La desocupación bajó al 8,3% en el tercer trimestre, con un leve aumento en la creación de empleo

La desocupación bajó al 8,3% en el tercer trimestre, con un leve aumento en la creación de empleo

Retrocedió dos décimas respecto del mismo trimestre de 2016; sigue afectando a cerca de 1,6 millones de argentinos; subió 6 décimas la subocupación, al 10,8%

JUEVES 14 DE DICIEMBRE DE 2017

http://

LA DESGRABACION COMPLETA SE PUEDE VER AL FINAL DE ESTA ENTRADA

La desocupación fue del 8,3% de la población económicamente activa al cierre del tercer trimestre del año, lo que representó una leve baja de dos décimas respecto de igual período de 2016, cuando se había ubicado en el 8,5%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Pese a que las cifras no muestran variaciones significativas, las subas de la tasa de actividad y el nivel de empleo completan un panorama que en el Gobierno señalan como “alentador” y los especialistas califican de “optimismo moderado”.

Según datos arrojados por la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que elabora regularmente el organismo, el desempleo bajó también cuatro décimas en comparación con el segundo trimestre de este año, cuando se había situado en el 8,7%. Por otro lado, el nivel de actividad, que mide la cantidad de personas que tienen una ocupación o que sin tenerla la están buscando, ascendió del 46% en el período de julio a septiembre del año pasado, al 46,3% este año. En la comparación contra el trimestre anterior también muestra signos positivos, al subir 9 décimas (45,4%).Al mismo tiempo, el empleo pasó del 41,1% en el tercer trimestre de 2016 al 42,4% actual (había sido del 41,5% en el segundo trimestre de este año), siempre como porcentaje de la población activa. Así, la fotografía se completa con todos los indicadores en verde, pero con niveles que, según remarcan los economistas que siguen el mercado laboral, están lejos de ser óptimos para la situación de la economía y la sociedad argentinas.

“Más importante que la baja del desempleo es que el empleo despierta. En el tercer trimestre de 2017, contra 2016, se crearon 217.000 empleos (+1,9%), 110.000 de ellos en el GBA (+1,7%)”, escribió en su cuenta de Twitter Juan José Llach, director del IAE Business School, de la Universidad Austral.

“Que haya disminuido la desocupación es una buena noticia, al igual que el aumento en el nivel de actividad. En el conjunto se ha venido recuperando el empleo registrado, y si ha aumentado la tasa de empleo, no hay duda de que hubo un aumento del trabajo informal”, dijo a LA NACION Javier Lindenboim, director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo (Ceped). De todas formas, advirtió que es “preocupante” que el nivel de desempleo se mantenga en el orden del 8% en los últimos trimestres.

La mejora en los indicadores de empleo se dio en el marco de un fuerte aumento en la actividad económica, según registró el propio Indec, con crecimientos interanuales del 4,9% en julio, 4,3% en agosto y del 3,8% en septiembre.

Por otro lado, la tasa de subocupación demandante, la gente que trabaja menos de 35 horas semanales y quiere hacerlo más, ascendió al 7,9% en el tercer trimestre, frente al 7% de igual período del año pasado. En tanto, la tasa de subocupación de los no demandantes (los que trabajan menos de 35 horas y no quieren trabajar más) bajó al 2,9% este año desde el 3,2% de julio-septiembre de 2016.

El Indec estimó que en los 31 conglomerados urbanos que releva la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) hay 1.058.000 personas desocupadas y 1.380.000 subocupadas. Además hay 1.959.000 personas que, aunque tengan un empleo, se encuentran buscando otro de manera activa. La proyección de la cifra de desempleados a nivel nacional llega a unos 1,6 millones de personas.

Por regiones, el Gran Buenos aires, con una tasa de desocupación del 10,3%, se colocó en la vanguardia de las ciudades de más de 500.000 habitantes en la tabla de desempleo; le siguieron Córdoba, con el 9,1%; San Juan y Mar del Plata, ambas con el 9%; Catamarca, con el 8,56%; Salta, con el 8,5%; Rosario, 8,4%, y Bahía Blanca, 8,1%. La ciudad de Buenos Aires registró un desempleo del 7,3%.

En tanto, Viedma-Carmen de Patagones, con el 1,7%, resultó el conglomerado con menor tasa de desocupación, seguido por Santiago del Estero, con el 2,4%; La Rioja, 2,8%; Comodoro Rivadavia, 3%; Formosa, 3,1%, y Resistencia y Corrientes, con el 3,4% en ambos casos.

En tanto, las localidades con menos de 500.000 habitantes presentaron una tasa de desocupación promedio del 5,3%, con un incremento de siete décimas porcentual respecto del 4,8% de igual período de 2016.

“Los datos difundidos son relativamente firmes en términos absolutos. La tasa de empleo está creciendo y la de desempleo no bajó, quizá, lo esperado, porque básicamente la tasa de actividad creció y se está recuperando. Esto es un buen elemento, teniendo en cuenta que había caído mucho en los últimos años”, señaló a LA NACION Juan Luis Bour, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Por su parte, Claudio Lozano, coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, sostuvo que “se observa una recuperación del empleo, al haber 440.000 empleados más que el trimestre anterior y 345.000 respecto del año pasado, aunque con un bajo impacto en la tasa de desocupación”. Y agregó: “Hay un aumento significativo de la población que busca trabajo y con una marcada tendencia al incremento de la desocupación encubierta”.

DESGRABACION

JL – Bien, bien.

