Acerca del alcance del “Plan Empalme”

Entrevista de Gabriela Origlia realizada el 15-5-2017 para su nota aparecida en LA NACION el 16-5-17. La cuestión se originó en el reclamo de “federalizar” la norma incluyendo eventualmente los planes provinciales existentes.

 

http://

DESGRABACION

– Hola

JL –Sí, dígame.

– Javier, usted escribió un capítulo que se incluyó en el libro Workers and the global informal economy, verdad?

JL – Sí, con Claudia Danani.

– Exactamente. Yo estoy haciendo una nota en relación con el programa Empalme que lanzó el Gobierno Nacional el primero de mayo para transformar los planes sociales en empleo formal…

JL –Sí.

Bueno, ahora hay una propuesta del IERAL de que una manera de contrarrestar la centralización que tienen esos planes nacionales que están geográficamente muy concentrados sobre todo en la provincia de Buenos Aires, podrían sumarse todos los planes que tienen las provincias, que ya están haciendo un esfuerzo económico sosteniéndolos y que agregarlos seríia una manera de compensar la distribución geográfica. – Yo quería preguntarle a usted que sabe de la realidad laboral argentina, este tipo de programa ayudaría por ejemplo a una federalización del esquema, capacitación, qué mas haría falta…

JL – A ver, la primera cuestión que yo diría es que están mezclados argumentos y descripciones de la realidad que me parece que no nos ayudan a la mejor comprensión del problema y probablemente también a dificultar la opinión sobre las propuestas porque cuando uno usa la expresión genérica de planes está considerando un espectro tan grande como desde el subsidio al desempleo propiamente hasta la dación de subsidios que en definitiva lo que tienen es el loable propósito social de proveer de alguna cuantía de ingresos a alguna familia, muchas veces con independencia de que haya o no alguna actividad laboral involucrada, entonces si uno pasa por alto esta cuestión, creo que se están – diría mi abuelita – mezclando peras y manzanas. Entonces si uno lo piensa al interior del mercado de trabajo comienza a tener algún sentido propio, según mi punto de vista, pensar por ejemplo en entrenamiento, reentrenamiento de la fuerza laboral existente o potencial para mejor acomodar las capacidades individuales con las demandas que hubiera en el mercado, por ejemplo, pero si partimos de entrada de una reunión de cosas tan heterogéneas, por ahí este aspecto específico que acabo de mencionar puede carecer de sentido porque si se está hablando de un subsidio específicamente, para hacer más explícito mi argumento; una de las cosas que se suelen ejemplificar como planes sociales es la asignación universal por hijo, que no tiene absolutamente nada que ver con…

-…Un poco achicaría el universo de los planes sociales que tengan que ver con la cuestión laboral.

JL –Bueno, la realidad es que no conozco cuál es el argumento del IERAL…

– El argumento de ellos es que los planes sociales laborales, la nación habla de planes sociales manejados por el ministerio de trabajo y por el ministerio de desarrollo social. Dice que todo el esfuerzo que las provincias hagan con planes laborales, que también sean tomados en cuenta porque por ejemplo, el plan Argentina Trabaja, que es uno de los planes que va a entrar, que entró en el empalme, el 39% van a Buenos Aires, hay provincias que no reciben un centavo, entonces lo que en IERAL dicen es; bueno, también es una manera que empresas que están en el interior de la Argentina pudieran tener el beneficio de formalizar gente, las provincias se sumaran…

JL – Sí, yo no creo que estén… A ver, primero confieso que yo no me he adentrado en la consideración detallada de la propuesta oficial, que además entiendo que tiene que tener algún tipo de perfeccionamiento legal, más allá del anunciado….

– Todavía no se ha reglamentado…

JL –Justamente, pero en términos generales yo entiendo que esta preocupación que expresa IERAL creo que es correcta, y seguramente compartida desde muchos rincones del país pero creo que no debiera pensarse de que hay ningún sector que está afuera porque en realidad de lo que se trata, por lo menos con la idea tal como se la divulgó, es que aquella persona que tiene un vínculo laboral fuera de la ley pueda establecerlo con ayuda del estado en alguna de sus formas. Es cierto que esa es una opinión estrictamente personal, como hay una negociación en marcha desde hace tiempo entre las autoridades nacionales y varios de los así llamados movimientos sociales, que intentan proporcionarle sustento a la población a través de la gestión de estos movimientos, etc., entonces ahí hay una suerte de preferencia por estos nucleamientos que tienen una fuerte presencia, sin duda, en la provincia de Buenos Aires, especialmente en el gran Buenos Aires…

– Claro, porque lo que pasa es que la distribución del empalme se hace en función a una distribución ya…

JL – Existente, sí…

– Que el presupuesto, el numero que usted mencionó recién es el que figura en el presupuesto 2017, entonces hay provincias donde no hay beneficiarios de planes nacionales… Si una empresa de Santa Cruz, por ejemplo, había un caso concreto, o de Córdoba para tomar los dos polos políticos quisiera plegarse no podría porque no hay planes nacionales

JL –Sí.

– Quien quisiera sumarse al empalme no lo podría hacer porque no tiene beneficiarios nacionales.

JL – Claro. Sí, comprendo y en principio yo comparto la idea pero déjeme hacer el siguiente agregado o por lo menos una reflexión. A mí me parece que estos esfuerzos que en principio son bienvenidos por la motivación que mencionábamos antes, en realidad derivan de una realidad preocupante desde el punto de vista de la economía y de la sociedad en Argentina, que es que el sector privado, por razones que se auto-justifican suficientemente válidas, digo que lo justifican los propios empresarios dicen no tener alicientes adecuados para profundizar las estrategias de inversión que traen aparejadas mayor demanda laboral. Yo creo que la discusión principal debiera pasar por esas cuestiones y dilucidar si efectivamente de lo que se trata es que los empresarios tienen a la luz de las consideraciones que la sociedad en su conjunto admita como válidas, razón en este retraimiento porque no es algo que se haya iniciado en este ultimo año sino hace más de un quinquenio que tenemos este déficit y por lo tanto todas las otras medidas compensatorias desde el punto de vista de la protección social, yo insisto, que las creo bienvenidas pero son insuficientes para imaginar una solución porque no hay ambulancias suficientes para recoger tantos heridos que este contexto genera, ¿no? Entonces esa es mi mirada sin que yo esté en condiciones de argumentar a favor o en contra…

– No, no, pero la idea no era que apoyara o no sino que complementáramos la mirada. Javier, usted es director del CEPED, ¿no? de la UBA.

JL – Así es.

  • Gracias
Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.