Elecciones y situación económica y social

Entrevista de Carola Nuñez y su equipo en el programa Buenas y Santas, FM 104.1, El Eco de Tandil.

http://

DESGRABACION

CN – … Javier Lindenboim es economista. Para ver un poco el panorama, a esta altura y qué se puede decir; se esperaba  con algunas medidas que podría tomar el gobierno de acá a octubre. Javier, buenas tardes, Sofía, Ariel y Carola desde Radio El Eco Tandil. ¿Cómo está?

JL – Hola, cómo están ustedes.

CN – Muy bien. Javier, esta semana ha sido una semana de mucho análisis y mucha especulación también ¿no?

JL – Sí, claro. No puedo menos que empezar por decirle que estoy conmovido, ustedes saben que estuve ayer y hoy de viaje y las dos noticias internacionales me han pegado demasiado fuerte, así que me cuesta reubicarme.

CN – Sí, estamos todos, la verdad que muy movilizados.

JL – Exactamente, pero bueno… A ver, yo estaba pensando cuando escuchaba la presentación de ustedes, la tensión que hubo en los días previos a la elección me parece que en parte venía a cuento de una gran dificultad, que parece que solemos tener los argentinos en percibir los procesos que se están produciendo, me refiero a que quienes advertíamos a través de los datos del mercado de trabajo que habría hace ya bastantes meses terminado el cimbronazo fuerte de la primera mitad del año pasado y paulatinamente primero dejó de caer el empleo, después empezó a recuperarse aunque quedaban lagunas importantes como el empleo asalariado privado del sector industrial. Digo; quienes prestaban atención a estas cosas, se sorprendieron menos de que empezaban a acumularse en las últimas semanas o en el último par de meses, buenas noticias desde el punto de vista económico, no para estar eufóricos pero sí para estar menos angustiados que lo que veníamos sintiendo. Me parece que esa insuficiencia de percepción estaba relacionada inversamente como sorpresa, mejor dicho; lo dije mal. Cuando se percibía algo, uno no se sorprendía y cuando no se aceptaba que las cosas estaban modificándose en un sentido mejor, por lo menos, entonces no teníamos tanta dificultad para interpretar más acabadamente las buenas noticias y de alguna manera, a lo mejor, yo no estoy muy seguro, en parte los resultados pero no sé si por este lado pretendían ustedes hacer la conversación.

CN – Sí, lo que pasa es que las últimas semanas se hablaba mucho de si la cuestión económica iba a ser como un voto castigo del gobierno nacional o si iba a haber un mejoramiento (…) a percibir, por eso es que también queremos ver que se espera de acá en adelante porque mucho ahora se habla de algunas medidas que podría tomar el gobierno, un poco de alivio y sobre todo que empiece a llegar como en los sectores más postergados, de eso también se habló mucho, y es que esos todavía no están percibiendo si es que hay una mejoría, aunque sea de a poco, en lo que es la economía.

JL – Creo que es así, no imagino que haya medidas específicas nuevas con esa aspiración, salvo las que venían derivadas no de decisiones arbitrarias sino del cumplimiento de la ley como la que salió ayer o anteayer en relación a los ajustes que van a tener las jubilaciones y las asignaciones asociadas con las jubilaciones a partir del mes próximo. Me parece que fuera de eso no esperaría a que haya otros anuncios porque me parece que la apuesta oficial sigue estando en la recuperación de una dinámica del ciclo económico más fuerte que la que hasta ahora se ha tenido, con el propósito básico de que el mercado interno en general, y en particular en relación con el mercado de trabajo, vuelvan a tener un ritmo, no sé si tan eufórico como tuvimos a la salida de la crisis del 2001, eso va a ser muy difícil, pero sí por lo menos tener presente una expectativa de que se va a conseguir trabajo y no que se va a perder el empleo, que es lo que primó el año pasado.

CN – Así es.

JL – Yo no veo, a lo mejor es por ignorancia mía pero yo no veo otras movidas desde el punto de vista oficial que la fuerte apuesta a recrear el mercado de trabajo. A la inversa, yo creo que lo que es previsible si el gobierno repite la performance favorable que tuvo en las PASO, es este debate que hay dando vueltas en el aire en términos de si se va a profundizar o no se va a profundizar un conjunto de medidas económicas que algunos lo sintetizan en una palabra que tiene obviamente muy mala prensa, como la palabra ajuste y que incluye en esa percepción tanto la cuestión estrictamente fiscal en materia de recaudación como eventualmente modificaciones en las pautas que hacen a la relación laboral apuntando, según se comenta, a lo que ya en Argentina conocimos hace veinte años como ahorrarle al empresario parte de los costos laborales, no el salario de bolsillo sino los aportes adicionales que debe hacer el empleador. Si esto último lleva a impulsarse tal cual como se viene mencionando en los medios, vamos a estar ante un problema, creo, para colmo algunos dicen con entusiasmo que se repitan las modificaciones en ese sentido que se verificaron hace una o dos semanas en Brasil, yo tengo una mirada muy crítica sobre este otro sendero que recorre la sociedad brasileña con las normas modificadas recientemente, porque creo que es un avance abusivo sobre las condiciones de trabajo del sector laboral.

