Cae la tasa de desempleo pero…

Entrevista de Federico Schmidt en el programa de Alberto Lotuf, Dicen que dicen, Radio Continental, Am 590, 19-3-2017

 

http://

DESGRABACION

FS- Desde la hora 9 estamos en dicen que dicen, el programa de Alberto Lotuf por Radio Continental AM 590 hasta las 11 de la mañana con toda la información como siempre. Uno de los temas que queremos incorporar para charlar tiene que ver con el tema del desempleo, la tasa de desempleo bajó al 7,6%, esto lo dijo el INDEC, esta cifra en principio parecería una buena noticia pero tiene que ver con que entre el tercer y el cuarto trimestre de 2016 disminuyó la cantidad de gente que busca trabajo. Hubo doscientos cincuenta mil demandantes de empleo menos, de esta manera son un millón cuatrocientos mil los desocupados en todo el país, entre los cuales quinientos mil viven en los partidos del Gran Buenos Aires. Para hablar de este tema vamos a hablar con Javier Lindenboim, economista y experto en relaciones laborales de la Universidad de Buenos Aires. Javier, Federico Schmidt es mi nombre. Buen día, cómo le va.

JL-Hola, qué tal, cómo están ustedes.

FS- Bien, gracias por atendernos Javier.

JL-No, por favor.

FS- Bueno, ¿qué significa esta cifra nueva de desempleo en el país?

JL-Significan varias cosas juntas porque en la información dada en la presentación yo solamente agregaría el hecho… dos cuestiones marcaria; primero, que habitualmente para este tipo de información hay que tener en cuenta que a lo largo del año el comportamiento del mercado de trabajo a través de sus indicadores es oscilante, hay lo que se llaman factores estacionales que empujan en distinta dirección en distintos momentos del año, por ejemplo al comenzar el año es habitual que haya una mayor proporción de gente, especialmente la gente que por primera vez pretende ingresar al mercado de trabajo que se ofrece, una parte de ese conjunto suele encontrar algún puesto de trabajo y quienes no lo logran abandonan el intento hasta comenzar el año siguiente. Este es uno los elementos con los que se suele ejemplificar el comportamiento estacional.

FS- Esto sería el factor desaliento, como se suele decir…

JL-En realidad con la idea de desaliento a lo que se está aludiendo es a algo más particular, puede tener el mismo resultado en cuanto a gente que deja de ofrecerse pero se le da una connotación distinta. Alude a gente que viene sistemáticamente buscando insertarse en el mercado de trabajo o volver a incorporarse y los sucesivos fracasos lo llevan a una actitud llamada desaliento por la cual deja de ofrecerse. Digamos, la expresión desaliento habla más de una situación esencialmente problemática del funcionamiento del trabajo. Lo primero que yo mencionaba puede serlo o puede no serlo, es simplemente la referencia a la rapidez o la demora con que los jóvenes logran hacer su primer pie en el mercado laboral.

FS- Claro.

JL-Eso tiene impacto en distintos datos, no sólo en la tasa de desempleo sino como usted decía en que haya menos ofrecimiento, con lo cual hay lo que en las estadísticas se llama tasa de actividad o tasa de participación, que es la proporción de gente que está con empleo o buscando activamente ocupación sobre el total de la población. Lo que sí es preocupante en este caso si uno compara con el trimestre precedente, es que hay una caída, leve pero caída de la tasa de empleo que es la proporción de la gente que tiene una ocupación respecto del volumen poblacional total. Pero insisto, lo primero que yo marcaría es que desafortunadamente, por la historia que tenemos de la destrucción de las estadísticas socio-económicas y no sólo esas en Argentina en los últimos diez años, el dato del cuatro trimestre del 2016 no lo podemos comparar como sería deseable con el cuarto trimestres del 2015.

FS-¿Por qué?

JL-Porque… bueno, el cuarto trimestre no sabemos si efectivamente…

FS- Ah, por los datos del INDEC del gobierno anterior…

JL-Exactamente.

