Empleo: ¿de dónde venimos y hacia dónde vamos?

Entrevista de Graciela Fernández Meijide en el programa ¿Por qué?, emitido por la Radio de la Ciudad, AM 1110 el 23-4-17

 

Parte 1

Parte 2

DESGRABACION

GFM – Bueno, buenas tardes. Buen domingo, tenemos un otoño, por lo menos un mes de abril que nos trata bien, esperemos que así sea y que también en la Feria del Libro de donde vamos a transmitir próximamente. Claudio Acevedo, gracias, es el que maneja la parte técnica, conmigo también está Pablo Marmorato, productor y compañero de mesa. Usted recuerde que el mail de contacto es porqueprograma@gmail.com. Pablo tiene algo que decir.

PM – Graciela, gracias a todos los oyentes y nos acompaña una vez más, como todos los domingos, Tenaris, producto y servicios para la industria argentina mundial, invirtiendo en el desarrollo de la Argentina, su industria y su gente.

GFM -El por qué de hoy tiene que ver con algo que nos preocupa a todos. Es por qué nos preocupa tanto el tema del trabajo, hay motivos suficientes, no los hay, de eso vamos a charlar. Se está desgrosando el camino, sigue complicado, son todas preguntas que siguen este por qué, y están con nosotros, nos acompañan para pensarlo juntos Javier Lindenboim, ya estuvo acá. Javier es economista, investigador del CONICET y profesor de la Universidad de Buenos Aires, dirige en esa universidad el Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo, el CEPED. Y José Anchorena es economista también y Secretario de estadísticas, estudios y políticas laborales del Ministerio de Trabajo de la nación. Queríamos alguien  del ministerio de trabajo que nos ayudara a pensar y cómo lo ven ellos. Buenas tardes, gracias por estar conmigo.

JA – Gracias Graciela por la invitación.

GFM – Querés empezar vos por lo visto… Contanos…

JL – Dejame decir gracias a mí también…

JA – No, las respuestas al por qué, obviamente es una preocupación y es un tema central de una sociedad ¿no? La cuestión del trabajo, del empleo sigue siendo lo central y tiene muchas aristas … en Argentina yo te diría que hay tres grandes aristas o dimensiones; la arista estructural que es, me gustaría que empezáramos metiéndonos por ahí ahora, que es sobre todo los grandes problemas, muy difíciles de resolver respecto al trabajo en el mediano y largo plazo, es decir problemas que vienen de por lo menos una o dos décadas. Después está la dimensión más coyuntural que tiene que ver con unos últimos años complicados del mundo del trabajo, yo diría los últimos seis-siete años, incluyendo el año pasado y que tiene que ver con políticas transicionales de cambio de régimen en varias dimensiones, sobre todo macroeconómicas pero también en otras dimensiones económicas y que se están llevando a cabo mirando hacia adelante. Y después tiene una dimensión que es la más discutida en el mundo, que estuve recientemente el año pasado en el G20 en China, ahora el G20 está sucediendo en Alemania, y el principal tema que se pone ahí es el futuro del empleo en el mundo y la Argentina obviamente tiene que dar respuesta también cuál va a ser el futuro del empleo argentino dentro de ese mundo, así que esas son las tres grandes dimensiones que yo veo para discutir sobre trabajo, empleo y.también ingresos..

GFM – Ahora yo quiero hacer una pregunta antes, si les parece. Más o menos en los 70 Robert Castell empezó a hablar del fin de la sociedad salarial y me parece que hubo muchos que lo entendieron, sobre todo sindicalistas de aquella época que ingresaron en la empresa, porque tenían idea de que cambiaba el mundo desde ese espacio, ¿no es cierto? ¿Esto forma también en la Argentina de ese cambio mundial estructural, a los cambios económicos?

