Creación o destrucción de empleo

Entrevista de Natalia Donato, Moneda corriente, Radio LED, 22-8-2017 en relación con los reclamos sindicales y sociales en el día de hoy.

http://

DESGRABACION

ND – …con qué contraataca, diciendo esto es una marcha política, no tiene razón de ser, el empleo está creciendo, la economía si bien lentamente pero se está reactivando y ganamos las elecciones, ganamos las PASO, entonces la verdad es que es desubicada esta marca en este momento. Para hablar de economía lo tenemos a Javier Lindenboim, economista, especialista en empleo, para que nos diga puntualmente si está creciendo o no. El gobierno está dando cifras de recuperación (…) empleos nuevos creados en el último año, queríamos conocer con más detalle este dato y por eso estamos en comunicación con Javier. Javier, cómo estás.

JL – Hola, qué tal, cómo están ustedes.

ND – Bien, bien, muchas gracias. Bueno, Javier, un poco el tema está planteado, ¿cómo es el escenario de empleo hoy? Si se justifica esta marcha al ministerio o es sólo política, quizás con los datos lo podemos contestar.

JL – Yo creo que son cosas que pueden combinarse, por un lado me parece que es obviamente cierto que el empleo se está recuperando desde el invierno anterior, que eso se viene dando casi todos los meses, hablando del empleo registrado, incluso el empleo registrado de los asalariados del sector privado que es lo que más demoró y no salir de la zona deficitaria, se habían perdido más empleos que los que se fueron creando en los últimos meses. Ese es el panorama general, en términos de si hay más o menos, hay más.

ND – Hay más en el sector privado formal…

JL – En el sector privado, el sector público y los autónomos, en todo el sector registrado, exactamente.

ND – ¿Cuánto más?

JL – De esa cifra yo todavía no he visto el número, pero comparado con un año atrás, efectivamente estamos en el orden de ciento ochenta mil nuevos respectos del invierno último que fue el nivel más bajo del empleo registrado desde que asumió Macri.

ND – ¿Ya se recuperó todo lo perdido durante la crisis del 2016?

JL – En el conjunto del sector registrado, sí, en la parte correspondiente al empleo asalariado registrado estábamos, tengo que ver los números porque los números de hoy yo todavía no los tengo, van a estar disponibles creo que mañana a última hora con los datos del mes de junio, hasta el mes anterior había todavía un neto negativo de dieciocho mil empleos registrados de menos respecto del momento en que se inició la gestión macrista. Pero esta es una parte de la cuestión, me parece a mí, en dos sentidos, por un lado porque aún que se haya creado, es una cantidad insuficiente respecto del volumen total de empleo que necesitamos tener en el marco de un ritmo de crecimiento económico y especialmente para dar oportunidad a toda la gente que anualmente se incorporar a la vida laboral.

ND – Es la misma discusión, ¿no? Si esto no… justo van a permitir que se baje la cifra del empleo, justamente porque va creciendo la población económicamente activa.

JL – Yo lo digo de esta otra manera; no alcanza esta cuantía al nivel necesario para mantener la tasa de empleo, para los oyentes digamos que la tasa de empleo es la proporción de ocupados sobre el total de la población. La población crece aproximadamente a un 1% anual y ese es más o menos el entorno de los puestos que hacen falta agregándole a eso lo de la gente de edad mayor que se retira del mercado de trabajo. Digamos, entonces el primer panorama, para mantener la tasa de empleo, es decir la proporción de gente que está con interés de participar en el mercado de trabajo, todavía este ritmo es poco. Hay otra cuestión que es discusión necesaria y es que los ingresos que percibimos las personas que estamos en el mercado de trabajo son satisfactorias, no son satisfactorias, si alcanzan niveles razonablemente para cubrir niveles preestablecidos, como la canasta básica o los niveles básicos de pobreza o cuánto de eso se logra, esa es otra discusión que es paralela, complementaria pero no es la misma que la del nivel de empleo.

ND – Claro.

JL – Y la tercera pata, me parece, más allá del salario cuál es la calidad de los empleos que tenemos y ahí entra una de las cosas que ustedes hicieron mención recién y es que en el ambiente está circulando la intensión del gobierno de modificar las reglas de juego entre empresarios y trabajadores, que comúnmente se lo llama una reforma laboral.

ND – De inserción ¿no? lo llaman ellos para generar miedo… en un punto es una (…) a las dos realidades de cada sector.