FS- Ah, perfecto, perfecto…

JL-Claro, porque están…

FS- Las cifras del otro INDEC digamos…

JL-Exacto pero además ese mismo cuarto trimestre, incluso el tercero no fue procesado ni publicado… no sé si existe la información pero…

FS- O sea, es difícil comparar año con año por el tema de los diferentes sistemas de mediciones o directamente que no había… Ahora, para que se entienda, estamos hablando con Javier Lindenboim, economista y experto en relaciones laborales de la Universidad de Buenos Aires. Javier, la pregunta tiene que ver con que uno dice; 7,6%, saquemos de lado la crisis del país, saquemos lo que está pasando, ¿es un número comparable con otros países de la región o incluso del primer mundo?, ¿cómo estamos si uno lo analiza en frío a la cifra?

JL-En frio estamos en un punto intermedio. Nosotros llegamos a tener un par de puntos menos, en realidad ese par de puntos menos que decían las estadísticas, por esto que acabamos de mencionar, no tenemos certeza total de que hayan sido demasiado fidedignos pero en América Latina hemos venido bajando en el siglo XXI, así como pasó en las estadísticas de Argentina, hemos disminuido significativamente la tasa de desempleo y también otros indicadores que suelen ir paralelos como el de pobreza. En el caso… yo no tengo ahora los datos del resto de América Latina, pero estamos aproximadamente en el entorno de la media de la región latinoamericana, con respecto al primer mundo que usted decía, en Estados Unidos está más bajo y en Europa hay mucha heterogeneidad entre los países mediterráneos y los países centro-europeos…

FS- La sensación es que Argentina es más cambiante siempre, naturalmente para peor que en otros países, Europa está pasando por una crisis que por momentos esos números fluctúan mucho, ¿no?

JL-Exactamente. Sí, nosotros no sólo en empleo sino en varios atributos económicos o sociales, nuestras oscilaciones suelen ser muy virulentas, y yo no sé si tiene alguna correlación con el carácter de nuestro comportamiento económico, social y cultural en donde…

FS- Casi como el ser argentino ¿no?

JL-Sí, tendemos a irnos de un extremo al otro con demasiada facilidad y esto a veces arroja efectos muy perniciosos sobre porciones importantes de la población.

FS- Es un número analizado en frío ¿no? cuando uno habla de un análisis pero también la economía es una ciencia social, el componente psicológico a la hora de buscar trabajo, afecta ese… ustedes lo tienen esto analizado de alguna manera en cuanto a esa sensación de pérdida de dignidad que tiene la persona y que siente que está como arrumbado, que no puede más, ¿eso afecta a la hora de salir a buscar trabajo?, es decir, ¿ante una misma posibilidad, le quita esa posibilidad de obtener el puesto de trabajo?

JL-Sí, seguro que sí, yo no le puedo dar mayor detalle porque nuestra especialidad no transita por esos senderos pero indudablemente en la literatura se refleja de distinta manera esto, y en parte lo que hablamos al comienzo sobre el desaliento sería un modo de expresión… recuerden ustedes que mencionábamos antes, la sucesiva frustración en el resultado luego de la búsqueda de trabajo lleva a algunos individuos a dejar de ofrecerse, es una presión clara de un cambio de comportamiento producido por un desanimo impactante. Lo que pasa es que no sólo se trata de una cuestión de desanimo sino que muchas veces en algunos entornos familiares suele ser crucial la posibilidad de tener o no tener un ingreso estable, momento en el cual empiezan a aparecer como medidas transitorias, no de solución pero de paliativo, los mecanismos protectorios a través de distintas medidas de políticas sociales. Por ejemplo, los subsidios.

FS- Javier, le quiero agradecer muchísimo por esta comunicación con Radio Continental, nos pareció un tema muy importante para analizarlo con alguien que realmente sepa. Muchísimas gracias por habernos atendido.

JL- Gracias a usted por llamar, buen día.

FS- Hasta luego. Javier Lindenboim, economista y experto en relaciones laborales apropósito del nuevo índice de empleo o de desempleo que dice que bajó un poquito el desempleo pero claro, es porque también mucha gente dejó de salir a buscarlo.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.