Empleo y pobreza, datos en debate

Entrvista de Nestor Sulla, La usina, Ecomedios AM 1220, 11-3-2017

 

DESGRABACION


NS – La pérdida de puestos de trabajo en un difícil mercado de trabajo, subsiste? sigue latente esa amenaza? Estamos en contacto con Javier Lindenboim que es director del CEPED, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UBA. Javier Lindenboim, Néstor Sulla, buen día.

JL -Hola, qué tal, cómo están ustedes.

NS – Muy bien. Bueno, ¿cuáles son las cifras actuales del mercado laboral argentino?

JL -Primero permítame una pequeña aclaración. Uno siempre tiene la vocación de hablar del día a día pero la información disponible nunca es inmediata. En el caso de Argentina que hace ya un tiempo no tenemos buenos datos de la encuesta de hogares, de lo que hablamos periódicamente es de una información que trae un par de meses de rezago y que es la que corresponde al empleo registrado que publica mensualmente el Ministerio de Trabajo. De eso puedo hablar, de la información que había hasta el mes de diciembre pasado incluido y ahí lo que se veía era que en el sector de asalariados privados, el balance neto era extremadamente preocupante porque se habían perdido más de cuarenta mil puestos de trabajo, no así en el resto de las categorías que todas habían, a lo largo del año, mejorado. Lo peculiar – me parece a mí – es que a lo largo del año hubo una diferencia muy importante entre el comportamiento que hubo en el mercado laboral en la primera mitad del año respecto de lo que hubo en su segunda parte. La primera fue mucho más negra y la segunda empezó a mostrar indicios de recuperación, es decir de nueva demanda de puestos de trabajo.

NS -¿Cuáles son las proporciones de participación de puestos de trabajo?

JL -Bueno, en proporción no tengo acá los números pero en el total del empleo registrado en la primera parte se habían perdido unos ochenta mil puestos de trabajo y en la segunda parte, en cambio, se crearon ciento cuarenta mil puestos de trabajo. Esos son números absolutos. El total del universo al que corresponden estas cifras es de alrededor de doce millones, habría que hacer la cuenta para ver el porcentaje que es poco como cambio pero es significativo especialmente para las personas que se quedaron sin empleo o bien, que esto no está en las estadísticas, las personas que han sido objeto de un efecto negativo en el mercado de trabajo que no se registra en esta información y es quienes pueden haber sufrido suspensiones de distinta extensión temporal, y esto además de muchas veces significar una merma importante de ingresos para los trabajadores, lo que contribuye sin lugar a dudas es a crear un clima de preocupación y angustia en el sector laboral muy importante.

NS – Claro, esa es la… digo, esta es la tendencia negativa que se revirtió según dice usted…

JL -Según los datos del empleo registrado publicados hace diez días más o menos, sí…

NS – De todas maneras sigue habiendo preocupación de la gente sobre el tema.

JL -Sí, sí, es indudable y yo decía esto recién, lo de los despidos porque así como en el verano último se mencionó el… perdón, de las suspensiones, que estuvo bastante en el tapete, la cuestión de las suspensiones, si había mermado significativamente a lo largo del año, por lo que uno escucha, yo no hago encuestas y no tengo una información de primera mano… la cuestión de las suspensiones pareciera haber cobrado en este verano que estamos por concluir, o una vez más una importancia significativa y atribuyo a esto, el reverdecimiento de la preocupación por el empleo, ¿no?

NS – Claro, claro, bueno, muy bien, Javier Lindenboim, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UBA, muchas gracias.

JL – Gracias a ustedes, hasta pronto.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.