Qué pasó en estos días en el INDEC?

A raíz del desplazamiento de Graciela Bevacqua, el periodista Ignacio Ostera, del Diario BAE me entrevistó el 16-2-16

En base a lo conversado elaboró un informe que puede verse en este mismo blog

http://

DESGRABACION

IO– ¿Se escucha bien?

 

JL –Sí, sí… Me dijo del Diario BAE pero no entendí quién era.

 

IO– Ostera, Ignacio Ostera es mi nombre, cómo le va.

 

JL –Ignacio…

 

IO– Ostera.

 

JL –Ah, Ostera, sí.

 

IO– Estaba en la política online antes….

 

JL – Me acuerdo.

 

IO– Ahora cambié de medio.

 

JL – Bueno…

 

IO– El tema es el desplazamiento de Bevacqua en INDEC

 

JL –Sí.

 

IO– Bueno, ahí hay como una pelea de Todesca y el Presidente que quieren sacar un índicedentro de dos meses, pero Bevacqua decía que era necesario como mínimo ocho, entonces le quiero consultar qué opinaba si se puede sacar un índice serio en pocos meses o qué tendría que haber hecho el Gobierno…

 

JL –A ver, es posible que la reconstrucción del terremoto que produjo la gestión anterior sobre las estadísticas públicas requiera más tiempo que el que la sociedad tolera, pero es una institución estatal que está enmarcada no en el deseo sino en la realidad política, entonces a mí me parece lo primero, que si algunos de los indicadores requerían mucho tiempo, no me parece que todos los indicadores requirieran una moratoria indefinida tal como se la planteó de entrada. Ese es el primer punto. El segundo punto yo no puedo evaluar desde afuera, por otra parte yo no soy un técnico en construcción de estadística, yo soy un usuario.

 

IO–Claro.

 

JL –Pienso antes que nada que si Bevacqua estaba al frente del IPC y hubiera vuelto al IPC, a lo mejor hubiera podido hacerse cargo mejor de la tarea, no tengo idea, en cambio de eso la ubicaron en una posición que a lo mejor le restó el tiempo que necesitaba para concentrarse en su área específica.

 

IO– Claro, antes se dedicaba solamente a IPC….

 

JL –Claro, y no volvió a eso, no volvió a ese, volvió a un cargo que es de mucha mayor responsabilidad.

 

IO–Claro.

 

JL –No sé la razón por la que se haya producido de esa manera pero ese es el dato. Digamos, uno lee los portales y dan lugar a confusión, no sé si por ignorancia o por mala leche, pero dicen; la que fue echada y volvió y ahora fue desplazada… sí, sí, pero volvió para una función de mucha mayor responsabilidad, lo cual no disminuye el problema pero lo posiciona en un lugar diferente que me parece vale la pena tenerlo en consideración. Desde el punto de vista práctico a mí me hubiera resultado más atractivo que en lugar de estar hablando de una, dos o tres personas hubiéramos encontrado en el mes de diciembre una decisión gubernamental que implicara la constitución de un equipo que se hiciera cargo de la reconstrucción del INDEC. Me parece que la gente que fue designada puso lo mejor de sí para tratar de ir construyendo ese equipo mientras desbrozaban el camino. Probablemente esta situación tan desgraciada que vivimos con el desplazamiento de Bevacqua, se pudo haber evitado, eludido si las cosas se hubieran encarado de otra manera, pero es como llorar sobre la leche derramada, las cosas se dieron de otro modo y no se puede volver atrás, pero no tengo otro elemento de juicio para opinar ¿no?

 

IO– Bien. Y respecto al apuro, digamos, del gobierno por sacar el índice lo antes posible, usted cree que esto es por el tema paritarias o cuál es la necesidad del gobierno.

 

