Estamos mal pero ¿vamos bien?

Reportaje de Juan Manuel Barca para el sitio iProfesional

http://

 

 

Þ   Audio: Juan Manuel Barca para el sitio iProfesional

Þ   Duración Audio: 30 minutos

 

JL – Bueno, entonces el tema de los datos que salieron ayer son escasos ¿no? pero… y dudosos, pero cuál era la consulta…

 

JMB– Quería preguntarte cómo se podía explicar esta baja de desempleo y bueno, qué motivos le encontrás vos.

 

JL – ¿Aparte del dibujo?

 

JMB– Sí. Hay opiniones en relación también a eso ¿no? a si es dibujo o no.

 

JL – Sí, si me ayudás un poquito de cuáles son las opiniones para armar la propia, porque yo no miré más que el hecho extraño de que hubiera una disminución de la tasa de actividad y disminución de la tasa de desocupación. Lo primero no es extraño porque hace como tres años que viene declinando la tendencia declinante de la tasa de actividad.

 

JMB– Sí.

 

JL –Venía hasta ahora acompañado de un descenso también de la tasa de empleo y esto, en este último dato hay un décimo, dos décimos de la suba de la tasa de empleo que se compensa con la caída de desempleo. La verdad que desde el punto de vista del resto de las condiciones generales que uno conoce de la economía, de la demanda ocupacional, de la situación de la industria, etc. no hay cosas que puedan hacer entendible este dato.

 

JMB– Sí.

 

JL – Y por eso uno hace ya el chiste para no llorar, de que la única explicación plausible es que no tuvieron mucho cuidado al hacer el dibujo, o lo tuvieron el cuidado porque lo que querían es que los números dijeran esto. Para mí ya sabemos que hace varios años que el llamado empleo del sector privado está estancado.

 

JMB– Sí.

 

JL –Que la información de INDEC dice que el dinamismo pasa, por lo menos hasta el trimestre anterior porque esto vamos a ver qué pasa cuando den las bases usuarios ¿no? El comportamiento dominante era de los asalariados dependientes del estado y los cuentas-propias, en este caso no sé a qué lo atribuyen … porque hay en las cifras de este año, equivalen a un aumento de ciento y pico de miles de puestos de trabajo ¿no?

 

JMB– Sí, sí, ciento cuarenta mil empleos o mejor dicho, ocupados…

 

JL – Sí.

 

JMB– Y después en la tasa de actividad, ahí hay una cosa que no termino… que te quería preguntar ¿no?

 

JL – ¿Qué cosa?

 

JMB– Que no termino de entender. Mirá, cuando uno compara, los porcentajes marcan que se redujo 0.3 décimas…

 

JL – Sí, pero el número absoluto te aumenta.

 

JMB– El número absoluto aumenta justamente unos treinta y seis a cuarenta mil…

 

JL –Bueno, yo no… lo que te voy a decir ahora no está tamizado por haber hecho el ejercicio que te propongo ahora yo mismo con la escasa información producida pero me refiero a lo siguiente…

 

JMB– Sí.

 

JL – Vos sabés que hace dos años el INDEC informó que, según ellos, como consecuencia de los resultados del censo de población del 2010 tuvieron que hacer un reajuste de la llamada población de referencia. La población de referencia es el universo poblacional que le asignan a cada aglomerado relevado por la EPH y por lo tanto al conjunto urbano EPH respecto del cual, aplicando las tasas que dicen haber encontrado, se determinan las magnitudes de población activa, población ocupada, población desocupada.

 

JMB– Sí.

 

JL –Entonces el tema es que estos descensos pequeños de las tasas, por ejemplo de actividad, aplicadas a una población que según ellos está creciendo un poco más rápido de lo que sabíamos que venía creciendo, que era más o menos 1% anual, eso es lo que explica esta contradicción, que caía un poco la tasa pero el volumen total aumenta. ¿Por qué? Porque aumenta el universo poblacional respecto del cual esta tasa se aplica, ¿se entiende?

