Nuevo libro HORA DE BALANCE – EUDEBA – 2015

“Papá, en esta casa siempre se come pan de ayer, ¿cuándo vamos a comer pan de hoy?”.
El padre responde: “Mañana, hijo, mañana”.

Tapa_LINDENBOIM_SALVIA_PREVIEW

De la Presentación:

Los estudios que se articulan en su interior abarcan aspectos propiamente económicos, las cuestiones socio-ocupacionales y las más amplias del funcionamiento de los hogares así como sus efectos sobre el mercado de trabajo, la dinámica socio-ocupacional, las fuentes económicas de bienestar y las oportunidades de movilidad social, cuyo detalle se proporciona en la parte final de este capítulo.

A través de ese amplio recorrido temático se busca dar cuenta de cómo, a pesar del fuerte crecimiento económico, la dinámica de la generación de empleo, la recuperación del ingreso, la caída del desempleo, el aumento del gasto social, etc., persiste en el sistema económico argentino un techo estructural de niveles salariales, “pisos” de pobreza y marginalidad estructural así como brechas sociales y excedentes absolutos de fuerza de trabajo a los que el modelo político-económico post-reformas liberales no logró fracturar.

Ver el texto completo de la Presentación

De las Conclusiones:

De esta manera, a pesar de ser la última etapa político-económica más próspera en general y para los asalariados en particular, en relación a otros períodos, el proceso de acumulación de capital no habría logrado remover sus limitantes estructurales, los cuales, como queda claro en la coyuntura reciente, siguen igualmente vigentes. La productividad promedio de la industria continúa creciendo por debajo de los estándares internacionales y su heterogeneidad interna se mantiene. Sin otras luces, la política económica estableció una forma específica de relación entre las fuentes de compensación, siendo esta relación la que explica tanto el período de expansión como el fracaso final del modelo. En este sentido, la necesidad de compensaciones no se ha reducido sino incrementado.
En este contexto, el deterioro del salario real de los trabajadores, como fuente extraordinaria de plusvalía, ha pasado a constituirse –una vez más– en el principal compensador de un sistema productivo heterogéneo, desarticulado e ineficiente.

Es por ello que, sin desconocer las mejoras socioeconómicas de la última década, cabe sostener la tesis según la cual los problemas del subdesarrollo no constituyen una función de las políticas de liberalización comercial o de compensación económica sino del modo en que se diagnostica, enfrenta y resuelve la reproducción ampliada de un modelo de acumulación dependiente, desigual y combinado generador de excedentes absolutos de población.

[embeddoc url=”http://notasdejl.com/wp-content/uploads/2016/02/1Hora-de-balance-18-6_p5-6.pdf”]

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.