DY – Bueno, te cuento, me decías que no habías visto el informe.

JL – No, no…

DY – Lo que da la baja del 8,5 al 8,3, la baja en el desempleo, la comparación interanual, y después hay obviamente ya hay datos curiosos, pero por ejemplo en la Patagonia que había algo del trimestre del año anterior bastante arriba en comparación con lo que generalmente daba, ahora muestra una suba. Digo, había dado bastante abajo y ahora muestra una suba. Quería ver qué análisis hacías en general y si el descenso interanual de 0,2 del desempleo es significativo o era algo que se esperaba o no.

JL – No, está dentro del margen de error, así que uno lo puede tomar con optimismo o decir que estamos igual. Ciertamente para los funcionarios oficiales que les haya dado dos décimas menos es una buena noticia. Una pregunta, ¿cómo dio con respecto al trimestre anterior?

DY – También, dio una suba de 0,4, de cuatro centésimas… acá la tengo, daba, desempleo, desocupación abierta, una baja de 0,4, data 8,3 y antes daba 8,7, o sea una baja de 0,4.

JL – O sea, una baja más pronunciada. No, porque yo había escrito algunas cosas cuando salieron los datos de los primeros trimestres hablando del tema de la estacionalidad y me había animado a pronosticar que iba a disminuir la desocupación ¿no? No por una cuestión de seguimiento de la política económica sino porque suele haber un mecanismo de estacionalidad, que es otra cosa que lo que estábamos hablando primero que es la comparación interanual que es ciertamente la más correcta. Como yo no vi los números no tendría seriedad de mi parte que me pusiera a hablar…

DY – De hablar de algo que no ha visto aún…

JL – Exactamente. Lo que sí me parece es, por un lado, preocupante que nos mantengamos en el orden del 8% y ya nos habíamos acostumbrado, aunque no sabíamos si eran verdaderos o no, los datos que hablaban de uno o dos puntos menos durante los años últimos de la gestión anterior. Entonces desde ese punto de vista estamos en un nivel más alto que el que oficialmente conocíamos y eso sin duda que siempre es una nota de inquietud. La otra cosa es que me parece que no corroboran estos números  algunas apreciaciones me parece que son poco documentadas respecto de, visto esta misma realidad, pero con ojos mucho más críticos que han venido afirmando panoramas cuasi catastróficos, desde ese punto de vista yo diría que es poco agradable para el ciudadano o para el analista, según sea donde me paro, el nivel en el que estamos pero ciertamente es más tranquilizador saber que no es cierto que la situación se esté poniendo cada vez más complicada como algunos estudios o comentarios han puesto sobre la mesa. Todo esto sin mirar los números, pero al margen de los números, lo que sí es cierto es que hay, no sé qué pasa con la tasa de actividad, no sé qué pasa con la tasa de empleo…

DY – La anterior pasó de 46,3 y estaba en 45,3, o sea aumentó… no, aumento 0,3%.

JL – Bueno, eso sí es una buena noticia porque si aumentó la tasa de actividad y cayó, estamos hablando de décimas, pero…

DY – Sí, sí…

JL – Pero admitiendo eso, que una tiene signo positivo y la otra tiene signo negativo, la única conclusión posible es que tuvo que haber mejorado la tasa de empleo que estaba contenida, por decirlo suavemente. Esto sí es una buena noticia porque estamos hablando de lo que indica la tasa de empleo, que es la proporción de gente que tiene un empleo según la encuesta permanente respecto del conjunto de la población. Eso sí es una buena cosa aún sabiendo que la dinámica de creación de empleo en los últimos dos años ha dejado bastante que desear. Digamos, terminó la destrucción de la primera parte del año pasado, se recuperó incluyendo en el sector asalariado, el sector privado, no así dentro de ese a los asalariados privados pero en el conjunto se ha venido recuperando el empleo registrado. Si también la encuesta permanente dice que aumentó la tasa de empleo, no hay ninguna duda que tuvo que haberse recuperado también los otros empleos, es decir los que no están en el SIPA, es decir lo que llamamos no registrado o en negro o como fuera, que no es bueno que aumenten pero es mucho mejor eso a que se destruyan.

DY – Claro.

JL – Por lo tanto insisto una vez más, sin haber tenido oportunidad de mirar en detalle los datos, estas son las cosas que inicialmente se me ocurre, ¿no?

DY – Sí, seguro. Bueno, usted me hablaba del empleo, yo le digo más o menos; el empleo el 42,4 contra 41,9 contra, 42,4 contra 41,9, tres centésimas también en la interanual.

JL – Claro. Por eso, es de una modestia preocupante pero indudablemente si los datos estos no es un error estadístico, es una buena noticia. No sé si se entiende lo que estoy tratando de indicar…

DY – Sí, sí… había veces que bajaba el desempleo pero el nivel de actividad también se modificaba y…

JL – Exactamente y era a costa del nivel de empleo. Por eso digo; en el interjuego creo que el balance es de extremada modestia pero dentro de eso indudablemente es un signo positivo, positivo hasta ahí nomás diría el muchacho de la esquina pero es lo que puede decirse.

DY – Bárbaro. Le agradezco mucho por su tiempo.

JL – Bueno, ¿mañana va a sacar algo en el diario…?

DY – Seguramente, ahí estoy escribiendo y seguramente vaya…

JL – Bueno, si se acuerda mándeme el link de la nota.

DY – Perfecto, muchísimas gracias.

JL – Al contrario.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.