 

JMB– Sí.

 

JL – Entonces mi punto a este respecto es; desde 2003 hasta el segundo trimestre del 2013 los datos son razonablemente comparables; en lo que hace al tercero y cuarto de 2013 y primero y segundo de 2014 comparadas para atrás no sirven y lo que se puede empezar a comparar con los datos posteriores es la del segundo trimestre del 2014 porque ya hicieron todos los ajustes y cambios en el nivel de población y en el diseño de las muestras los que luego se continuaron aplicando para acá. Con lo cual no podemos comparar lo reciente con lo anterior a las modificaciones… ¿te acordás cuando el gobierno, primero dijeron que era cuatro millones de nuevos puestos de trabajo, después a alguno se le ocurrió que había que subirlo y la presidenta empezó a decir que eran cinco?

 

JMB– Sí.

 

JL –Y el año pasado empezaron a decir que eran seis. Bueno, eso es mentira total. Si vos tomás los datos de EPH hasta el momento en que se pueden comparar que es lo que te estoy diciendo, hasta mediados del 2013, el universo de población es de dos millones y pico para la EPH, que expandidos al país, da cuatro millones. De esos cuatro a lo largo del 2014 con la caída de las tasas de empleo que el INDEC informó, debe haber disminuido en varios centenares de miles de puestos de trabajo, cosa que se chequea con una encuesta que no es la permanente de hogares sino que es la encuesta anual de hogares urbanos (EAHU) que se hace una vez al año alrededor del mes de septiembre de cada año, es decir más o menos coincidente con el tercer trimestre de cada año. Lo empezaron a hacer en el 2010 y el último que se hizo fue en el 2014. Si vos mirás esa encuesta del 2014 contra la del 2013 cuando ya en el 2013 habían hecho este procedimiento de ajustar la población total…

 

JMB– Sí.

 

JL – Y tomás el 2013 contra el 2014 te dá casi cuatrocientos mil empleos menos, dicho por la EPH, no por la EPH, por la EAHU

 

JMB– Pero comparando con la EAHU contra…

 

JL –Contra sí misma…

 

JMB– Contra sí misma del año anterior.

 

JL – Exactamente. Por qué hice este cálculo; porque ya en el 2013 la EHU ya había hecho la incorporación – por lo menos lo que dicen los informes – que ya le aplicaron los nuevos valores poblacionales resultantes del censo del 2010. Por lo tanto si yo comparo 2013 y 2014 estoy comparando peras con peras y no peras con manzanas, por lo tanto es válido visualizar ahí que cae cuatrocientos mil ocupados el volumen de empleo del total urbano, porque esta encuesta quiere representar no sólo a los treinta y un aglomerados sino a todo el universo urbano argentino. ¿Está bien? Con lo cual si el total era cuatro millones – ponele – con buena voluntad, cuatro millones y medio lo que había subido en diez años, en un año había caído el 10% de eso. Había caído cuatrocientos mil puestos de trabajo, esto es lo que uno puede decir para el conjunto. Ahora, de comparar el dato de este año con el del año pasado ya la tasa de crecimiento de la población ya no se sabe cuál es la que están aplicando, yo creo que se fueron de mambo con el dibujo, yo creo de verdad que lo que quisieron fue disimular lo que mostraban las tasas y entonces inflando el universo de población, se compensa la caída de las tasas por esto que decíamos hace un ratito. Por lo tanto ya hicieron tal zafarrancho que decidieron; bueno, seguimos por este camino. Y me parece que si esto siguiese así, si nadie pusiera orden en las estadísticas públicas, en un par de años el nivel de población y por lo tanto de ocupación, etc., que dé la EPH va a tener poco que ver con la realidad concreta porque me parece que están aplicando tasas supuestas de crecimiento de población muy extrañas, con un agregado que dicen haberlo obtenido…

 

JMB– ¿Lo raro en la tasa de crecimiento de población qué sería?