JL – Yo creo que sí como en otros casos, en otras cosas las peculiaridades de Argentina, pero dejame decir que en mi opinión aquella aseveración de Castell, me parece que fue en algunos momentos interpretada, creo que con algún grado de error porque se interpretó literalmente y eso hizo pensar a muchos sindicalistas, ciudadanos comunes, académicos, políticos que efectivamente desaparecía el sector laboral en la sociedad moderna. Yo creo que si nos concentramos en Argentina lo que vemos es que esto no es lo que ha ocurrido, yo suelo usar un numerito muy sencillo. Al menos desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial, en la Argentina tres de cada cuatro ocupados son asalariados, qué es lo que sí cambió, cambió para peor la protección o en este caso aumentó la desprotección del sector del trabajo, que creo que es una de las cosas a las que aludía hace un rato José y que viene más que de los últimos diez-años empeorando significativamente en Argentina como en gran parte del mundo, la pérdida de la calidad laboral y en la actualidad, a mi modo de ver, presionado en el peor de los sentidos por esto que se está discutiendo también en el mundo que es la cuestión de la robotización, que es una enorme discusión en términos de si es cierto o no es cierto que se pueden preservar las fuentes laborales para la mayor parte de la población sobre la base de un incremento intenso de la tecnificación de los procesos productivos. Entonces creo que ni tan peludo ni tan pelado, decían cuando yo era chico…

GFM – Mi vieja decía; ni tan calvo ni con pelucas…

JL – Bueno, mejor, más elegantemente expresado, pero sí, yo creo que ese es uno de los puntos con un… si puedo, un pequeño agregado.

GFM – Sí, dale, dale.

JL – Argentina se caracterizó en estas últimas décadas en donde han pasado cosas muy distintas, con un crecimiento de la productividad media de la economía, por lo tanto un crecimiento de la productividad del trabajo, lo que pasa es que el nivel de la sociedad argentina en materia de productividad está lejos, y yo me animaría a decir que parece que cada vez más distante de la media de los países centrales. Es decir que estamos en desventaja mundialmente pero lo que se ha ganado en productividad si uno mira las estadísticas de participación del salario en el ingreso total, no se ha repartido compartiendo entre el capital y el trabajo sino en general con subidas y bajadas pero en general desfavoreciendo la participación del sector del trabajo, yo creo que ese sería…

GFM – Eso sería la redistribución, es complicada…

JL – A ver, para jugar con las palabras yo diría que la distribución es negativa para el sector laboral, lo cual hace más fuerte la necesidad de políticas redistributivas que a mí modo de ver actúan a partir de una determinación de disgustos sobre cómo resulta la distribución primaria y entonces qué hay que hacer desde las políticas públicas para morigerar al menos esta situación. Yo ubicaría esta cuestión estructural que decíamos hace un momento, con estas notas ¿no?

GFM – ¿José, tenés algo que agregar?

JA – Sí, digamos, nosotros…

GFM – Cuando hablás de nosotros hablás del Ministerio de Trabajo…

JA – Sí, y yo diría del gobierno nacional también en el sentido de la visión sobre los problemas estructurales. Tenemos tres grandes problemas en el mercado de trabajo argentino; uno es los desocupados, claramente es un tipo de problema, que son aproximadamente un millón y medio en Argentina. Otro es los informales entre asalariados informales e independientes informales que son cerca de seis millones y medio y otros que son los inactivos en un país… en países más avanzados económicamente la tasa de actividad es más alta, bastante altas, en países de la región son bastante más altas en Uruguay, bastante más alta que en Argentina, y eso significa que hay muchas personas que no están buscando trabajo, que no estudian y que se quedan en su casa. No queremos decir que no hacen nada en su casa, como a veces se estigmatiza, muchos hacen tareas domésticas muy muy valorables pero estoy seguro que en una sociedad con más oportunidades esas personas estarían insertas en el mercado laboral.

GFM – Exactamente.

JA – Especialmente mujeres y otras poblaciones, también otras poblaciones con tal vez alguna vulnerabilidad como los discapacitados que podrían estar mejor insertados en el mercado laboral. Y ahí tenés, es difícil calcular cuántos de los inactivos actuales en edad laboral podrían estar, pero yo creo que por lo menos uno-dos millones más podrían estar en el mercado laboral, entonces lo que estamos diciendo es que hay un déficit de empleo formal…

GFM – Son nueve millones en total…

JA – Hay un déficit de empleo formal de nueve millones aproximadamente y ese es para mí el gran desafío para los próximos diez-quince años para la Argentina. Cómo irá disminuyendo ese déficit, es difícil, si no crece el empleo formal, ese déficit es un millón más dentro de cinco años…

GFM – Por qué….

JA – Si se crece al 3,5%, con una elasticidad de empleo formal alta, siendo generosos, se va a poder mantener ahí el déficit, y es el número que estamos hablando…

GFM – Vos decís que hay que crecer al 5%…

JA – Hay que crecer mucho pero también hay que hacer políticas especiales, políticas que hacen que la gente se formalice, que la gente, las dos partes ¿no?, que el sistema se formalice, que los inactivos pasen a la actividad…

GFM – ¿Qué estás diciendo cuando decís que se formalice?

