Los nuevos datos sobre empleo

Reportaje de Maximiliano Montenegro, Al Máximo, Radio Latina FM 101,1

http://

 

Þ   Audio: Maximiliano Montenegro, Al Máximo, Radio Latina FM 101,1

Þ   Duración Audio: 14 minutos

 

MM– Los diarios publican la difusión que dio ayer el INDEC de los índices de desocupación del segundo trimestre del año y según el INDEC el desempleo bajó del 7,5% al 6,6% ¿no? que es una baja – dice el INDEC – de la tasa de desocupación, 6,6% más baja en los últimos veinticuatro años y bueno, hay muchas dudas respecto a este índice de desocupación teniendo en cuenta que el año pasado la actividad económica cayó alrededor del 2%, algunos dicen un poquito más, y este año hay un crecimiento muy módico, entre 0 y 1% ¿no?. La industria lleva veintidós meses de recesión hubo cierta recuperación en los últimos meses en la construcción pero también venía de una recesión muy fuerte, digamos que no se ve dónde está la creación de nuevos puestos de trabajo que, según el INDEC, están localizados fundamentalmente en el Gran Buenos Aires que según el INDEC desde el último año, segundo trimestre de este año según el segundo trimestre del año pasado se crearon ciento veinticinco mil puestos de trabajo en el Gran Buenos Aires… Bueno, ahí estuvo localizada la mayor creación de ocupación en el último año. Está en línea Javier Lindenboim, que es director del CEPED, investigador del CONICET, de la Universidad de Buenos Aires. ¿Qué tal Javier, cómo estás?

 

JL –Muy bien Maxi, qué tal.

 

MM– Bueno, ¿le creés a estos números, los estuviste viendo, analizando?, ¿por qué el INDEC dice que la desocupación sigue reduciéndose, sigue bajando?

 

JL – Yo desafortunadamente no tengo forma de resolver los interrogantes que vos muy bien planteaste porque la opacidad relativa a la tarea de creación de información estadística por parte del gobierno nacional a través del INDEC es tan grande que se expande una ola de incertidumbre sobre cualquier cosa que el INDEC informe. Eso en primer lugar. En segundo lugar, así como el año pasado el INDEC no se dignó a explicar claramente cuáles eran los números que debían compararse cuando varios investigadores hablaban de una caída importante del empleo, el INDEC en sus cifras oficiales eso no lo registraba, de manera que parece cada vez más haber una distancia muy grande entre las percepciones por otros medios que los ciudadanos podemos hacer y lo que proporciona el INDEC. Efectivamente es inentendible que en este contexto de retracción económica o por lo menos de estancamiento haya posibilidades de imaginarse que los problemas del mercado de trabajo transiten por un sendero favorable. Hay que mirar las cifras cuando salgan mas en detalle porque ahora lo que aparecieron son sólo las tasas y no la información detallada que uno tiene en las bases de usuario, eso será dentro de un mes o algo por el estilo, como para ver el contenido, a ver si se está produciendo algo que uno no logra percibir más allá de las dudas que la información oficial trae. Yo creo que no hay, no hay forma… Hace cinco años el INDEC dejó de diferenciar dentro de los ocupados a aquellos que eran – comillas – ocupados normales y los que estaban registrados como tales pero en realidad eran beneficiarios de algún tipo de plan llamado plan social, en realidad esto se hizo durante el período de mucha importancia del plan jefas y jefes de hogar. Pero desde el 2010 que no tenemos esa distinción proporcionada por el INDEC, de manera que las especulaciones que podemos hacer, por buenas o por malas razones sobre que el número de empleo y como contracara el de desempleo varíe en una dirección, en virtud de la eventual mayor difusión de este tipo de planes tampoco lo podemos sacar de los propios datos del INDEC, de manera que estamos en un tembladeral demasiado incómodo para poder proporcionar opiniones más o menos fundadas.

 

MM– Está bien, está bien. Resulta difícil a veces tratar de justificar con cierto rigor académico lo que publica el INDEC y en este caso lo publica en plena campaña electoral. Digo; este es el INDEC que subestimó seis años, siete años la inflación y que todavía lo sigue haciendo de manera…

 

JL –Exacto.

 

MM– Grosera pero no tan grosera como lo hacía antes ¿no? pero de manera vergonzosa. Este año el INDEC está mostrando una inflación del 15% y está cerrando los convenios laborales…

 

JL – Al doble.

 

MM– Y al doble, al 28-30%, entonces es raro, si eso ocurriera – lo que siempre decimos – la economía de consumo estaría volando y no estaría necesitando ni el “Ahora 12” ni las ayudas crediticias, ni esto, ni el otro…

 

JL –Exacto.

 

MM– Bueno, después es el mismo INDEC que dejó de publicar la pobreza y la indigencia, dos indicadores básicos sociales y que va a terminar el gobierno de Cristina sin dato de pobreza e indigencia porque claro, los que publicaba hasta diciembre del 2013 eran totalmente truchos.

 

JL – Así es.

 

MM– Eran en base a los datos truchos de la inflación. El tema del empleo, qué sé yo, no publican – como vos decís – cuando los académicos, que es tu caso, de la Universidad de Buenos Aires o de otras universidades tratan de ver las bases de datos tienen todo encriptado, los datos que anteriormente se podían consultar, hoy hay muy poca información para poder hacer un test de calidad, entonces la verdad que es difícil terminar creyendo algo al INDEC.