 

JL –Que dos o tres décimas más anuales, te van inflando un globo… Es decir, Argentina nunca tuvo tasas extraordinariamente grandes después de los períodos de fuerte inmigración, tanto sea inmigración europea entre fines del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX como particularmente de los países limítrofes y un poquito europea después de la Segunda Guerra Mundial, eso hizo que ya dentro de los últimos cincuenta años la tasa de crecimiento fuera permanentemente declinando hasta llegar en la última década del siglo XX a una tasa entorno del 1%, muy parecida a la tasa de crecimiento promedio de la población europea.

 

JMB– Sí.

 

JL – Ahora dicen que, y no hay evidencia suficiente en la argumentación oficial que es escasa, para que se justifique que hayamos revertido esa tendencia declinante del aumento de la población y que en lugar de estar alrededor del 1, está alrededor del 1.2 o 1.3. Uno dice, una décima no es nada pero pensá que es una leve inflación año a año, a lo largo de un decenio estamos en 5-6-7% por encima de lo que presumiblemente haya ocurrido, con un agregado; dicen que habrían detectado en el año 2010 que la estructura por edades de la población no era como se creía y entonces se ajustan hacia un mayor peso relativo de la población joven y un menor peso relativo de la población mayor, cosa que yo hasta ahora no he encontrado ningún trabajo de demógrafos que me expliquen cuál puede haber sido la razón para que se haya producido ese cambio. Es un cambio que explicaría que la proporción de viejos protegidos por el sistema de previsión es mayor del que ya está anunciado, que es muy alto, y la protección de los chicos con la AUH es menor que la anunciada porque habría que poner en el denominador más chicos que los que se computaba hasta hace un año y pico atrás, entonces todo este laberinto lo ha hecho el INDEC, la única responsabilidad es del INDEC y la principal responsabilidad es que no sólo no han consultado con especialistas del ámbito profesional de la demografía, de la sociología, de la economía, de las ciencias políticas, como siempre el INDEC hizo cuando se hacía un censo, sino que lo han hecho a las escondidas y las explicaciones son indemostrables ¿si? entonces este es el contexto en el cual que vos quieras explicar un aumento de treinta y pico mil puestos de trabajo que te encontraste, es casi una tarea risueña porque estás en medio de un tembladeral y tenés que tener cuidado que no te trague la ciénaga porque estas cosas que yo te estoy comentando son las que nos decimos los que nos dedicamos a estudiar estas cosas y que no encontramos explicaciones.

 

JMB– Claro.

 

JL –El mes que viene se hace una reunión de la asociación de estudios de población en Salta, hay una mesa que va a estar dedicada al tema de la producción de estadísticas públicas en el ámbito de población y hasta donde yo conozco, hay varios trabajos que atacan algunos de estos elementos, algunos inclusive que hacen una propuesta de cómo resolver la incomparabilidad de la serie que empieza a mediados del año pasado con la serie que teníamos antes. Bueno, pero todo eso te lo puedo contar dentro de unos días cuando se haga el evento.

 

JMB– Claro, está bien, está bien. ¿Y vos por casualidad hiciste el cálculo de cuánto te daba el crecimiento poblacional?

 

JL – No.

 

JMB– De este dato último que salió.

 

JL –No, no, no me metí, esto salió ayer, me llamaron un par de colegas en la mañana de hoy pero estoy corriendo por otros motivos, no me ocupé.

 

JMB– Claro, claro, está bien, te preguntaba por saber igual porque…

 

JL – No, no…

 

JMB– Lo que yo estaba calculando recién, ¿puede ser que me dé una variación del 0.97%?

