El empleo a comienzos de 2017

Entrevista de Gimena Fuertes, Ida y vuelta, Radio Cooperativa, 27-2-17 sobre la seriedad del problema del empleo y desempleo desde el fin del Gobierno de CFK. Se corrobora la seriedad de la situación pero se marca que no difiere en exceso de comportamientos habidos en el último lustro.

 

http://

DESGRABACION DE LA ENTREVISTA

GF– … Javier Lindenboim, él es experto en empleo, director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo, el CEPED. Javier, buenas noches y todo el equipo de Ida y Vuelta te saluda, cómo estás vos.

JL– Muy bien, muchas gracias, cómo andan ustedes.

GF– Bien, muy bien, un poco preocupados por la situación que a partir de… en realidad enero, febrero de 2016 empezamos a vivir con mucha virulencia pero que se desarrolló durante todo el año pero en enero particularmente de 2017 también estuvimos experimentando que esta masividad, este fenómeno de masividad que se da en los empleos, en este caso que pasa a ser desempleo.

JL– Sí. El problema es serio, el problema es serio en particular para el empleo privado del componente asalariado, no así en el resto de los componentes, incluso en el sector asalariado la caída fuerte fue en el primer semestre del año pasado y luego empezó un extremadamente lento proceso de recuperación. Creo que hay una preocupación difundida sostenida en buenas razones pero tampoco es una situación cuando uno mira los nueve-diez-once primeros meses de cada uno de los últimos años, la dinámica del año 2016, es indudablemente negativa pero no es el único año en que hubo caída de empleo asalariado del sector privado. De todas maneras hablar de números por radio es una cosa demasiado complicada, sería bueno estar frente a una pantalla y poder mostrar un gráfico pero la idea que quiero transmitir es que comparto la preocupación que buena parte de la sociedad tiene pero digo; los números no acompañan la preocupación con tanto vigor.

GF– Ahora, a ver si coincide o si la percepción que tenemos es acertada o no, en un primer momento la mayoría de los despidos eran en el sector público y la justificación política y mediática que se daba era que eran empleos que no eran necesarios. Ahora, después cuando los despidos empezaron a tomar cada vez más volumen en el sector privado, en particular en el sector industrial que es muchas veces el motor del resto de las otras ramas de la economía, la explicación de la utilidad o no de ese puesto de trabajo quedó sepultada y ya la preocupación empieza a sentirse sobre todo en los centros urbanos más industrializados.

JL– Sí. En realidad el primer sector de impacto negativo fuerte y desde antes de enero del año pasado fue la construcción.

GF– Claro.

JL– Y luego se fue extendiendo al sector industrial, no tengo yo elementos de juicio para suscribir o no suscribir el argumento del ámbito industrial que indica que así como en los últimos diez-quince-veinte años el sector industrial giró entorno del sector automotriz, cuando el sector automotriz estornuda, el resto de la industria se resfría y el sector automotriz desde los finales del 2015 … vio disminuida fuertemente la demanda externa, particularmente la proveniente de Brasil por las circunstancias por las que atravesó y sigue atravesando nuestro país hermano, y aparentemente este es el núcleo básico del problema industrial que es, por derivación – como usted dice – por los nexos que tiene la actividad industrial, se fue extendiendo a otros componentes de la misma industria. Pero insisto que me parece que estamos todos extremadamente preocupados porque – como suele decirse – la economía no arranca, ese yo creo que es el núcleo principal de la cuestión en un contexto en que la política económica del gobierno no se manifiesta en ese sentido, en el sentido de que la industria arranque, tampoco ha sido visible en materia de la construcción, aunque hay una recuperación clara pero extremadamente modesta respecto de los anuncios y todo esto genera – creo yo con justa razón – una percepción de agobio en el sector del trabajo y no sólo en el sector del trabajo, digo; los que estamos en relación de dependencia o los que no lo están y viven en buena medida, alrededor de los ingresos que los asalariados de uno u otro tipo logran. Recién estaba mirando un informe del Centro CIFRA, que es el centro de la CTA de Yasky, conocida así y tiene otro nombre pero…

GF– Sí, sí…

JL– Diciéndolo de ese modo se entiende más fácil, donde dicen que hicieron unos cálculos para el primer semestre del 2016 que sin duda fue la parte peor del año…

GF– Sí.