JA– Básicamente hoy tenés personas contratadas asalariadas que no tienen un recibo de sueldo, en casos concretos que no tiene…

GFM – ¿En servicio doméstico es muy habitual?

JA – En el servicio doméstico es muy habitual, se mejoró en la última década. El servicio doméstico se calcula que hay un millón, estos números no sabemos bien, quizás lo sabés mejor vos…

GFM – Le está hablando a Javier…

JA – A Javier, sí… Un millón doscientos mil… tendrá un tercio formalizado, dos tercios por lo menos no formalizados, así que ahí efectivamente es un típico… pero hay otros; la construcción, en agro hay, en textiles hay, en el comercio hay mucho informal y las reglas generales se pueden hacer cosas chiquitas que mejoran. Cuento una anécdota, hablando con gente de la AFIP me dicen; bueno, viene una persona de un maxikiosco y me dice – a la persona esa de la AFIP – de estudio, o sea que no era un…

GFM – No era un recaudador…

JA – No, no… un tipo de estudio y le dice; mirá, yo tenía tres anotados, formales, pero yo era monotributista, vino la AFIP y me dijo; no, como monotributista… el monotributista puede ser empleador, está permitido pero la AFIP le dijo; No, vos sos un maxikiosco y si tenés, si sos monotributista no podés tener tres formales, así que como tenés tres formales no sos monotributista, ahora tenés que pasar a autónomo y además te ponemos, te castigamos con punitorios, etc., y el incentivo para esa persona el año que viene, o para los dos de registrar a esta persona es mínimo, entonces obviamente la ley es la ley, hay que cumplirla y ese es el primer paso… digamos, nosotros siempre lo afirmamos, pero hay que modificar pequeñas cosas para hacerle la vida más fácil a un monotributista que quiere tener un empleado y que básicamente para un monotributista, estar del lado del trabajador o del empleador… algunos años estás de este lado y otros años estás del otro lado…

GFM -… Estamos hablando con José Anchorena que es subsecretario de estadísticas en el ministerio de la nación, el ministerio de trabajo. Sí, Javier, vos querías agregar algo a eso.

JL – Me parece que todavía no nos hemos metido en el tercer punto que planteaba José…

GFM – Ya vamos, ya vamos…

JL – Al inicio pero quiero yo traerlo, si es posible, por lo siguiente; porque todas estas cuestiones se agudizan en circunstancias difíciles como la que estamos atravesando. Yo no voy a ser de los que niegan la continuidad de una situación complicada en los últimos años que se agravó en el año último, pero tampoco voy a ser quien omita la mención. Entonces creo que lo difícil para la gestión esta o para quien esté en la gestión gubernamental en la Argentina actual es encontrarle la vuelta a la recuperación o no de la dinámica productiva a partir de la inversión. De esto el gobierno actual nos habló mucho desde el inicio y desafortunadamente no logró materializar sus…

GFM – Deseos…

JL – Sus deseos y sus predicciones ¿no? Esta cosa, muchas veces, con mala leche criticando al segundo semestre que no llegaba, etc., se asentaba en una realidad, que efectivamente todavía hoy no tenemos elementos que nos hagan poner optimistas respecto de qué va a pasar con el ciclo económico. Creo yo que porque se consideró demasiado sencillo remover los obstáculos más gordos que fueron las primeras tareas…

GFM – No era tan difícil…

JL -No sólo que no iba a ser tan difícil sino que inmediatamente después de ello lo que íbamos a encontrar es un vuelco hacia la inversión productiva, porque de eso fundamentalmente se trata, además de la inversión por parte del estado en infraestructura como elemento clave y hemos tenido una demora extremadamente grande en la recuperación de la inversión pública, que particularmente explica que no se haya vuelto a dinamizar la construcción significativamente y mucho menos de la privada…

GFM – A ver si me equivoco y ustedes por ahí lo saben. Los otros días estaba leyendo algo, en donde una fuente hizo un buen cálculo, la fuente parecía seria, que del blanqueo que se hizo de capitales, que realmente fue una medida que diera muy buenos resultados, el 10% solamente se invirtió, el resto pasó a especulación financiera…

JA – A bonos…

GFM – … sobre todo para quien tomó una medida de esa naturaleza y parecía como muy exitosa…

JL – Y lo es…

GFM – Y lo es…

JL – Para quienes estamos metidos en los números macroeconómicos desde hace tiempo, imaginarnos que la mitad, si es que son doscientos y pico de mil millones de dólares que estaban – comillas – fugados, se hayan blanqueado, no es moco de pavo.

