Paro del 9 de junio: Entrevista de Olivia Sohr

A partir de la realización del paro de transporte mañana martes 9 de junio de 2015, la periodista inquiere sobre el proceso de descentralización de la actividad productiva.

http://

 

  • Fecha: 9 de junio de 2015
  • Programa: Chequedo.com
  • Periodista: Olivia Sohr

 

Pregunta: Dado el paro, quería hablar un poco sobre los que no entran dentro del paro y sería el trabajador tercerizado, yo sé que es más un fenómeno nuevo y que se ha dicho muchísimo sobre el tema, pero estaba tratando de buscar algo y le consulto a ver si es que voy en camino correcto. Uno de los puntos que me interesaba era ver cómo en las empresas empezaron a tercerizar mucho de los servicios no centrales de la compañías y como empieza a ser, o no empieza, pero se consolida la tendencia en la que las empresas pasan a ser de alguna manera cada vez más chicas y a subcontratar a otras, que hacen todas las otras tareas, que no son tareas centrales y qué impacto pueda llegar a tener eso sobre la representatividad sindical de los trabajadores.

Javier Lindenboim: Ah…, yo le decía antes, este fenómeno hasta donde yo lo conozco, no soy especialista en esto, es algo que efectivamente viene de bastante tiempo atrás, es el proceso que algunos llamaron de tercerización o de externalización o dicho en términos más conceptuales, son los resultados de la posibilidad de mayor división del trabajo, que permite que haya cosas fuera de la unidad productiva original. Desde ese punto de vista, si usted lo quiere relacionar con hitos de la literatura, se puede decir que, cuando hace dos, tres décadas atrás se empezó a hablar del posfordismo, en realidad se estaba hablando en parte, de este fenómeno, donde las unidades productivas dejaron de ser las que incluían en su interior la totalidad de los procesos, incluidos los elementos complementarios. Se ha dado muchas veces como ejemplo, en fábricas conocidas de Argentina, como la Ford, que tenía servicios de reparación, de mantenimiento, de limpieza, de enfermería, de comedor, etc., que pasaron, aunque algunos se siguieron haciendo al interior del mismo predio, pasaron a depender de unidades autónomas, distintas, que le permitían a la empresa principal, no hacerse cargo de ese tipo de problema; eso, extendido al proceso productivo, facilitó a lo largo de la actividad económica, que muchas veces, las unidades grandes, originalmente abarcadoras del conjunto, se quedaban sólo con una parte, generalmente la parte de terminación, a veces de armado o lo que fuere, trasladando a unidades de pequeña dimensión relativa, la gestión y el aprovisionamiento de partes. ¿cuál era la ventaja? Y la ventaja es que las oscilaciones del mercado ya no tenían que correr a cargo de la empresa principal sino de la empresa proveedora y por lo tanto, los conflictos con sus trabajadores, las estacionalidades, etc., eran cuestiones que corrían por cuenta de estas unidades más pequeñas. Con todo este panorama ¿qué se propició además? Y se propició que, para cubrirse de esos avatares las más pequeñas tendieron a dar más fuerza a relaciones irregulares con sus propios trabajadores, en el sentido de no cubrir necesariamente las normas laborales. Entonces todo esto, termina generando un  panorama, que cuando uno mira la fotografía de un momento dado, dice, ah las empresas grandes tienen contrataciones de sus trabajadores en blanco, las empresas menores tienen predominantemente, contrataciones precarias, pero que en conjunto, derivan de un proceso que abarca a unas y a otras.  Ahora, cómo esto pega en la representación sindical, yo no soy la persona indicada para dar una respuesta con conocimiento, puedo presumir que, una gran unidad productiva tiende a ser más favorable al nucleamiento y la estructuración de una organización de los trabajadores, que unidades pequeñas, eso lo marca la historia no lo descubro yo, y por lo tanto ese proceso, tiene potencialidades de debilitamiento del sector del trabajo organizado, pero más que eso a mí no se me ocurre ¿no?