 

JL –Así es. Yo suelo utilizar un ejemplo que nunca fue desmentido, ni aclarado, ni explicado por el INDEC; a finales del 2008 cuando ya se empezaban a sentir los efectos de la burbuja financiera internacional y el gobierno lanzó el programa Repro para evitar los despidos en las empresas…

 

MM– Sí, que pagaban parte de los sueldos a condición de que no despidieran…

 

JL – Exactamente… y se armaron los programas para promocionar la venta de heladeras, la venta de autos, etc. Es decir, distintas medidas de parte del gobierno que daban cuenta y que eran explicadas por la situación internacional que era inminente que cayera sobre nuestra sociedad, en ese contexto en el que hacía más de un año y medio en que los datos de INDEC daban cuenta de un empleo totalmente estancado, en el cuarto trimestre del 2008 la información del INDEC dice que el empleo había aumentado doscientos cincuenta mil puestos de trabajo, cuando uno hurgaba era principalmente empleos precarios, es decir asalariados registrados por las estadísticas como asalariados sin cobertura, es decir que era la manera de inflar los datos sin ningún tipo de temor de que fuera contrastado con otro porque si daban aumentos de empleos asalariados protegidos se tendría que reflejar en los datos de ANSES.

 

MM– Sí, sí… digamos, una política en ese caso, los Repro que fueran importantes, ese año 2009 que fue un año de recesión, de caída muy fuerte, recesión corta pero muy profunda de la economía pero el INDEC ni siquiera reconoció esa depresión, esa caída en el nivel de actividad ¿no?

 

JL –Exacto, y no sólo eso sino que se hacen los Repro para evitar que caiga el empleo y el INDEC sale a decir de que había aumentado el empleo, cosa bastante inexplicable y eso siempre quedó ahí en el limbo, por lo tanto es enormemente difícil poder elaborar alguna idea sustentable que interprete estos números. Ahora, el gobierno parece que se queda contento con decir que la comparación de veintipico de años pero no sirve para mucho me parece este tipo de datos ¿no?

 

MM– No, no, evidentemente son otras estadísticas también truchadas por el INDEC. Yo sí tomo, me parece como alerta, porque a veces se dice; bueno, si uno toma como fuente a alguien que está trabajando – no sé – con Scioli, es decir con el candidato oficialista y bueno, esa persona te está mostrando algunos datos, es el candidato oficialista, es difícil que quiera decirte otra cosa distinta. Parece ser que eso tiene más validez, para mí no la tiene pero es la prueba si se quiere, de la política hoy en día ¿no? Pero bueno, Miguel Bein por ejemplo publica en el último informe de su consultora respecto al problema de empleo que hay en Argentina, una serie 2003-2013 respecto del crecimiento del empleo público y del empleo privado ¿no? y en este período, que ya está incluyendo dos años malos para empleo que son 2012, 2013 pero bueno, ese período todavía desde el 2013, en esa década, tenía un crecimiento del 2.5% el empleo privado y también un fuerte crecimiento en el empleo público ¿no? de 3.7% en esa década. Cuando tomás los últimos tres años, 2012-2014, en el 2012, 2013, 2014 tenés solamente 0.8% de crecimiento del empleo privado ¿no? y 2.3% del empleo público. Es decir, hasta Bein que es el economista de Scioli está diciendo que esta economía en los últimos tres años, en todo caso el empleo lo sostiene gracias a la creación de empleo público.

 

JL – Sí. Uno puede hacer alguna reflexión. Si esto fuese así por alguna circunstancias que podríamos dejar de lado por un momento para seguir el hilo de esto, pero estuviéramos ante la evidencia de que este incremento de la dotación aparente de empleados del estado está asociada al incremento significativo y a la mayor eficiencia en la prestación de los servicios sociales básicos que el estado tiene a su cargo, uno podría entender que hay alguna coherencia. Desafortunadamente las evidencias que tenemos mirando a nuestro alrededor no parecen estar explicando esto y entonces se le agregan a uno desde este costado más dudas aún a lo poco que hay de aumento del empleo registrado en las estadísticas oficiales que la del empleo estatal, es decir que estamos muy complicados para poder imaginarnos un futuro atractivo para nuestra sociedad. Yo creo que el tema este de la ausencia de estadísticas o la ausencia de estadísticas confiables que van de la mano, es una asignatura más que pendiente que nos deja esta década que se termina ahora con el gobierno de Cristina Kirchner, y yo no sé quién va a instalarse en el sillón de Rivadavia, pero si este aspecto no es tomado en consideración con seriedad y rápidamente, no que se resuelva pero que se encare rápido, vos fíjate que el ministro de economía hace un año y medio atrás hizo una conferencia de prensa que informaba de que había un nuevo IPC, qué sé yo, pero lo hizo sentado en un estrado con las dos personas que crearon falsas estadísticas a lo largo de todos esos años y quedaron ahí…

 

MM– Y están en ese lugar, Ana María Edwin y V Itzcovich

 

JL –Exacto.

 

MM– … que es el actual director del INDEC.

 

JL – Que sigue truchando los datos, como lo hacía antes.

 

MM– Sí, sí. Javier, gracias.

 

JL –No, por favor, un abrazo muy grande.

 

MM– Javier Lindenboim, director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET, fue profesor mío Javier Lindenboim, en Cuentas Nacionales. Llegué diez minutos tarde para entregarle un trabajo y tuve problemas…

 

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.