REforma labortal, un debate incipiente

Nota de Gustavo Bazzan, Clarin, 3-10-21

Estancamiento del mundo del trabajo, caída del poder adquisitivo, recesión económica que ya va por diez años, campaña electoral. En este contexto los temas de “reforma laboral” se ganaron un lugar en el debate público. Es una discusión que excede lo que usualmente se conoce como “condicionamiento” del Fondo Monetario Internacional a cambio de firmar un nuevo acuerdo.

Reforma laboral y cambios en el régimen de indemnizaciones fueron temas que pusieron sobre la mesa, cada uno a su manera, el jefe de Gobierno porteño y seguro aspirante a la presidencia Horacio Rodríguez Larreta, el diputado Martín Lousteau y el candidato a diputado Martín Tetaz. También el candidato liberal José Luis Espert. Desde el oficialismo lo consideran un ataque a los trabajadores.

La posición de la CGT es contraria a los cambios. El titular de la central obrera, Héctor Daer, así se lo dijo a Clarín. “Acá el problema no es ni la indemnización ni las leyes laborales en general. El problema es la macroeconomía y la inestabilidad. Las leyes no son un problema, con estas leyes salimos de la crisis de la convertibilidad. Lo que importa es que la economía crezca, si no crece no hay creación de puestos de trabajo. No es casualidad que las propuestas de cambios a las leyes las expresas sectores pro empresarios. Lo único que quieren es generar una transferencia directa de recursos del trabajador a los empresarios.” Daer acepta algún cambio parcial y por un lapso de tiempo, como bajar cargas patronales al empleo joven. algún tipo de empalme para que un subsidio oficial forme parte del salario de los nuevos trabajadores, pero ninguna cuestión de fondo. Y reclama: “Hay que pensar un modelo de país para 20 o 30 años, no en parches como ese seguro de despido en lugar de las indemnizaciones”

Daniel Nieto es Subsecretario de Desarrollo Inclusivo en el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción (GCBA) y especialista en Políticas Sociales. Opinó puntualmente sobre el debate en torno a las indemnizaciones. “Argentina encaró el tema de los despidos e indemnizaciones de una manera a mi juicio equivocada. Acá nunca hubo un seguro de desempleo generoso. Se optó por poner a cargo del empleador la compensación por despido. Esto es malo para las pymes, porque si al negocio le va mal el patrón debe pagar toda la indemnización y la pérdida patrimonial puede ser brutal.»

En su opinión «No es lo mismo con las grandes grandes empresas que tienen más espalda como para resolver situaciones de ese tipo. Pero para la pyme que tiene problemas la indemnización puede ser demoledora.»

Sigue Nieto: «La discusión, a mi entender, no debe darse entre más o menos protección al trabajador, sino que debería discutirse cómo proteger mejor a los trabajadores y cómo no se hipoteca la capacidad patrimonial de las pymes. Con el sistema actual es un problema, con un seguro de desempleo más generoso se podría resolver mejor. Un ejemplo es el régimen jubilatorio: hay un aporte de empleador y empleado y luego el Estado regula el sistema que se fondeó con esos aportes”.

Javier Lindemboim, investigador del CONICET y director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo (fce-uba) señaló: “Lo que malamente se sintetiza como reforma laboral tiene el problema de que se mezclan muchos temas. Hace falta, sí discutir las relaciones laborales porque nos rigen normativas obsoletas, lo cual eso solo lo justifica. Pero no me convence que se plantee en el marco de una situación crítica a partir de que los empresarios señalan como único problema y a mí entender lo dicen para obtener una tajada mejor. Eso es ir por mal camino. Si es imprescindible lograr el debate en algún momento, pero no como una discusión aislada. Sí creo que el tema de la indemnización es un tema relevante. Si uno lo mira desde el sector empresario la incorporación de una persona a su plantilla implica abrir una cuenta del pasivo de la empresa. Está bien para el trabajador, pero para el empresario es una incertidumbre demasiado grande.»

Lindemboim considera que» la realidad es que hace 50 años declina la tasa de inversión y contra eso es imposible pensar en crear trabajo. Se puede señalar a los empresarios y estos pueden decir que la inestabilidad macro no estimula. En definitiva, la clave es fomentar la inversión. No resolvemos nada si no se resuelve el fondo.»

Datos objetivos y opiniones para nutrir un debate que parece incipiente.

Share

Notas de JL

Economista; abuelo de tres hermosuras: Luli, Tini y Tomi; en fútbol sigo a San Lorenzo de Almagro. Sufriente admirador de Buenos Aires.