Pregunta: Claro, no ve una asociación directa más allá del tamaño de las empresas y de cómo puede afectar…

Javier Lindenboim: Y, yo no lo veo, pero a lo mejor porque, no estoy en la posición de observar algo que lo explique y que yo no me doy cuenta. Digamos, yo lo que trato de reflexionar es sobre el proceso  en su conjunto, y de eso deduzco esta posible incidencia, pero no es más que una presunción, más o menos fundada, pero una presunción. Yo no he hecho estudios al respecto ¿no?

Pregunta: Volviendo al punto anterior que me decía que, al tercerizar en empresas más pequeñas, las empresas más pequeñas tienden a tener más trabajadores precarizados que las empresas grandes, esto puede ser también en parte ¿porque son más difíciles de fiscalizar las empresas pequeñas?

Javier Lindenboim: Bueno sí, está todo mezclado, porque… a ver, es difícil de fiscalizar más o menos, porque en las décadas últimas, con la tecnificación en todos los órdenes, incluido el terreno fiscal, es difícil imaginarse que no se pueda y pongo un pueda grandote con mayúsculas, en negrita y subrayado, el Estado, apreciar el circuito fiscal en su integridad, yo creo que poder, puede. Cuando no se hace, hace poco tuvimos el episodio emergente una vez más de los talleres clandestinos y hay denuncias cruzadas respecto de que en algún nivel, municipal, nacional, combinado, policía, etc., hay mucha gente que mira para otro lado y no para el lado que corresponde, y permite que estas perversidades subsistan, porque al final, de lo contrario, al final, no podría haber ropas de marcas o negocios súper conocidos, que terminen vendiendo productos que en el origen están hechos en negro. Es decir, que tiene que haber alguna cosa y no necesariamente yo lo achaco, sólo a la pequeñez relativa y a la mayor dificultad de captación fiscal, creo que eso existe, pero no me alcanza a mí, como para dar una explicación que me deje satisfecho. Yo creo que la trama de ilicitud, tiene necesariamente que involucrar no sólo a los pequeños sino a aquellos que son aprovisionados en los pequeños y también a distintos componentes del aparato del estado que, o por omisión o por acción concreta no hacen lo que les corresponde hacer. Conclusión: siempre hay una dotación grande de trabajadores no cubiertos y las excusas siempre son variadas, para decir a mí no me miren, mírenlo al otro, pero creo que la sociedad somos más colectivamente que individualmente responsables.

Pregunta: De que se podría hacer no tengo dudas, mi pregunta iba más por el lado de por ejemplo, en otra época, pero hubo otra época que si uno tenía una gran marca, tenía sus propios talleres y era más fácil ir a revisar esos grandes talleres que…

Javier Lindenboim: Seguro.

Pregunta: Controlar incluso pequeños talleres de producción, que son los que ahora empiezan a captar las grandes marcas.

Javier Lindenboim: Claro…

Pregunta: Eso no quiere decir que pase, por supuesto.

Javier Lindenboim: Sí, sí, estoy totalmente de acuerdo, cuando yo era chico, como yo soy viejo me puedo remitir a esa época, había dos o tres grandes marcas de ropa de hombre que tenían talleres inmensos, muchas veces en la zona céntrica y a veces alejados de la zona céntrica, pero eran indudablemente talleres propios, con una dotación de personal importante, donde la vida no era de color de rosa, pero por lo menos, efectivamente, si había decisión de supervisar cuáles eran las características de las relaciones laborales, estaban a la vista. En estos casos, los vericuetos son más grandes, pero también es más grande la capacidad del estado para gestionar en ese marco, o por lo menos debiera ser un cometido que se busque, da la impresión, por eso digo, sobre la responsabilidad colectiva socialmente, que, a ver, yo soy de los que creen que las empresas pequeñas tienen una muy alta responsabilidad en las condiciones de precariedad laboral, pero también soy de los que está convencido que esto ocurre, no solo por la responsabilidad de las pequeñas y medianas empresas sino de las empresas de mayor porte y también de la gestión estatal que, a estos efectos resulta insuficiente y/o ineficiente, es decir, pondría todos los actores en escena y no dejaría solo a los que efectiva y directamente, son los que cometen la ilicitud más clara ¿no?

