El seguro de desempleo cubre a muy pocos…

El bajo número de beneficiarios del Seguro de Desempleo fue el motivo de la entrevista que me hicieron Ari Paluch y Claudio Zlotnik en EL EXPRIMIDOR que se emite por FM Latina 101.1 el 20-5-2016

 

http://

DESGRABACION

CZ –…Claudio Zlotnik y Ari Paluch, buen día.

JL –Hola, buen día Claudio, Ari, cómo están.

CZ – Bien, gracias. Javier, la primer pregunta. Se calcula que hay un millón de desempleados en la Argentina, solamente sesenta mil novecientas personas cobran el seguro de desempleo que se ha actualizado ayer. ¿Por qué tan poca cantidad de gente respecto de la cantidad de desocupados que hay?-

JL –Yo no tengo una respuesta precisa pero se pueden hacer algunas inferencias. Primero, en la estimación sobre la cantidad de gente desocupada no están sólo asalariados del sector privado protegidos y son sólo esos los que están en condiciones de solicitar el subsidio por desempleo, pero hay algo que me parece fácil de apreciar. Hasta ayer el seguro de desempleo era la escandalosa cifra de cuatrocientos pesos mensuales, imagínense cualquier oyente que el costeo de los viáticos para ir a hacer las inscripciones y las tramitaciones capaz que le lleva toda esa plata de un mes. Son las cosas de las que se disponen, no hay informes oficiales que analicen esta cuestión para dar una respuesta acabada ¿no?

CZ – Claro, y la otra cuestión es que hoy cuando el gobierno da a conocer la banda mínima y máxima del seguro de desempleo de mil ochocientos setenta y cinco pesos y tres mil pesos respectivamente, la pregunta que yo mencionaba era que era según la antigüedad dependía esa escala de seguro de desempleo. ¿Hay alguna variable más para tomar en cuenta?

JL –No, no, en principio el seguro es el del tope para los primeros meses y va declinando si transcurre una cantidad de tiempo, creo que los primeros seis meses es el tope mayor y en determinadas circunstancias puede llegar hasta un año y medio como extremo. Pero es básicamente eso, la presunción que hay detrás de la norma que ya tiene un par de décadas es que el tiempo debería jugar a favor de la posibilidad de encontrar una inserción laboral y una manera de estimular a esa búsqueda es que el seguro sea completo al principio y vaya declinando después.

CZ – Usted es un estudioso de las estadísticas, del sector laboral. Recientemente leíamos que hoy no hay números a nivel nacional de parte del INDEC pero sí números por ejemplo de la ciudad de Buenos Aires. En estos días leía una visión suya sobre cuál es la situación de trabajo aquí en la ciudad, porque leí también que había aumentado el desempleo, ¿está aumentando el desempleo, son las cifras alarmantes de las que se está hablando?

JL –La primera cuestión es suscribir la afirmación de que no tenemos información…

CZ – A nivel nacional…

JL –A nivel nacional, de todas maneras lo que puede estar refiriéndose, Claudio, es que ciertas interpretaciones de datos que además cuando son pocos es más propicia la posibilidad de equivocarse, si no tienen en cuenta que una cosa es la convicción política y otra cosa es el análisis objetivo de los datos, puede llevar a error. En particular es sistemático que en cierta parte del año la medición de la tasa de desempleo es más importante y esto ocurre a principio de año, y va declinando a lo largo de los trimestres en los que se calcula. La nota periodística que yo comenté lo que hacía presuntamente porque le parecía que era un mejor reflejo de la realidad o porque quería que los datos le digan lo que esperaba, que entre el cuarto trimestre del año pasado y el primer trimestre de este año había subido la tasa de desocupación, pero estas cosas hay que medirlas descontando el efecto estacional, es decir…

CZ – Hay que comparar el primer trimestre del 2016 contra el primer trimestre del 2015 y ahí cuando uno compara lo que ocurrió entre enero y marzo de este año contra enero y marzo del año pasado, ¿hay o no un salto…?

JL –En el caso de la ciudad no, no, no, creo que eran 0.2, dos décimas porcentuales…

CZ – 8.4 el año pasado….

JL – A 8.6, pero lo importante es que el mismo informe al que se hace mención en esa nota de la ciudad de Buenos Aires dice que tanto la tasa de actividad como la tasa de empleo aumentaron, es decir que hay más gente ofertándose en el mercado de trabajo y también hay más gente que ha conseguido trabajo entre un año y el otro…

AP – Perdón que lo interrumpa Javier, pero tanto que se habla… desde algunos sectores, básicamente del ex gobierno de que hay una ola incesante de despidos, y que hay que hacer algo contra los mismos, objetivamente la situación es preocupante porque si un argentino no tiene trabajo ya es para preocuparse pero objetivamente, ¿instalaron el tema con capacidad política para hacer creer que esto era así o realmente hay una situación muy preocupante en materia de despido en la Argentina?}

JL –Yo creo que hay un poco de las dos cosas. Primero han tenido la capacidad que usted menciona, yo no lo podría haber dicho más claramente pero además creo que no en términos de desempleo sino de al menos un par de aspectos la situación es complicada. Yo me refiero primero al tema de las suspensiones, de las cuales no hay un registro adecuado y es lo que puede generar lo que algún diputado mencionó como la sensación de desocupación. Cuando en una empresa empiezan a aparecer suspensiones la preocupación inicial de todo el plantel de trabajo, los despedidos y los no despedidos es que la empresa está tecleando y puede cerrar sus puertas. La otra cuestión indudablemente existente es que especialmente para los gremios que todavía no han renovado su convención colectiva de trabajo, el impacto de este importante aumento de precios que hemos tenido en estos últimos tres-cuatro meses hace que las penurias del sector del trabajo sean importantes.

AP – Claro, pero no es lo mismo que decir que ha incrementado notablemente el desempleo procedente de la ola de despidos y que por eso hay que propiciar alguna ley como la que se acaba de aprobar.

JL –Exactamente. Yo agregaría, si me da un instante, una comparación. En el año 2014 que fue el año que empezó con la gran devaluación que se hizo en enero de se año, etc., si uno toma no la encuesta permanente de hogares sino la llamada encuesta anual de hogares urbanos que también hacía el INDEC, el mismo INDEC que destrozó las estadísticas en Argentina, hacía un recuento anual para todo el universo urbano del país. Si comparamos el dato que ellos hicieron de septiembre del 2013 contra el del 14, la información oficial dijo que se habían perdido cuatrocientos mil puestos de trabajo y yo no vi a ninguno de los funcionarios de entonces y parlamentarios actuales que se hayan preocupado por encontrar una solución al problema del desempleo, con lo cual lo que estoy suscribiendo es su interpretación de que acá ha habido más una movida de carácter político, más allá que las intenciones puedan ser respetables, que una acción respecto de una realidad de la cual se conozca su gravedad, no la conocemos pero los indicios que tenemos no hablan de esa intensidad y por lo tanto el alboroto que se ha armado alrededor de esto me parece que hubiera sido mejor ponerlo al servicio de mejores causas.-

CZ – Más claro imposible Javier, gracias.

JL –No, al contrario, un gusto de haberlos saludado.

 

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.