GFM – No, no, para eso no tengo sustitutivo de mi vieja…

JL – Bueno… pero la cuestión es si en este asunto del incentivo a la inversión por parte del capital, no hay muchas variantes imaginables, lo que hay es resultados distintos. En Argentina en muchas oportunidades hubo vocación de distintos gobiernos en decir; lo que tenemos que hacer es darle buenos estímulos al capital para que invierta y eso va a traer el…

GFM – El derrame…

JL – Sí, el derrame a través de la demanda ocupacional, etc… Eso es mentira y es verdad al mismo tiempo porque efectivamente en el capitalismo si no tenemos al capital invirtiendo no hay posibilidades de crecer y si no crecemos económicamente no hay posibilidades de incrementar la demanda ocupacional de la que hablábamos hace un rato, pero dentro de ese círculo pareciera ser que para la mirada de quienes no están más en el gobierno desde hace un año y medio, el gobierno actual vino sólo a darle ventajas al capital, pero suponiendo que sea una afirmación verdadera, el capital no lo entiende así porque no se ha decidido hasta ahora a invertir. Cómo se logra; con el revólver sobre la mesa como hacía Guillermo Moreno, tampoco se lograba

GFM – … hubieran estado todos afuera, los capitales…

JL – No sólo eso porque hay muchos en Argentina que no han…

GFM – Por eso… si hubiera sido exitosa la de Moreno hubieran venido antes a invertir, no lo era…

JL – No, y la ganaron en pala dijo la doctora Kirchner.

JA – Cómo veo yo el proceso. Básicamente lo que sucedió es que había muchos desequilibrios, desequilibrios macros y se están solucionando esos desequilibrios, uno de los más notorios eran el del tipo de cambio blue, eso es un signo… es como un síntoma de una enfermedad y eso se solucionó, pero obviamente tiene consecuencias eso…

GFM – Pero pará, explicá lo del cambio blue, por qué… por ahí cuesta seguirlo, pensá que estamos hablando con alguien que quizás está almorzando…

JA – No, básicamente es que vos tenías un tipo de cambio oficial pero no era, no reflejaba los deseos de las personas y de las empresas de tener cierta cantidad de dólares y cierta cantidad de pesos. Es decir que

era una cosa forzada, no era cosa de mercado natural que surge a partir de un equilibrio, entonces eso, ese tipo de cosas y ha pasado muchas veces, la convertibilidad fue otro momento, ese tipo de cosas genera problemas que en principio fueron los que nos retrasaran también en esos años, y había que desarmar ese mecanismo y yendo a un tipo de cambio flotante que es lo que tenemos ahora y que si viene alguien o viene… si gran parte de los argentinos desconfía del peso, el dólar va a valer más y si gran parte de la Argentina empieza a confiar en el peso, el peso va a valer más, que es lo que está un poco pasando ahora, una nueva confianza en el peso, por eso el peso está siendo cada vez yendo para abajo, lo que genera una cantidad de problemas para…

GFM – El dólar…

JA – Sí, el dólar, sí… el peso se va valorizando y genera problemas por ejemplo para exportación y hay que ir buscando el equilibrio pero dentro de un esquema ya más saneado… Lo mismo pasa con las tarifas, las tarifas de alguna manera se está saliendo de un problema. Ahora, todo eso impacta en el mercado laboral, impacta inmediatamente y con tiempos y lo que pasa también con respecto a las inversiones es que esa confianza que se va ganando tiene que ser permanente. Digamos, pensemos tal vez en el caso más paradigmático, que es el de la minería, realmente necesitamos inversiones mineras que hagan para ciertas provincias de la Argentina, ser más ricas. Imagínense si con los problemas que hay en Patagonia le dijéramos; no pueden tener petróleo, ¿qué quedaría en la Patagonia? Si de eso viven, ahora les estoy diciendo a muchas provincias del centro argentino; ustedes no pueden crecer, no pueden desarrollarse, eso es lo que les están diciendo cuando las frenás. Lo de las mineras estuvo bien, ahora una minera es una inversión enorme por diez años y efectivamente levanta a la provincia, por qué creen que votaron los sanjuaninos durante veinte años, a Gioja… digamos, lo que hay que hacer es desarrollo sustentable, honesto sin corruptelas, pero no significa no al desarrollo. Ese es el punto.