Pregunta: Claro, en cuanto a tercerización para, digamos proteger a esos trabajadores que pasan de las grandes empresas… han habido casos en otros países o en algunas ocasiones que sería interesante como a modo de ejemplo de lo que han hecho o ¿es un problema un tanto frecuente en el mundo, no resuelto…

Javier Lindenboim: No, prefiero quedar mal y decir que ignoro y no hablar sin la información suficiente. No, no, no. No puedo afirmar ni que somos los casos singulares del mundo ni que en todos lados pasa exactamente igual. Tiendo a imaginarme, que debe haber habido circunstancias variadas, dentro de un contexto que no es exclusivo de Argentina, este proceso que hablábamos de externalización, pero por ejemplo, combinado con otra faceta que en algún momento estuvo de moda también hablar en Argentina. En Italia, hace unas décadas atrás,  cuando se pensaba que se podía recuperar el dinamismo económico, una parte de eso se logró con una estructuración de sectores de pequeña y mediana empresa, en regiones particulares, en las que se recibían apoyos estatales para conformar- a ver- con el lenguaje nuestro, diríamos algo así como grandes cooperativas, no era exactamente eso lo que ocurría, y se las ponía en contacto con o bien unidades productoras que demandaban esos bienes o incluso para colocar parte de esa producción en el exterior de Italia. Es decir que, iniciativas para articular, lógicamente no lo dije pero está implícito, todas esas cosas ocurrían en la medida en que, esas pequeñas empresas daban cumplimiento correcto a las normas de protección laboral, etc. Pero es una imagen así aislada que tengo, no es producto de un conocimiento circunstanciado y por lo tanto, a lo mejor me está pasando algún caso mucho más interesante por delante, que por no haberlo tenido oportunidad de conocer, no lo reproduzco. Por lo tanto prefiero quedar en deuda con ustedes y decirle, no lo sé.

Pregunta: Muchas gracias Javier, hay algo relevante sobre el tema que no le haya preguntado en esa línea?

Javier Lindenboim: No, algo de lo que tampoco soy especialista, pero es una pregunta que yo también me hago y es: yo he leído distintos estudios que en distintos momentos, en los ’80, en los ’90 y menos, más recientemente, se han planteado las preguntas de, cuáles son las razones por las cuales, los trabajadores parecen tender menos a agremiarse sindicalmente y por lo tanto, la tasa de sindicalización, parece ser, que ha venido declinando. Una de las explicaciones posibles es, la que mencionaba usted hacer un rato, en el sentido de que como las unidades son más pequeñas, entonces hay menos vocación a la agremiación o a la incorporación activa y eso es posible. Pero probablemente, en cualquier caso, debe tener más conexión con el involucramiento o no de las personas en términos de ciudadanos, en términos de trabajadores o en términos de  actores, en la vida política de nuestras sociedades. Si yo tuviera posibilidad de cambiar mis temas de interés actuales en materia de investigación, seguramente me imaginaría construir un proceso de investigación que trate de articular estas tres patas que acabo de mencionar, porque me parece que cada una tiene, no solo conexión, sino que se expresa recíprocamente en las otras. El que tiene poco interés en sindicalizarse, suele tener poco interés en ocuparse de las cuestiones del vecindario próximo y habitualmente, y a mi gusto por desgracia, tiene poco interés en tomar decisiones concienzudas y relevantes a la hora del voto, por lo tanto creo, que son tres patas que sin duda sería muy bueno que se junten, y se me ocurre que están bastante separadas.

Pregunta: O sea ¿que hay una relación de interés que se manifiestan en los distintos ámbitos?

Javier Lindenboim: Así es, en este caso sería la falta de interés ¿no?

Pregunta: Claro…

Javier Lindenboim: Pero bueno, es mi propia fantasía en todo caso ¿no?

Pregunta: No, es interesante para analizarlo más en detalle y para verlo, seguro que hay, es muy raro que no estén relacionados.

Respuesta: Así es, así es.

Pregunta: Bueno Javier, muchas gracias por el tiempo y por todas las explicaciones.

Javier Lindenboim: No, un gusto, ojalá que les haya podido ser de utilidad.

Pregunta: Mucho.

Javier Lindenboim: Bueno, chau Olivia, hasta pronto.

 

Share