 

JL –A ver…

 

JMB– Comparando total de población contra total población…

 

JL – Es medio raro porque lo habían inflado efectivamente, habían inflado el ritmo ¿no? Entonces ahora sería volver a declinar y no se entiende por qué, habría que ver si en el informe al final en la letra chiquitita no hay alguna alusión a esto, pero si da 0.99 te das cuenta que va en contra de lo que hicieron porque hicieron un ajuste…

 

JMB– Sí.

 

JL –Los valores anteriores de los informes de prensa, hasta mediados del 2013, venían registrando – cuando tengas un rato metete y vas a ver – que la población interanual subía aproximadamente en el 1%, que es más o menos esto que vos me decís, 0.99.

 

JMB– Sí.

 

JL – Y entonces el lío que hicieron es que si vos comparás datos de un año con respecto al siguiente, una vez que efectuaron este ajuste en lugar de aumentar la población 1%, aumentó 4%. El argumento era que como había que ajustar la proyección, unas tres décimas por año más o menos les daba tres puntos adicionales en una década.

 

JMB– Sí.

 

JL –Pero eso significaba que según ellos la población tenía que haber estado creciendo a 1.3, si ahora vuelven a decir que crece al 1, vos sabés que los cambios en los índices demográficos no se dan de un día para el otro…

 

JMB– Claro, claro.

 

JL – Entonces es un lío mayúsculo porque lo subieron diciendo que estaba mal antes, ¿y ahora vuelven para atrás? Todo esto estoy reflexionando a partir de lo que me acabás de mencionar.

 

JMB– Sí.

 

JL –Mi primera reacción es; si esto es cierto, es la mejor demostración de que antes me mintieron, que cuando subieron la población sólo la habrían subido o porque son ineptos o porque querían disimular la caída del empleo o lo que es posible, por las dos razones.

 

JMB– Claro. Y lo que vos me dijiste antes, por ejemplo, de la EAHU, vos me comparaste 2013 con 2014 pero no mencionaste 2015…

 

JL – No, porque eso se hace en septiembre y los datos están entre diciembre de este año y enero del próximo.

 

JMB– Ok, tenés razón, está bien. O sea que todavía no hay datos disponibles nuevos…

 

JL –No, no, no, de la EAHU porque la van a hacer ahora en septiembre y la procesan durante tres meses más o menos …. Mirá, la información del año pasado salió entre gallos y medias noches, vos viste que entre Navidad y Reyes últimos, casi no hubo días laborables para la administración pública…

 

JMB– Si.

 

JL – ¿Te acordás?

 

JMB– Sí, si…

 

JL –Sí, no, no, pero dos semanas, en dos semanas hubo un solo día hábil que fue el 29 de diciembre. Ese día fue el que publicaron el informe del año 14 que si lo comparás con el 13 da caída de cuatrocientos mil puestos. Yo no creo en los fantasmas pero que los hay, los hay, por ahí lo hicieron ese día cuando nadie iba a estar atento y yo lo descubrí de causalidad meses después porque yo no me había percatado que lo habían publicado justamente el único día hábil en dos semanas entre Navidad y Reyes.

 

JMB– Claro, está bien. Lo que hablamos al principio de la PEA, de esta diferencia entre la tasa y el número absoluto…

 

JL – Y tiene que ser…

 

JMB– Se puede decir que es una compensación o no lo ves…

 

JL –No, no, porque vos decís… A ver, lo que habría que hacer es un ejercicio algebraico de la caída de la tasa de actividad versus la suba de universo poblacional, 1% es más que 0.2 que cae la tasa de actividad, no me acuerdo.

 

JMB– 0.3

 

JL – 0.3.

 

JMB– 0.3 cae la tasa de actividad.

 

JL –Bueno, 0.3 respecto de 1 es menos que el peso de la tasa de actividad que es 40%, 40 y pico por ciento.

 

JMB– Claro, está bien.

 

JL – En teoría, te lo estoy diciendo de memoria sin el lápiz en la mano pero la suba de la población es significativamente más fuerte que la caída de la tasa y entonces es una tasa menor pero sobre una población mayor, puede dar un poquito más, no mucho pero un poquito.