JL – Creo que dicho así, con ambas hojas de la tijera, estamos un poco más en lo cierto y lo que tengo entendido es que el ministerio de trabajo lo que está procurando es que este tipo de discusión, probablemente antes que ser uno de alcance general y total para todo el mercado laboral, hacerlo por sectores, así como empezó con los petroleros y siguió con otras ramas de actividad, entendiendo que hay cuestiones que se dirimen específicamente en el marco del contexto técnico-productivo de una rama determinada y en eso – me parece – teniendo en claro que en los 90 como se habló de flexibilidad fue para jorobar al sector del trabajo y no hay que repetir los errores del pasado, me parece que hay que mantener la perspectiva abierta para discutir si efectivamente hay condiciones mejorables que tiendan, yo diría, a dos cuestiones; por un lado a mejorar efectivamente la productividad media, no sólo de la rama en la que se discute esto sino del conjunto de la actividad económica argentina que necesita esa instancia para posicionarse mejor a escala internacional, no sólo por los productos que vende sino porque los productos que venden pueden disminuir sus costos si somos más eficientes en la producción, aún la que no vendemos fuera del país. Pero por otro lado me parece que es necesario que se reconozca que en determinadas circunstancias, ustedes decían recién que la realidad ha mejorado y hay que adaptarse a ella, no me acuerdo si esa era la expresión o más o menos y creo que de eso, en parte, se trata. En todo el mundo es necesario producir mecanismos de adaptación siempre y cuando, según mi punto de vista, esto no signifique un agobio para el sector del trabajo, que lo que al empresario le sale naturalmente por vocación porque el empresario lo que quiere es ganar más dinero a costa de qué, es un problema de menor importancia para la mirada del empresario, entonces los trabajadores y las autoridades lo que tienen que hacer es poner el freno a ese eventual abuso.

ND – Javier, volvamos al empleo y al crecimiento que usted bien dijo que no es suficiente pero que marcó que sí, que está creciendo, ¿se justifica esta marcha, usted la entiende o coincide que es política?

JL – Lo que pasa es que cuando uno ve algo dice que es político, está diciendo una verdad y una macana al mismo tiempo porque vivimos en sociedad, por lo tanto todo lo que hacemos es de carácter político, lo que uno suele decir cuando dice que es político, es que tiene una parcialidad partidaria, probablemente, y me parece a mí que en las acciones del sector sindical, debieran no carecer de una mirada política, todo lo contrario, deben tenerla cada uno en su lugar y permítanme hacer una nota al pie. Yo creo que una de los inconvenientes más grandes que tenemos en la vida gremial y sindical en la Argentina es que durante décadas se ha creído, todavía hoy se sostiene así, que los gremios como tales deben ser parte de una bandería política y me parece que eso es también, no reconocer que las personas incluyendo los trabajadores que somos mayoritarios dentro de la sociedad, tenemos niveles no necesariamente idénticos unos de otros, y no debiéramos estar embanderando nuestras organizaciones sindicales en una determinada predeterminada bandería política. Es por eso que me parece que está bien hacer actos de naturaleza política pero no, como en este caso, que me parece que lo que prima es intentar… hay distintos sectores que confluyen en la protesta, a mi juicio, está el kirchnerismo, están los dirigentes sindicales tradicionales que lo que quieren es no perder el tren, y están sectores que han ganado predicamento en el ámbito sindical desde posiciones mas de izquierda pero que no tienen mayor predicamento al momento electoral, entonces es una conjunción de vocaciones diferentes, usando probablemente, mal utilizando aspectos que tienen que ser mejorados en la realidad económica y social de la Argentina que tiene más mezquindad en los propósitos que en las ganas de resolver la situación, porque si fue así habría mayor disposición a sentarse a discutir los problemas realmente importantes, que creo que son los que estuvimos enumerando hace un rato, ¿no?

ND – Javier, la última. ¿Qué proyecta para el año en materia de empleo?

JL – Yo creo que va a seguir reptando, es decir creciendo pero muy lentamente. Aquí lo que no nos vamos a encontrar desafortunadamente es la estampida que tuvimos en 2002-2003 cuando liberado el tipo

de cambio del uno a uno, cambiaron de tal modo las condiciones económicas productivas para vender de acá afuera, para producir internamente y para evitar que entren productos de afuera que dinamizó el mercado de trabajo que tenía el ámbito empresario, una gran capacidad ociosa disponible. Ahora estamos a mitad de camino, no nos sobra demasiado desde ese punto de vista y por lo tanto creo que la cosa va a ser más lenta, especialmente más lenta porque el sector empresario nativo y el capital externo, parece que no tienen demasiada decisión de hacer una apuesta productiva para la Argentina, y eso es algo en lo cual uno puede echarle toda culpa al gobierno, puede echarle toda la culpa al sector empresario, repartirla entre ambos y en todos los casos va a haber razón, que eso es lo que está ocurriendo, falta inversión productiva y la inversión productiva en el capitalismo la hacen los empresarios.

ND – Claro, el tema es que los empresarios invierten cuando ven que hay condiciones o para exportar o en este caso la verdad que (…) competitividad o para ganar en el mercado interno y el mercado la verdad que todavía sigue bastante retraído.

JL – Pero es un ida y vuelta porque la ausencia de dinamización hace más lenta la recuperación del mercado interno porque eso implica que hay escasas oportunidades laborales, como usted decía al principio. Pero bueno, me parece que la mirada en este punto es que el horizonte adelante no es más negro que hoy sino al revés, aunque el cielo se va aclarando muy lentamente.

ND – Javier Lindenboim, muchas gracias por ese contacto, muy claro.

JL – Al contrario, un abrazo.

ND – Economista, especialista en empleo, dio un panorama muy claro sobre lo que está pasando y la síntesis es que el empleo finalmente está creciendo…

 

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.