GFM – Seguimos enseguida.

GFM – Bueno, acá seguimos hablando del tema laboral que vaya si nos importa a todos. Javier Lindenboim que está con nosotros y José Anchorena. Está hablando desde el punto de vista del trabajo que toma el ministerio de trabajo y Javier como un investigador. ¿Javier, vos pensás que el INDEC hoy es creíble?

JL – Sí, con la relativización que tiene siempre este tipo de afirmaciones y comparando con lo que hemos atravesado. La década perniciosa de intrusión, de malas decisiones estatales en la gestión técnica del INDEC, sí.

GFM – Ahora, esa mala gestión, no fue casualidad ni ignorancia…

JL – No, en absoluto… una convicción mezquina de que la población es suficientemente ignorante…

GFM – Y estúpida…

JL – Exactamente, como para que se le pueda vender gato por liebre. Esa es la manera más sintética y en palabras que entendemos todos, que fue la intervención.

GFM – ¿Hoy vos le creés?

JL – Yo hoy le creo, lo cual… como antes de la intervención no significa que uno no tenga observaciones, comentarios, críticas y estoy ansioso para que vuelvan a funcionar las comisiones en las distintas áreas de acción del INDEC con especialistas en distintos temas en donde los así llamados por el INDEC, usuarios calificados, tengan interacción con los funcionarios que tienen a cargo las estadísticas y eso está todavía pendiente.

GFM – ¿Y ustedes creen en el INDEC, el ministerio de trabajo?

JA – Definitivamente. Yo personalmente, también he sido investigador y también he sido profesor pero como economista básicamente…

GFM – Sí, tenés la marca en el orillo…

JA – Uno vive de eso y lo que veo de reconstrucción del INDEC, la verdad yo no pensé que se iba a poder reconstruir tan rápido, seguramente le falta pero hay muchísimas estadísticas al público, que las puede disputar cualquiera y lentamente yo lo que veo es…eso ni siquiera lentamente, en un principio bastante rápidamente, todavía queda alguno que dice; bueno, esto hay que medirlo de otra manera o alguna cosa, pero yo lo que veo es que otra vez tenemos un diagnóstico común…

GFM – Y podría ser, a mí lo que me fastidia es que a veces cuando se toman determinaciones … se perciben como definitivas y mi vida me da demostrado, mi experiencia de vida, que hay que hacer lo que se llama tracking con las encuestas. Todo el tiempo ajustes, por qué, porque se modifican las metodologías de trabajo, porque se modifican las miradas… por eso, no me parece mal que alguien diga; pero escuchen, a ver si miran mejor esto que… me refiero al INDEC porque estábamos mirando con Pablo que en 2016, dice, se perdieron sesenta y ocho mil puestos de trabajo y se cerraron más o menos cuatro mil quinientas empresas, ¿no? Esto es un golpón.

JL – ¿Puedo?

GFM – Sí, estamos tomando un café en el living de mi casa.

JL – Perfecto. Espero que se interprete adecuadamente lo que voy a decir. La información que el INDEC produjo hace un par de días en realidad no es más que un reprocesamiento de la información que ya había sido provista por el ministerio de trabajo sobre la base de información originada en la AFIP, esa es la secuencia y por eso esa información habla sólo del empleo asalariado del sector privado.

GFM – Y blanquear…

JL – El asalariado, el sector privado registrado. Es ese, que es una parte importante, es la mitad de lo que según los datos del ministerio de trabajo está en blanco en Argentina, ¿si? así que no es poca cosa… pero yo todavía tengo pendiente la pregunta y por lo tanto la respuesta a la gente que yo aprecio y respeto que está a cargo de las actividades en el INDEC, de cuál es la razón de hacer eso porque confunde porque tiene más demora que la de los 60 días que tiene la información del ministerio de trabajo y es más acotada, es sólo sobre el sector asalariado privado registrado, entonces qué es lo que sabemos del año 16, del año 2016, que los asalariados privados definitivamente el saldo fue neto, pero mirando el año entero uno no necesita, no está en condiciones de registrar algo que pasó, que es que en la primera parte se perdió mucho empleo asalariado, en la segunda parte se creó empleo asalariado, el saldo neto fue negativo pero en las otras categorías ocupacionales que sí están en la publicación de trabajo registrado en el ministerio, se habla de dinámicas con oscilaciones de recuperación más intensa y no de pérdida, entonces si uno habla en el mercado de trabajo, a mi gusto, tendría que hablar de la totalidad del mercado de trabajo, por buenas o por malas razones a veces nos concentramos en el empleo asalariado del sector privado que es muy importante – vuelvo a decirlo – pero no es lo único que configura. Creo sí que es una parte desde la cual se dinamiza mucho el funcionamiento laboral, pero entonces por ahí yo no le encuentro el sentido al INDEC e insisto, en mi opinión, no sé si José coincide conmigo, el dato que acaba de salir en realidad reproduce lo que ya hace dos meses había sacado el ministerio con información al mes de diciembre…