JL– Y dice que la participación salarial en ese período fue sensiblemente más baja que la del año 2015 pero llamativamente el informe, el gráfico que presentan indica que el valor es exactamente el mismo que el de 2009 y 2011, incluso es un poco mayor que el del 2010, con lo que estoy queriendo abonar con lo que le decía al comienzo; la situación es indudablemente complicada pero me parece que los elementos informativos de que disponemos no alimentan una angustia tan generalizada como a veces uno escucha, lee u observa en distintas interpretaciones.

– Javier, cómo le va, Francisco YOFFRE. Hay un tema…

JL– Hola Francisco…

– En la generación de los puestos de trabajo y dicen o creo yo que dicen desde el actual gobierno que en relación había un desaceleramiento de la creación de empleo ya a partir del 2007-2008 por la crisis mundial que existe, y que el gobierno anterior lo que hizo para más o menos mantener ciertas fuentes laborales es meter mucha gente en el estado. Era un poco ese el esquema del actual gobierno, sobraba mucha gente, desde el 2012 el país estaba bastante frenado en lo que tiene que ver con su crecimiento y los metían dentro del estado. ¿Cuánto hay de cierto y cuánto hay de ficticio de parte de este discurso del gobierno actual?

JL– Más allá de lo que digan los funcionarios del gobierno, yo le puedo decir lo que escribí hace un par de días que salió una columna que después por mail se las puedo mandar y les puedo mandar la información.  Bueno, sabemos que al INDEC se lo destruyó no sólo con el IPC sino con otras cosas, incluida la EPH, por lo tanto el Ministerio de Trabajo, no el actual sino el anterior había dejado de usar la EPH y se había sostenido en la información de lo que se llama el SIPA ¿no?, el sistema integrado…

GF– La EPH Javier, recordemos, la encuesta permanente de hogares que es la que visita casa por casa para preguntarle un largo cuestionario a los vecinos, digamos…

JL– Tiene usted razón, eso es lo que debí haber dicho y no dije.

– SIPA, entiendo, usted corríjame, pero es de donde se obtiene información de carácter laboral pero que viene sobre todo de la AFIP.

JL– Exactamente, porque en realidad más que de donde proviene que es el que toma los registros que es la AFIP porque es quien recibe los aportes, es la información sobre la cobertura de los empleos asalariados o no, que comúnmente se los llama estar en blanco porque de un modo u otro se hacen aportes sobre esas remuneraciones o esos ingresos. Si uno mira esa serie para atrás, existe completa desde enero del 2012, antes que eso no está completa. Si uno mira la información del primer dato que hay, el sector público reunía de esos datos más o menos una cuarta parte, 23%, sin embargo si uno mira desde enero del 2012 para acá, quienes fueron los componentes que aportaron a la creación de empleo tanto asalariados privados, asalariados públicos, servicio doméstico o todos los llamados independientes que son autónomos, monotributistas, etc., en lugar de aportar como era su proporción en 23%, aportaron a la torta de empleos creados, regulares, registrados, en blanco, en un 50 y largo por ciento. Esta es una manera de corroborar el argumento que no sé quién lo dice pero que es efectivamente así, de que ha habido una participación del empleo estatal en el período reciente que efectivamente compensó en buena medida la no creación de puestos de trabajo asalariado en el sector privado porque el sector privado tenía más del 50% del stock en el momento inicial de este cuentito que estoy haciendo, sin embargo en todos estos años aportó nada más que el 8% del total de nuevos puestos. ¿Se entiende? Por lo tanto más allá de quién sostenga o con qué intención lo haga el esquema argumental que usted mencionaba hace un rato, efectivamente con estos pocos números que me animo a tirar por el teléfono creo que ilustra que eso es un proceso que efectivamente hemos venido atravesando en la Argentina en los últimos años y que incluso con la vapuleada encuesta permanente de hogares, esto de las visitas domiciliarias que decíamos recién, de alguna manera también se percibía que el dinamismo que hubo del 2002 al 2007 luego se aplanó en el período que va del 2008 al 2011 y de ahí para acá estamos en la situación que más o menos acabo de describir aunque lo que yo acabo de decir, no hay referencia al empleo precario, desprotegido o en negro, es la parte de la información que no tenemos.

GF-Gracias Javier por su tiempo y por su extensa explicación que nos viene muy bien para entender lo que está ocurriendo en nuestro país.

JL– Muchas gracias y que terminen bien el feriado.

GF– Gracias. Era Javier Lindenboim, experto en empleo, director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo…

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.