JL –Yo creo… A ver, primero yo no lo sé, si existe o no existe, se dice que existe pero yo no lo sé, oficialmente nadie se ha hecho cargo de ese reclamo, en realidad el reclamo está más de afuera del gobierno. Yo no soy nadie pero yo soy uno de los que he escrito desde fines de diciembre, principios de enero, que no se puede vivir sin estadísticas, lo he dicho durante los nueve años de la desastrosa gestión anterior y lo sigo diciendo ahora porque no se puede gobernar sin estadísticas, los nueve años de la desastrosa gestión anterior y lo sigo diciendo ahora porque no se puede gobernar sin estadísticas, entonces yo no suscribo esa mirada chiquita de decir que es por A, por B, por C en términos de inmediatismos, yo creo que la gestión estatal lo requiere y creo que hay una indefinida o medio difusa demanda en algunos sectores más o menos enterados de las cosas en la sociedad que no encuentran explicación razonable a la no disposición de estadísticas, incluso yo creo que el anuncio de la utilización transitoria para fines legales del índice de la Ciudad y de San Luís, yo no leí la norma legal pero me parece que tiene algún problema porque no está claro si es una, si es otra, si es el promedio de ambas, yo por lo menos no lo tengo claro, pero en cualquier caso digo que me parece que es una necesidad más allá de la voluntad de cualquier funcionario, ni de Todesca, ni de Prat Gay ni de Macri, es una necesidad estatal, que alguien me puede decir; y pero Cristina Fernández demostró que se puede vivir sin estadísticas y que puede tener viceministros de economía como Feletti que ahora dicen cualquier tontería pero que prohibió a sus funcionarios en el ministerio de economía cuando era viceministro de economía, de usar otras estadísticas que las truchadas por el INDEC, quiere decir que alguien me puede criticar y decir; se puede gobernar un país… Yo creo que eso es relativamente en términos prácticos, verificable, en términos conceptuales es irracional pero además una cosa es manejarse con el dedo al viento para tomar decisiones cuando las circunstancias son absolutamente favorables y otra es como ahora, que la herencia que realmente han dejado los doce años del kirschnerismo son extraordinariamente penosas para el funcionamiento económico y para la vida social y para la vida política de la Argentina. Creo que en esos términos yo pondría la necesidad de las estadísticas pero imagino sin tener los datos porque no he tenido oportunidad de conversar con ninguno de los funcionarios avocados a ninguno de los ítems específicos, que a lo mejor se podría haber dicho; bueno, una cosa es lo que pasa con el índice de precios pero en términos de la encuesta de hogares vamos a revisar tal cosa y no vamos a suspender la continuidad de la publicación o la vamos a suspender por un trimestre y no más, qué sé yo, ser un poco más explícitos en términos de demostrar ante la sociedad que efectivamente no sólo se está trabajando sino que se está preocupado y se está haciendo eco de una demanda previa de la sociedad que necesitamos estadísticas, sino pareciera como que los reclamos preexistentes hubiesen sido solamente para la galería y yo creo que no es para la galería, es para el funcionamiento y para la gestión y es el punto desde el cual yo creo que debió haberse planteado la mayor velocidad en la resolución. Pero insisto, yo puedo equivocarme medio a medio porque no soy un técnico, yo no he construido un índice, no tengo autoridad para decirlo, lo digo como utilizador de la información y como cierto conocedor de las estadísticas económicas.

 

 

IO–Sí. Pero digamos, usted cree que el índice que salga ahora en dos meses puede ser no tan confiable como el que…

 

JL – Yo creo que no van a ser tan tontos de hacer una cosa inconveniente pero es probable que si las condiciones que tenemos hoy son las que va a haber dentro de dos meses o cuando aparezca el índice, podemos vaticinar que va a tener escasa credibilidad, y eso es lo peor que le puede pasar.

 

IO– Cómo me dijo… vaticinar qué… que no tenga tanta credibilidad.

 

JL –Claro. Y claro por todo esto que estuvimos diciendo, va a haber predominio de una mirada aún con buena intención pero de duda ¿no?

 

IO–Claro.

 

JL –Van a haber muchos que van a… digamos, ahora aparece muchísima gente que la verdad les debería dar vergüenza hablar, colegas míos que han salido a decir; Pero cómo podemos estar ocho meses sin estadísticas, gente que no abrió la boca en nueve años de la truchada de las estadísticas… tendrían que tener un poco de vergüenza antes de decir las cosas que dicen. Pero yo no pienso en esa gente, pienso en la gente común, pienso en los dirigentes gremiales, pienso en los dirigentes empresarios, pienso en los dirigentes políticos, que más allá que habrá mejores y peores, apuesto a que la mirada preocupada sobre un índice que aparezca en las condiciones tal como la visualizamos hoy, después del zafarrancho de ayer, no es muy propicia y si hay algo que el INDEC necesita es ganarse de vuelta la confianza que la intervención estúpida que se ha hecho con el INDEC destruyó. Esa confianza llevó muchos años conquistar en la población porque el INDEC, los datos, no los obtiene en una alcantarilla, tiene que entrar casa por casa y conseguir que las personas respondan fehacientemente. En estas condiciones no es fácil casa por casa cuando son encuestas de hogares o negocio por negocio cuando son índices de precios, cosas por el estilo…

 

IO– Sí.

 

JL –Me estoy refiriendo a eso. Eso es una tarea extremadamente relevante, importante, laboriosa, que efectivamente requiere tiempo, esfuerzo, energía, perseverancia y cosas como este episodio no van en la dirección correcta según mi honesto punto de vista.

 

IO–Bueno, Javier, le agradezco mucho.

 

JL –Bueno, Ignacio… así que ya no está más en la política Online.

 

IO– Así es, me cambié.

 

JL –Que sea con suerte el cambio.

 

IO–Le agradezco y si quiere después le mando por correo la nota

 

JL –Con mucho gusto, va a ser un placer.

 

IO– Así la pone en su página.

 

JL –Exactamente, muchas gracias.

 

IO– No, por favor, un abrazo grande.

 

JL –Chau.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.