Las perspectivas del empleo en 2016

Reportaje de Delfina Torres para EL ECONOMISTA, realizado el 6-1-16

NOTA: Hay un problema técnico que impide escuchar las preguntas pero las respuestas están completas

La nota periodística se publicó el 9-1-2016 en EL ECONOMISTA

 

http://

DESGRABACION

DT– Cuáles son los factores que afectan lo que es la dinámica del mercado laboral?

 

JL –Bueno, es difícil imaginarse que los factores sean distintos en un momento de otro, lo que cambian son las características de estos ¿no? como siempre, la demanda laboral depende del nivel y la dinámica de la actividad económica, entonces yo la pregunta la transformaría en; qué imaginación uno puede tener para predecir el comportamiento del ciclo económico y en ese sentido yo no sería original porque creo que efectivamente los primeros meses del año van a continuar con lo que tuvimos en 2015, que es un parate económico significativo en donde todo parece indicar que la dinámica expansiva del sector estatal va a ir poco a poco menguando. Yo no sé, no hay ningún anuncio claro de política oficial al respecto pero es de prever que no haya en la primera mitad del año razones para la expansión excepto que los sectores potencialmente inversores de adentro o de afuera del país consideren momento oportuno para retomar algo que hace años no tenemos que es un proceso de inversión productiva que apunte a dinamizar la actividad. La clave, me parece a mí, va a ser cómo desde el gobierno se va a manejar esta situación, sin duda muy crítica en términos de articular las demandas de los sectores contrapuestos del empresariado y de los trabajadores y de las propias necesidades de financiamiento y de depuración interna que el estado parece, a través de distintas actitudes de funcionarios oficiales, dispuestos a encarar, pero no le puedo ser más preciso porque no tengo otros elementos ¿no?

 

DT– (inaudible..)

 

JL –A ver, razonando en voz alta, digamos, una de las áreas en las que habitualmente cuando hay un cambio de orientación más sensible para bien o para mal, es el sector de la construcción que en los términos que estamos hablando es significativo por su fuerte relación con la demanda laboral y aquí – nuevamente – la clave va a estar… A ver, hasta donde se conoce las nuevas autoridades económicas dicen que debe estimular un fuerte proceso de inversión productiva por parte del sector privado y de acondicionamiento de infraestructura desde el punto de vista de la dinámica generada por el estado, aunque también requiere financiamiento de otro tipo. Eso, a mí juicio, está planteado en el horizonte pero me parece que la clave para que vaya iniciándose va a tener que ver con la medida en que tenga éxito el nuevo gobierno en tranquilizar las aguas y eso puede tener varios nombres y apellidos, si se arreglan las cuestiones pendientes en el sector externo, si los acuerdos necesarios desde el punto de vista interno, llámense como se llamen; la ex presidenta Kirchner en su momento lo llamó pacto social pero nunca lo llegó a materializar, si ahora todo esto empieza a tener visos de realidad, es posible que entonces el gobierno consiga; o fuentes de financiamiento directas o mediadas a través de otro mecanismo que pongan en marcha, por ejemplo… se habla de este plan famoso este Plan Belgrano por el cual han puesto al ex candidato tucumano a dirigirlo, que es extremadamente ambicioso, muy necesario para toda la mitad norte de la Argentina pero es absolutamente dependiente de las posibilidades de conseguir financiamiento. Creo que estamos dando vuelta alrededor de los mismos temas, me parece ¿no?

 

DT– y sobre los ajustes en el empleo estatal?

 

JL –A ver… Primero; creo que la irresponsabilidad con que se ha manejado en estos temas las autoridades que terminaron su gestión el 10 de diciembre era claro que apuntaba a generar un tembladeral después de su paso y esto es en lo que estamos. Uno puede querer menos o más o sentir menos o más afinidad con las nuevas autoridades pero creo que hasta cierto punto, con independencia de la orientación ideológica de las autoridades, hay que poner algún tipo de ordenamiento en esta alocada inclusión forzada de personal, vaya a saber con qué propósitos, dudo en pensar que sea con los propósitos más nobles de asegurar el empleo de gente que venía trabajando eficientemente hasta ahora. Me da que pensar de que hay mucha cosa espuria metida con la designación artificial y forzada de personal. Esa es una parte de la historia, la otra parte de la historia es que en Argentina hace cuatro años que no se crea empleo privado y lo que ha habido, poco pero lo que hubo de crecimiento nominal del empleo tuvo bastante que ver con el sector estatal, sea a nivel nacional, provincial o municipal como con el auto-empleo, el trabajo por cuenta propia, eso según los datos oficiales, dudosos pero únicos existentes provenientes de la encuesta de hogares, es lo que dicen los números, entonces también es cierto que si lo poco de empleo que se creó tuvo mucho que ver con el sector estatal, no me parece prudente patear el nido, como se diría, ¿no es cierto? Ahora, la cuestión es que creo que una parte muy importante de este incremento del empleo estatal general tuvo menos que ver con el nivel estrictamente nacional que con el provincial y el municipal. Toda esta vuelta me hace pensar que va a ser todo este proceso que estamos viendo en estos días, muy ruidoso pero de escasa magnitud relativa en términos del conjunto del nivel del empleo, ¿se entiende? Entonces de todas maneras va a haber buenas y malas defensas de los puestos de trabajo por parte de distintas organizaciones sindicales, algunas de las cuales creo yo que asumen correctamente la defensa gremial, y otros en realidad continúan su lucha política bajo otras formas. La lucha política para mí es algo muy noble del ser humano, lo que me parece perverso es cuando no se trata de lucha política en general sino exclusivamente en defensa de interés partidarios, de eso vamos a ver bastante en las próximas semanas seguramente.

 

DT– (…)

 

JL –Muchas gracias.

 

DT– (…)

 

JL –Adiós.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.