ya no las tasas voluminosas que supimos tener en los primeros años de la salida de la crisis, sino alguna un poco más modesta también, entonces todo este panorama, me hace pensar que la demanda laboral, va a estar muy retraída y que esto, en un contexto inflacionario como el que estamos, no va  a poder menos que afectar negativamente a la condición de vida del sector del trabajo, lo cual, de ser esto así, si mi mirada no está demasiado equivocada, creo que esto va a alumbrar un escenario bastante complicado porque, es probable que haya reclamos concordantes con esta situación preocupante que yo menciono, es decir, si va a persistir la percepción de riesgo de perder el puesto de trabajo, si los que tienen el puesto de trabajo van a notar el deterioro de la capacidad de compra, como consecuencia de la inflación y/o porque pueda tener éxito la posición del gobierno, que aspira a que las convenciones colectivas de trabajo, moderen significativamente las magnitudes de ajuste salarial, todo esto a mí me hace pensar que, en el mercado de trabajo en el 2015, la expectativa más probable es de enormes dificultades.

Periodista: Bien, perfecto. Esto es el análisis más general, una segunda consulta es que por ejemplo, hablando con empresarios, marcaban por ejemplo, unos ejemplos de grandes conflictos laborales que hubo en los últimos dos años, o sea por ejemplo, usted recuerda bien la autopartista Lear u otro tipo de, otras empresas, que son conflictos laborales que tuvieron además mucha repercusión digamos en los medios. Y una de las preguntas que también se hacen los empresarios de alguna manera, es si y esto le traslado a Ud., si esto es un botón de muestra o esos son casos aislados y no no es esperable que sucedan cosas así.

Javier Lindenboim: A ver, creo que ese tipo de conflicto reflejan más, situaciones vinculadas con las condiciones de funcionamiento, no tanto de la unidad económica, Lear, como de, la articulación entre la empresa, la organización sindical y brotes de organizaciones sindicales alternativas o de base, como se ha dado en llamar. Por lo tanto yo creo que, la posibilidad de que esto se reproduzca o quede como muestras ya pasadas, va a depender menos de, las condiciones estrictamente del funcionamiento del mercado del trabajo como  las de otro orden, yo diría de orden político ideológico, que no es que no tienen nada que ver una cosa con la otra pero, no sé si logro expresar el punto. Creo que una cuestión es, que uno considera, que hay motivos para que haya fuertes demandas por aumento de salario, etc., que es una cosa y otra cosa son, ese tipo de conflictos que, como tuvimos en el subterráneo y que fueron particularmente violentos, tenían más que ver con la puja entre un sector y otro que quería ejercer el predominio de la representación sindical, que son tan lícitas como otras demandas, pero que no son las demandas socio económicas prototípicas ¿no?

Periodista:  Sí, claro y por ejemplo en un contexto, en el que como usted me mencionaba las problemáticas que son esperables para este año, teniendo en cuenta todo ese contexto, no es también por ahí previsible que otro tipo, como así decir, otro tipo de organizaciones sindicales que por ahí tengan algún tipo de conflicto más intenso con el sector empresarial y que estén por ahí, también enfrentadas a los sindicatos por ejemplo a las sectores, por así decirlo burocráticos del sindicalismo, que todo este contexto económico también un poco haga tender a la aparición de ese tipo de decisiones.

Javier Lindenboim: Si me adentro más en el terreno de la futurología, pero me arriesgo de todas maneras a pensar en voz alta. Yo creo que sí, pero si es cierto lo que yo intuyo, de que tienen menos relación directa con las condiciones socio económicas y más con las de naturaleza política, yo me preguntaría, quiénes son los actores en pugna, hemos tenido grupos sindicales, aparentemente muy proclives a las demandas intensas, etc., que se movían con mayor intensidad, en la medida que, respondían a estímulos que venían del propio gobierno nacional, por ejemplo en el subte contra el gobierno de la ciudad. En cambio, me parece que, si estuviésemos pensando en ramas de actividad, en cuyos sindicatos estuviera predominando los gremios que están enrolados con Caló, no estoy muy seguro que eso pueda tener demasiado andamiento, porque esos sindicatos tienen sus mecanismos para manejarse con cierta capacidad de control interno. Yo no lo sé cómo va a ser el desempeño, yo entiendo que el argumento que usted incluye en la pregunta es absolutamente pertinente, razonable y plausible, pero tengo para mí,  que las condiciones en las que estamos hablando, de la organización sindical y de las acciones de grupos sindicales, tienen estos matices que hasta ahora, por lo menos, a mi juicio, han tenido más la coloratura de puja política que la impronta de la demanda estrictamente salarial. Entonces, desde ese punto de vista, si bien, las diferencias pueden ser difíciles de discernir, son matices, en comportamientos de un tipo y de otro. Creo que, yo no sé, si los sectores de empresarios están preocupados por eso o están preocupados por otra cosa, lo empresarios del sector automotor están preocupados porque no les permiten acceder a los dólares para importar los insumos que necesitan, más que otra cosa, si como consecuencia de eso tienen que cerrar las plantas, entonces se la van a ver en figurillas y le van a pedir ayuda al gobierno, para enfrentar esa demanda eventualmente más fortalecida de sector gremial. Pero creo que estamos en un terreno, donde además la configuración sindical, se ha particionado de tal manera que, hasta cierto punto todos los núcleos se compensan ¿no?

Periodista: Sí, entiendo. Una última consulta le hago,  hoy en día, digamos en el espectro de las reivindicaciones sindicales o de las principales luchas sindicales que encarnan las distintas centrales gremiales, el tema de la modificación del impuesto a las ganancias, del mínimo no imponible ¿qué lugar ocupa hoy en día?

Javier Lindenboim: Yo no tengo capacidad de interpretar lo que piensan o proponen, las por lo menos cuatro centrales de las que creo estamos hablando, digamos nuevamente, todos los dirigentes sindicales en privado, reconocen que el tema del desajuste, que ha generado la no actualización por parte del gobierno, de los, no sólo del mínimo no imponible sino fundamentalmente de las escalas (porque se puede subir el mínimo no imponible pero aquel que atraviesa ese escalón, ya de entrada se queda con alícuotas extremadamente altas, ese es un problema que no está demasiado en el candelero, pero es tanto o más importante que el otro) todos reconocen que realmente es una aberración la manera en que el gobierno ha manejado este tema, la diferencia es que en público algunos lo dicen y otros, los más cercanos al gobierno Yasky o Caló, lo disimulan hasta donde pueden, pero la preocupación la tienen todos por igual.

Periodista: Bueno, listo Javier no le quiero quitar más tiempo, le agradezco mucho y ha sido un gusto.

Javier Lindenboim: Una cuestión. Primero dígame cuando sale y dígame si me va a mandar el link para poder ver la nota.

Pregunta: Esto se va a publicar en el suplemento el día lunes, en el diario Bae, yo no le puedo estar 100% seguro si se va a publicar en la página web, en caso de que sí se publique, no se preocupe que yo le voy a mandar la nota. Sí le voy a pedir que me deje un mail suyo.

 

 

Share