 

JMB– Está bien.

 

JL –Digamos, no es conceptualmente imposible.

 

JMB– Ok, eso es lo que quería tener claro. Y una cuestión más te pregunto. Por ejemplo, no sé, lugares como Chaco que es uno de los que más se habló…

 

JL – 0%

 

JMB– Claro

 

JL –Bueno, eso es indignante. Digamos, es una tomadura de pelo para todo el mundo empezando por los chaqueños.

 

JMB– Pero algunos economistas dicen; bueno, eso se puede explicar por el lado de que la gente dejó de buscar laburo, y ya de por sí tienen una de las más bajas…

 

JL – Sí, todo el norte

 

JMB– De actividad.

 

JL –Sí, todo el NEA y el NOA, eso es histórico, tienen tasas de actividad y particularmente de empleo comparativamente al resto del país, muy baja. Eso desde  hace décadas.

 

JMB– O sea, no es un problema de ahora.

 

JL – No es que… ahora pudo haber habido una disminución de unas décimas pero digamos que la tasa de actividad promedio ha estado habitualmente en torno del 40% y en el norte estaba en torno del 30.

 

JMB– Claro.

 

JL –Te estoy hablando en cifras redondas. Esto puede tener múltiples interpretaciones, hay mayor peso relativo en las provincias del norte que en las zonas más pampeanas o metropolitanas que pueden dar lugar a una población proporcionalmente más dedicada a actividades rurales donde es menos captable la actividad económica y por lo tanto la ocupación. Digamos, podés hacer una serie de reflexiones que expliquen una parte de la menor proporción de activos o de ocupados en algunas provincias del país, pero cualquiera sea la explicación no es algo novedoso ¿si? Lo que sí es imposible de admitir…

 

JMB– Sí, el cero…

 

JL – Es que sea cero, digamos que es un chiste. Y si no es que computan como ocupados a gente que puede no estar ocupado o que directamente lo computan como inactivos a los desocupados que hayan encontrado, pero eso ya no se puede chequear porque es tan escasamente transparente la información del INDEC que si hacés el supuesto de que las cosas están bien hechas, tenés que buscar alguna explicación que desde el punto de vista económico, social, etc., no se la puede encontrar para que una provincia como Chaco donde sabemos la pobreza, las necesidades, etc., no se puede entender que no haya desocupados. Digamos, es un misterio insondable. Y si partís del supuesto de que te están mintiendo, entonces ya directamente ni mirás los datos.

 

JMB– Sí. Lo otro que me llamó la atención era uno más que te quería comentar que era el tema de, por ejemplo Santiago del Estero ¿no?

 

JL –Sí.

 

JMB– Y yo lo comparaba… la variación de las tasas ¿no? y en el caso de desempleo hay una variación de, no sé, 75% en un año, algunos economistas dicen; bueno, no, pero eso puede ser porque al ser tan baja la tasa de actividad…

 

JL – Claro, ahí puede haber un problema estadístico por la muestra.

 

JMB– Claro.

 

JL –Digamos, como cada trimestre se va cambiando una parte de la muestra, entonces si la muestra fuese pequeña, cosa que se supone que no puede estar afectando de tal manera, pero es hipotéticamente pensable que al remplazar un cuarto que se va por un cuarto que viene – un cuarto de la muestra – por un cuarto que viene y este nuevo cuarto no sea población estrictamente similar a la de los encuestados que ya no mirás, entonces puede llegar a pasar pero para que la diferencia sea de la importancia que vos mencionás, me da la impresión que hay un problema con la encuesta.

 

JMB– Claro, porque en números absolutos me daba que bajó la desocupación, pasó de ocho mil desocupados a dos mil desocupados, o sea que en un año entiendo que seis mil personas o encontraron trabajo o dejaron de buscar ¿no?