CN – Como extender la jornada laboral, que es uno de los puntos…

JL – Claro, es un conjunto de medidas que han tirado para atrás situaciones que uno puede decir conquistas sociales adquiridas en distintos momentos de la historia brasileña y si esto se quiere reproducir en términos similares acá en Argentina, me parece que vamos a estar en problemas, primero porque me parece que no sería literalmente justificable pero además porque creo que en la sociedad argentina hay como un caparazón que tiende con más naturalidad a la protección de los derechos de los trabajadores que en otros países de la región, pero dicho esto, con todas las letras, yo agregaría que de todas maneras no es incorrecto pensar que hay un terreno amplio para conversar sobre cuáles son las normas que rigen a todo el vínculo laboral porque una cosa es, en mi opinión, plantear como en aquella otra época, disminuir las cargas patronales, etc., que terminó incidiendo negativamente tanto en el sistema jubilatorio como en la cobertura de las obras sociales, etc., y que en sí mismo representan a mi juicio, socialmente hablando, pan para hoy y hambre para mañana, pero sí es cierto, a mi modo de ver, que existen en diversos ámbitos incluyendo y quizás especialmente al ámbito del trabajo en el sector público, en donde probablemente hay una serie de normativas que hacen tan inflexible el vínculo laboral, que propicia cosas totalmente desafortunadas como ir acumulando capas sucesivas de personal que ingresa en momentos diferentes, por razones heterogéneas, no se incorporan eficientemente a la actividad de prestación de servicios o de lo que se trate en el sector público, y lo único que hacen es disminuir la presión laboral sobre el mercado laboral porque hay, la persona se considera correctamente, que está ocupada pero no cumple eficientemente tareas que incrementen la prestación del servicio del estado. Yo lo ejemplifico, aunque no caiga bien en algunos oídos, con esto; creo que ningún otro sector como en el educativo ha crecido el empleo y ha crecido el presupuesto asignado a la actividad educativa tan importante como es, las dos cosas parecen absolutamente plausibles, razonables, etc., sin embargo es fácil apreciar que el resultado de la actividad educativa, en particular la que depende de la gestión estatal, no ha tenido mejoras proporcionales a esos cambios.

CN – Claro, exactamente.

JL – Por lo tanto, disculpe la interrupción, pero por lo tanto me parece a mí que es entendible que haya vocación, en este caso de las autoridades nacionales, provinciales, municipales, para evaluar en conjunto con los representantes de los trabajadores públicos cuáles son efectivamente aquellas cosas que destrabándolas, podrían mejorar la eficiencia del personal estatal. Es en ese terreno que yo estaría totalmente de acuerdo que se abriera la discusión, apostaría mucho a esto pero no pensando en que sería un mecanismo accesible para disminuir la erogación del…

CN – Del estado…

JL – Del estado, sino para hacerlo más eficiente que es lo que necesitamos ¿no?

CN – El programa de modernización del estado  porque las reformas laborales, las reformas impositivas también se deben aplicar pero cómo se cubre, ¿no?, el gasto público también.

JL – Por supuesto, y en eso hay una discusión pendiente muy importante. Sabemos que han crecido enormemente los ingresos fiscales originados en los así llamados, impuestos indirectos, que los especialistas y los que nos asomamos al tema podemos llegar a calificar como regresivos, el predominio de los impuestos indirectos tipo el IVA, el tema es que la discusión tiene que ser abarcadora porque, como usted decía recién, hace falta definir cuáles son las necesidades en materia de costos del sector público y cómo se nutre. Si disminuimos los ingresos indirectos tenemos que hacer mucho más eficaz la captación de impuestos del tipo impuesto a las ganancias, impuesto al patrimonio que no afecte el incremento de la capacidad productiva pero sí cargue más, como suele decirse, sobre las espaldas de los que más tienen, la mayor carga. Bueno, esto es una cuestión que uno en la conversación le suena razonable pero si uno lo reflexiona encuentra que en el debate público y en el debate político en particular, no llega a instalarse y eso no estuvo en la campaña para las PASO y ojala me equivoque, creo que tampoco va a estar en la campaña para octubre. Ojalá, aunque sea después de octubre empecemos a discutir porque no tiene por qué ser una discusión electoral, pero bueno, esa es mi reflexión al respecto ¿no?

CN – Javier, como siempre, le agradecemos que nos ayude siempre con la economía acá en la Radio Eco Tandil, ha sido muy amable.

JL – Al contrario, gracias a ustedes, hasta siempre.

CN – Hasta luego. Javier Lindenboim…

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.