GFM – Prometenos una audición con el INDEC…

JA – Sería muy bueno con  Jorge. Lo que pasa ahí es básicamente que nosotros tenemos datos bien actualizados, hicimos un esfuerzo grande con el equipo de la subsecretaria en elaborar…

GFM – ¿Del ministerio de trabajo?

JA – Sí, del ministerio de trabajo, en elaborar esos datos actualizados de registro, esto se parece bastante a lo que hace el National Bureau of Labor Statistics en Estados Unidos que está dentro del departamento de trabajo y es el que publica los datos, tanto de registros como de encuestas a empresas en Estados Unidos y nosotros ahí, digamos, para simplificar el tema de las estadísticas laborales, tenemos cuarenta millones de argentinos que muchos de esos argentinos lo que se pasan haciendo es trabajando, hay una heterogeneidad enorme y entonces es un fenómeno grande y complejo, entonces no basta con un instrumento, tenés un grupo de instrumentos y todos esos instrumentos tienen que ser fiables. Hay tres grandes instrumentos en Argentina, uno es la EPH que es…

GFM – ¿Qué es la EPH?

JA – La EPH que es la encuesta…

JL – Permanente de hogares…

JA – Permanente de hogares…

GFM – Encuesta permanente de hogares, digamos todo…

JA – Que es… se le pregunta a la persona, ¿usted está activo, está buscando trabajo, tiene trabajo, querría tener más trabajo, cuánto gana, etc..? Esa es la encuesta permanente de hogares que es un clásico del INDEC, es parte de lo que se tocó, no tanto como los precios pero se tocó la encuesta permanente de hogares, transformando desocupados en inactivos y otras características y se reconstruyó muy rápido y desde mi punto de vista, muy bien y es lo que termina también influyendo en los datos de pobreza, la encuesta permanente de hogares, muy importante. Después están los datos de registro en Argentina respecto a trabajadores ocupados, los desocupados no están… y eso es lo que el ministerio de trabajo viene haciendo hace veinte años de una manera consistente, con metodología, muy bien y siempre, en los últimos cinco años, porque eran datos duros y no se podía tocar tanto, se lo mantuvo más solapado, mientras se tocaba la EPH y se decía que la tasa de desocupación era bajísima cuando no lo era, o la tasa de pobreza, con los datos del registro se mantuvo abajo, cuando asumimos nosotros en el ministerio de trabajo dijimos; bueno, los datos son espectaculares, podríamos empezar a tener un sistema dual, digamos, donde tenemos las encuestas pero también tenemos los registros para informar esto y empezamos a informar de manera mensual porque el INDEC lo hace de manera trimestral con cierto, estos mis datos con cierto rezago, entonces ahí es donde tal vez se está hablando de datos pasados y la coyuntura mejorada no se está teniendo en cuenta. Y el tercer, y que para mí es muy importante es una encuesta a empresas que hacemos nosotros como la que hace Bureau en Estados Unidos que se llama la encuesta de indicadores laborales y esa tiene datos más actualizados todavía, por ejemplo hay, ahora, en unos días va a salir un dato de marzo que nadie, que ni el INDEC ni los registros van a tener los datos de marzo, y que tiene también preguntas a las empresas sobre expectativas de contratación en los próximos tres meses y esa es una muy buena variable para ir midiendo el ciclo hacia adelante, así que esas son las tres bases…

GFM – A ver, Pablo quería preguntar algo.