 

JL – Sí. A ver, nuevamente, en teoría no es imposible, lo que pasa que uno se pone a pensar cuáles son las condiciones para que a lo largo de este último año que todos hemos llorado por los problemas económicos, el estancamiento, etc., el gobierno le ha echado la culpa al mundo que se cayó encima o a Brasil, etc., y en ese contexto en una provincia en donde lo único que tiene algún dinamismo es el sector estatal haya caído en un 75% el volumen de desocupados no es fácil de entender.

 

JMB– Claro.

 

JL –Pero digo; yo no puedo poner en tela de juicio esos números específicos, yo estoy considerando globalmente la cuestión ¿no? Y podría ser que tanto Chaco como Santiago del Estero sean ilustraciones de la ineptitud o de la falacia o de ambas cosas como decíamos antes.

 

JMB– Y Javier, una última consulta. Respecto del desaliento, ¿vos qué importancia le das? O del tema del crecimiento de los puestos de trabajo en la construcción y el empleo público, como para compensar todos estos…

 

JL – Sí pero la construcción no están los datos que publicaron ayer.

 

JMB– No, no, no, esos están en INDEC en otra parte que yo, según lo que vi, se crearon veinte mil.

 

JL –Sí, mientras no sean como los datos de comercio exterior que los inventan por un lado y los desmienten por otra estadística de INDEC, porque los puestos de trabajo de la construcción se pueden medir en la EPH.

 

JMB– Sí.

 

JL – Por eso yo decía que había que esperar a las bases usuarias para poder hilar más fino.

 

JMB– ¿Con las bases usuarias, a cuáles te referís?

 

JL –A las bases completas donde están todos los entrevistados, uno por uno, y se les aplica los ponderadores para transformarlos en equivalentes poblacionales, con lo cual llegás al total de población o de activos, o de ocupados, o de desocupados que te están poniendo en este resumen.

 

JMB– Sí.

 

JL – Todo eso es el resultado de una base inmensa, de miles y miles de entrevistas. Todo eso trimestralmente construyen una base que se llama base usuaria que los investigadores pueden acceder… son las bases usuarias que estuvieron secuestradas durante tres años, en 2007, 2008 y 2009 y después las volvieron a poner en circulación pero con algunas modificaciones de criterios de compilación y de provisión de datos. Pero bueno, esas bases usuarias no están, están un tiempo después del informe como el que salió ayer, que es un informe de prensa y es con eso que podés mirar a nivel de ramas. Con lo de ayer no podés saber nada porque no hay desagregación.

 

JMB– Sí.

 

JL –Entiendo que en el informe, no me acuerdo pero en el informe de prensa ni siquiera hay división por género.

 

JMB– No.

 

JL – Todo eso; por género, por rama, por categoría ocupacional, todo eso lo podés…

 

JMB– ¿Rama te referís a rama de actividad?

 

JL –Claro.

 

JMB– Bien. Eso quiere decir que…

 

JL – O por categoría ocupacional ¿no?

 

JMB– Claro. Está bien.

 

JL –Bueno…

 

JMB– Bueno, te agradezco mucho por el tiempo.

 

JL – De acuerdo, ¿vos vas a sacar algo, dónde?

 

JMB– En Iprofesional pero bueno, ahora estaba en la fase de entrevistas.

 

JL –Está bien, avisame o pasame el link cuando lo tengas.

 

JMB– Dale, cuando lo tenga te lo mando y bueno, te agradezco por ayudarme a entender un poco mejor esto.

 

JL – No sé si te pude ayudar mucho pero bueno, es un gusto.

 

JMB– Igualmente, yo sigo lo que vos escribís y publicás en el tema.

 

JL –Bueno.

 

JMB– Bueno, Javier, gracias por todo.

 

JL – Un abrazo.

 

JMB– Un abrazo.

 

JL –Chau.

 

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.