Cuan graves son los datos de empleo e ingresos

Columna publicada en El Cronista, 7-8-19

Aclarando el panorama

Cuan graves son los datos actuales de empleo e ingresos

Javier Lindenboim

Director del CEPED/UBA

El desempeño económico argentino a partir del segundo trimestre de 2018 ha sido muy preocupante. Eso no es novedad para los estudiosos y, menos aún, para gran parte de la población que ha soportado la caída del nivel de actividad y de la capacidad de compra de los ingresos.

Tras esta pintura, sin embargo, es importante y de suma utilidad acompañar la descripción con alguna precisión en base a los datos oficiales disponibles.

El nivel de empleo y su composición

Ante todo hace falta acordar de qué estamos hablando, si de la totalidad del empleo o de alguno de sus componentes.

Desde el punto de vista de la población, la fuerza laboral debería ser mensurada en términos del número de personas involucradas. Para eso la fuente habitual (la Encuesta Permanente de Hogares) tiene dos inconvenientes ya que sólo se releva en una treintena de aglomerados urbanos y, por tanto, no alcanza a cubrir la totalidad de actividades económicas, en particular las del sector primario.

La alternativa es utilizar las estimaciones derivadas de preguntar ya no a las personas o familias sobre sus actividades u ocupaciones sino indagar sobre las unidades económicas. Para una dada situación, esto último describe puestos ocupados y no individuos es decir siempre da un número algo mayor (pues hay personas que desempeñan más de un puesto). Estos cálculos utilizan también los registros del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) en donde se encuentran incluidos los asalariados (unos diez millones, entre públicos y privados, así como el servicio doméstico) y los no asalariados (en torno de dos millones de autónomos y monotributistas).

Al primer trimestre de 2019, la fuerza laboral estaba integrada por casi 21 millones de puestos de trabajo de los cuales un cuarto eran no asalariados (proporción casi idéntica a la de 2006). Si hacemos igual a 100 al resto (15.7 millones de asalariados), este reunía a 46% de registrados, 31% de no registrados y 23% de públicos. Aquí, las diferencias con aquel año son significativas: el empleo no registrado (precario) cae siete puntos porcentuales a expensas de los otros dos, casi por partes iguales. Esta es, a grandes trazos, la composición de la fuerza laboral actual.

En relación con el inicio de la gestión de Cambiemos las modificaciones registradas expresan  un deterioro de las características del mercado laboral ya que vuelve a subir la proporción de no asalariados y dentro de los asalariados hay una leve reversión de las mejoras previas pues pierde un punto el empleo registrado compensando un aumento similar del no registrado.

Composición de los puestos de trabajo (%)

  Participación (%) sobre Participación (%) sobre Participación (%) sobre
  Total Asalar Privados Total Asalar Privados Total Asalar Privados
  2006 2016 2019 2006 2016 2019 2006 2016 2019
No asalariados 25,3 23,9 25,1            
Asalariados registrados 32,3 36,5 34,9 43,2 48,0 46,6 53,1 62,1 60,1
Asalar no registrados 28,5 22,3 23,1 38,2 29,3 30,9 46,9 37,9 39,9
Asalariados públicos 13,9 17,2 16,9 18,7 22,6 22,6      

Funte: Elaborado en base a la información proporcionada por la Cuenta de generación del ingreso e insumo de mano de obra, INDEC.

En términos absolutos, se retrajo el fuerte aumento de puestos de trabajo acumulado en la primera mitad de la gestión macrista (más de 750 mil puestos) agregando apenas 186 mil puestos en 2018. Pero lo problemático es la composición del conjunto. En el último año aumentan fuertemente los no asalariados y algo menos los precarios compensando con creces la desaparición de los poco más de cien mil puestos registrados acumulados en el primer bienio

Variación del volumen de puestos de trabajo (miles)

  Variaciones entre los primeros trimestres (miles)  
  I 2016-19 I 2018-2019 I 2016-18
Empleo total 947 186 761  
No asalariados 466 176 290  
Asalariados registrados 0 -126 126  
Asalariados no registrados 383 115 268  
Asalariados públicos 98 21 77  
 Fuente: Indec, Cuenta de generación del ingreso e insumo de mano de obra, informes varios.    

 El resultado final es que en el trienio hubo aumentos en las distintas categorías con excepción de la de asalariados registrados lo cual es bueno en el agregado (el empleo aumentó porcentualmente poco más que la población) pero con un contenido francamente deficitario. Debe añadirse que luego del primer trimestre de este año, los asalariados privados registrados perdieron unos noventa mil puestos adicionales según los datos del Ministerio de Trabajo al mes de mayo.

Retribución laboral

Variación salario real 2016-2019 (asalariados privados registrados) (diciembre de 2015 = 100)

Fuente: Elaboración en base al informe del Ministerio de Trabajo a mayo 2019, salario promedio.

Los datos compilados por el citado Ministerio indican que a mayo último se anotaba una pérdida real del salario de 9 a 11 puntos porcentuales sea que se compare con un año atrás o con el inicio del actual gobierno. La reciente pérdida adicional de empleo asalariado registrado, aparentemente, afectó muy poco el promedio salarial quizás por el comienzo de la recuperación de ingresos por los nuevos convenios.

La evolución mensual del salario registrado del sector privado muestra que el deterioro aconteció de manera continua y en la casi totalidad de los 41 meses implicados.

Con una perspectiva más amplia en base a la Encuesta Permanente de Hogares (tomando todos los ingresos personales y familiares y un lapso temporal extendido) se puede ubicar mejor el proceso más reciente. La línea de los ingresos laborales (IOP) muestra la caída de 2018 frente a 2017 –cuando habían mejorado significativamente- y también respecto de 2015.

Pero el gráfico indica también (admitiendo que la normalización del INDEC no impide comparar los datos hasta 2015 con los posteriores) que la evolución fue de intensa mejora hasta 2007-2008, tornándose más lenta e irregular luego, con una meseta entre 2011 y 2013 de la cual se descendió abruptamente en 2014 (diez puntos porcentuales) hasta un nivel similar al de 2018, luego de atravesar picos moderados tanto en 2015 como en 2017. No es ocioso recordar que la pérdida de ingresos registrada en 2014 tuvo una intensidad enorme, superior a la de los años pares posteriores.

Evolución ingresos reales personales y familiares (2004 = 100)

Fuente: Elaborado en base a INDEC, Evolución de la distribución del ingreso (EPH), varios informes.

Nota: El deflactor utilizado es el IPC hasta 2006 y desde 2016. En el ínterin: índices provinciales

           Los promedios de 2007, 2015 y 2016 se construyeron con los trimestres disponibles 

Sería deseable que los análisis y debates necesarios en el marco de la disputa electoral, procurando recuperar el crecimiento económico y revertir el deterioro en la distribución del ingreso se asienten en información objetiva y no en prejuicios o preconceptos de cualquier índole.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.