PM – No, si me permiten, salieron un poquito de esta cuestión técnica. Lo que anterior cerramos hablando de las grandes, de las inversiones ¿no?, de grandes empresas. Ahora, hay otra pata importante también que son las pequeñas y medianas empresas que me imagino que muchos, este dato que tiró Graciela recién, cuatrocientas cuarenta y dos empresas que cerraron en el último año, son Pymes. ¿Cuál es la política del sector respeto de las Pymes y cómo revertir en todo caso la dependencia…? Ahora, hay otra parte importante también que son las pequeñas y medianas empresas que me imagino que muchos, este dato que tiró Graciela recién, cuatrocientas cuarenta y dos empresas que cerraron en el último año, son Pymes. ¿Cuál es la política del sector respeto de las Pymes y cómo revertir en todo caso la dependencia…?

JA – Dejame ser más preciso sobre eso. Sí, el numero… esto es registros, ¿no? es decir, qué es lo que uno tiene, discúlpenme que me meta en los detalles pero básicamente lo que uno tiene es un CUIT que dice, este CUIT está y seis meses más tarde o un año más tarde no está, este CUIT que está doce meses más tarde, antes no estaba. Lo principal que hay que entender es que hay… se crean y se caen empresas todo el tiempo, es decir que…

GFM – Vos decís que esto es una foto.

JA – Sí, igual está bien, hay que tomarlo, no es que…

GFM – Sí, sí…

JA – El segundo punto respecto a esto es que efectivamente no son Pymes en general, son micro-empresas, son empresas de una persona, porque es un CUIT. Si yo, no sé cómo estarán las relaciones de contratación acá en este lugar, o vos con algún… pero hay muchos, la mayoría… yo te diría que el 98%, no, 98 sería Pymes mas micros, sacando las Pymes, 95% son micro, es decir hasta cinco trabajadores. Eso es sobre todo donde está el movimiento, igual la manera en como decir esto es grande o esto es chico es comparando con otros periodos, entonces vos tomás 2014 y es parecido, el ciclo es parecido, aunque sea toda la primera parte. Tal vez 2014 cuando aflojaron mucho con la… porque hicieron un intento de política antinflacionaria, no sé si recuerdan cuando estaba, no sé si Fábrega, ese era el nombre… cuando lo remplazan, asume Kicillof, lo sacan a Fábrega, dicen expansión monetaria de vuelta y entonces ahí retoma camino… todo lo que está pasando con el empleo en cualquier parte del mundo se pone al lado de lo que está pasando con la inflación y con la pelea anti-inflacionaria. Miren lo que le decían a Volker en el año 80, miren lo que le dijeron a Volker veinte años más tarde, veinte años más tarde era un héroe nacional, en el 80 con tasas al 20% era el odiado nacional, pero lo que quiero decir es que ahí…

JL – Perdón la interrupción, cuando la bajó a cero, lo que lo disfrutamos fuimos nosotros.

GFM – ¿Cuando? Perdón…

JL – Cuando en Estados Unidos la tasa de interés bajó casi al nivel de cero significó una ventaja para los así llamados países emergentes dentro de los cuales Argentina, al comienzo del siglo XXI, disfrutó de esa bonanza…

JA – Pero lo que quiero decir es que…

GFM – No la aprovechó suficientemente en su punto máximo.

JA –Lamentablemente yo… si no tuviéramos la inflación que tenemos y que estamos tratando de bajar, si no tuviéramos, si no nos preocupáramos por la inflación yo les aseguro que tendríamos un mercado laboral mucho más activo, pero eso sería de corto plazo, eso sería que en dos años estábamos como hace cuatro años y que fue lo que le pasó al mismo Kirchnerismo, no tuvo el coraje de decir; vamos a bajar la inflación porque queremos el desarrollo del país.

GFM – Vos sabés que anoche yo estaba en una reunión, nada que ver con la política, vos me mirás con cara de susto Javier…

 

JL – No, por favor…

GFM – Tengo amigos que no tienen que ver…

JL – Es que no te imagino fuera de la política…

GFM – Un señor que me conocía poco, salía conmigo y me dijo; ¿le puedo preguntar una cosa, Graciela? Sí. ¿No vendría bien un poco de populismo ahora? Yo cuando veo una opinión digo; es un emergente en pedazos de gente que se está preguntando, uno tiene la oportunidad de agarrar a alguien y preguntárselo… bueno, yo estuve explicando lo que significan políticas de corto plazo, de mediano plazo, estaba por subirme al auto, mucho no podía explicar y tampoco soy una experta, así que… ¿nos convendría una política en este momento populista?

JL – No sé exactamente cuáles serían los contenidos de esa supuesta…

GFM – Y escuchá si estás escuchando…

JL – De esa supuesta política populista pero si estuviera ejemplificado con alimentar el proceso inflacionario con mas emisión o pensar que se encarrilan los problemas económicos y sociales solamente con un cuidado, bienvenido él, de los sectores populares a través de ayudas de diverso tipo solamente, estaríamos – me parece que era eso a donde apuntaba José – en el camino en el que a lo mejor en el primer momento nos parece estar mejor pero con pies de barro. Yo escuchaba el otro día, creo que era un reportaje que le habían hecho no sé en dónde al diputado Héctor Recalde que decía; si uno compara con muchas variables cualquier momento del periodo kirchnerista, estábamos mejor que ahora. Lo dramático es que literalmente, a lo mejor, la frase encierra un contenido de verdad pero lo que no contiene esa frase es que de lo que necesitamos en la sociedad nutrirnos es de una estrategia de largo aliento que se auto-sustente. Eso es lo que no logramos en el periodo reciente y es lo difícil en la tarea de este gobierno, mas allá de las intensiones del propio gobierno porque yo leo los mensajes en el sentido de que tenemos que mirar a largo plazo y una parte de la sociedad con mucha razón y desesperación y otra parte con bastante mala leche le dicen; pero estamos jorobados… cosa que es cierta que estamos jorobados.

JA – Pero la gran mayoría está diciendo; vamos por este camino.

JL – Es lo que da…

JA – Ese es el punto.

JL – Es lo que da un poco de esperanza.

JA – No, pero es muy importante esto porque hay efectivamente gente que quiere boicotear y gente que dice; uy, la verdad que está complicado pero hay muchos que confían y que dicen… por eso me parece muy importante a mí la respuesta a tu punto, hacer un poco de populismo en términos de política un poco mas inflacionaria, o permitir algo más de inflación… yo diría que la respuesta es no, la respuesta es que hay que cumplir o hay que acercarse lo más posible a la meta de inflación mientras se mantenga el empleo, porque acá entra lo que estábamos diciendo al principio. Lo que estábamos diciendo al principio es que hace cinco años que no sube el empleo, entonces uno o dos años más sin subir el empleo pero arreglando las bases con una baja importante de la inflación, que este año va a estar entre, pongámosle, 17, 20,22, 15 si son muy muy exitosos…

GFM – Eso no lo creemos.

JA – Me gustaría ver los salarios reales con 15, los salarios reales con 15…

GFM – Te juro que te invito todos los domingos, aunque sea nada más que para tomar café.

JA – En el segundo semestre hablamos porque ahí en el primer semestre fue de 30%, segundo semestre fue de 10%, fue increíble… Este año va a pasar parecido, va a ser un primer semestre que va a parecer que nos vamos lejos y un semestre, y un segundo semestre que nos vamos a acercar mucho…

GFM – Eso tiene mucho que ver con las tarifas, los comienzos de las clases y demás…

JA – Exacto, sí.

JL – Pero seguramente también tiene que ver con mecanismos que todavía no le hemos encontrado la vuelta para evitar los abusos de posición monopólica de muchos sectores porque de otra manera no se explican los aumentos en el sector alimentos por ejemplo, que pega demasiado fuerte a los sectores populares. Pero de todas maneras yo coincido en líneas generales y me pliego a la propensión a mirar en el largo plazo y les recuerdo a mis amigos que simpatizaron mucho con el gobierno anterior, que gran parte de las amenazas que sentían sobrevenían después del 10 de diciembre del 15, y la realidad no se las comprobó. Lo que pasó en términos de protección social, por ejemplo, es algo que nadie, los malintencionados ni los bien intencionados, salvo los propios funcionarios lo tenían en previsión y sin embargo eso ocurrió. De todas maneras por lo que dijimos antes, las políticas redistributivas son en un punto instancias ulteriores a lo que a mi gusto son las cuestiones básicas que es qué pasa en el proceso de producción que es donde se dirime el reparto de la torta.

GFM – Bueno, yo acá tengo que cerrar porque me corre el tiempo… vos querés seguir pero no se puede, no se puede, otro día. A ustedes que nos están escuchando, buen domingo, que lo pasen muy bien, quédense acá, ustedes ya saben, me lo van a oír decir siempre, quédense con el próximo programa porque vale la pena, hasta el próximo domingo desde la feria.

P – Exactamente

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.